Cecilia Ballesteros: “Periodísticamente estamos haciendo mal las cosas”

La editorial Debate, de Random House Mondadori ha presentado en la nueva librería La Central, “Queremos saber”, un libro que cuestiona qué está pasando con el periodismo de ahora. Para ello, 12 periodistas han colaborado para poder responder a una pregunta que muchos del oficio se la hacen constantemente.

Borja Espinoza. Foto: Borja Espinoza

Actualmente la crisis económica que azota a toda España ha coincidido con la crisis en los medios de comunicación y por tanto del periodismo, obligado a adaptarse a la nueva realidad digital. En toda crisis es necesario hacer recortes. Se decide suprimir lo más caro y no lo menos necesario. Los periodistas internacionales se quejan mucho en este aspecto ya que les afecta como a los que más.

En la presentación del libro «Queremos Saber»

En la presentación del libro no pudieron estar los 12 autores por cuestiones laborales. Sí estuvieron:  Javier Espinosa, periodista que ha cubierto más de una quincena de conflictos bélicos en cuatro continentes y que en los últimos dos años ha sido testigo de todas las revueltas árabes salvo la de Túnez; Ramiro Villapadierna, corresponsal especializado desde hace 22 años en Europa Central, Balcanes, historial del socialismo y del nacionalismo; Pilar Requena del Río, redactora de los Servicios Informativos de TVE desde 1987; Mayte Carrasco, reportera de guerra freelance y profesora, fue premiada como mejor corresponsal en el  extranjero en 2011 por el Club Internacional de Prensa (CIP); Cecilia Ballesteros, periodista que se dedica a la información internacional desde que debutó en el diario El Sol en 1990.

Para la presentación cada uno presentó sus sensaciones y su opinión respecto al libro. Comenzó Javier Espinosa, diciendo que respecto a la lista de los 12 periodistas que han colaborado en el libro podrían haber sido cualquiera. Eso sí. Sí los “jefes” hubieran visto su trabajo ya no serían sus jefes o ellos ya no serían sus trabajadores. Defiende la idea de que una de las razones o uno de los culpables de esta crisis en el periodismo están en los gestores de contenidos que venden lo que no interesa, o lo que tiene más morbo. Ha llegado un momento en el que el lector ya no encuentra lo que busca, básicamente porque nos hemos limitado a contar siempre lo mismo pero con diferentes voces o diferentes firmas en los artículos. Los propios periodistas tenemos que defender nuestros derechos e informar con total libertad. Sin coacción.

Pilar Requena del Río.

Otra de las autoras del libro, Pilar Requena del Río recordó a compañeros que ya no están, como Ricardo Ortega. Unas voces que ya no vamos a volver a oír porque defendieron la profesión sin ningún miedo. Contando la verdad. Contando lo que ocurría. Contando la noticia. También quiso manifestar su apoyo a compañeros que lo están pasando mal por la crisis (El País, El Mundo, EFE) y cargó duramente contra los altos cargos de las empresas como Juan Luis Cebrián. Según el vicepresidente de la Sociedad Española de Radiodifusión y de Prisa TV la jubilación en esta profesión llega a los 50 años. A partir de esa edad ya no son perfiles para los medios digitales. Unas palabras a la que la periodista respondió con cierta ironía diciendo: “Si yo estoy en la tercera edad (según él), Juan Luís está en la tercera, en la cuarta o en la quinta”.

Respecto a las diferencias del periodismo de aquí y el internacional hay grandes diferencias. La prensa internacional tiene otro punto de vista de lo que es la información. Saben cómo tratarla y cómo explicarla. Aquí vendemos mal la información. Es más, allí nunca publicarían lo que se publica aquí. Defienden que los becarios deberían tener las mismas oportunidades que se tenían antes pero con la crisis económica no es posible o no les interesa que sea posible.

En cuanto a los reporteros freelance es un trabajo que requiere mucho esfuerzo. Se trabaja para muchos medios de comunicación ganando lo básico para sobrevivir. Es muy triste y más aun si te dedicas a cubrir conflictos bélicos. Actualmente el enviado especial está desapareciendo no porque sea muy caro y no haya dinero. Sí lo hay pero para ese tipo de cosas no.

A Mourinho le podría valer el empate

El entrenador del Real Madrid, José Mourinho ha asegurado en rueda de prensa previa al gran clásico contra el FC Barcelona que “un empate podría ser bueno”. Tras la victoria en la Champions League en Amsterdam ha dicho que el equipo esta confiado en sacar un resultado positivo del Camp Nou.
Borja Espinoza Jiménez. Foto: Reuters
Mourinho ha explicado que el hecho de que el empate podría ser bueno también depende de cómo se desarrolle el partido. Ocurren situaciones en las que dominas muchísimo el partido y el empate te deja con un sabor amargo o al contrario, puedes realizar un partido malo y si sacar un empate el sabor es de victoria.

Mourinho en rueda de prensa previa al clásico. Foto: reuters


El compromiso de los jugadores es total y de ahí las abultadas victorias frente al Deportivo de la Coruña y Ajax en apenas tres días. “Tengo tantos años de fútbol como para saber que cada partido tiene su historia y que muchas veces se deciden por detalles. La confianza en mis jugadores es cien por cien», declaró.
Tras un irregular inicio de temporada, los de Mourinho han dejado escapar a su máximo rival hasta los ocho puntos pero, tras la victoria ante el Manchester City en Liga de Campeones, el técnico portugués vio un cambio en la actitud de sus jugadores. «Esa victoria es el punto de partida hacia el juego que queremos. No hablo de resultados, sino de táctica y compromiso de todo el equipo. La única preocupación ahora es llegar al nivel del año pasado, que sabíamos que era muy difícil mantener durante muchos meses consecutivos», dijo.
«Es verdad que hemos perdido ese nivel de juego y rendimiento con el que conseguimos la Liga el año pasado, pero lo estamos recuperando y el partido ante el Barcelona es un buen momento para seguir haciéndolo. Ojalá salgamos del Camp Nou pensando que hemos hecho un buen encuentro», aseguró el técnico portugués.
Además, le han preguntado sobre las actuaciones arbitrales de los últimos partidos y Mourinho se ha mostrado muy claro. «Han pasado cosas desde el inicio de la temporada pero nadie en el Real Madrid ha hecho un sólo comentario sobre los árbitros y no voy a ser yo el primero que lo haga», afirmó de forma rotunda.
Por otro lado, Mourinho desveló la causa por la que el equipo viajará el mismo día del partido a Barcelona y aseguró que no ha podido hacer ningún trabajo específico de cara al ‘clásico’. «Tenemos tiempo suficiente aunque sea pronto. Descansaremos por la tarde y estaremos listos. No se necesita una gran charla táctica, porque en este tipo de partidos hace falta estar en el partido. Los dos equipos están preparadísimos, como los árbitros», aseguró.
«Tampoco hemos tenido tiempo de trabajar el balón parado, ni otra cosa específica. Jueves y viernes fueron sesiones de recuperación. Tenemos un día menos de descanso que el Barcelona y lo único que me preocupa ahora es recuperarnos para el partido. No hemos preparado nada especial»
Por último, el entrenador del Real Madrid afirmó que no ve ninguna diferencia entre el Barcelona de Pep Guardiola y el de Tito Vilanova y aseguró que, a día de hoy, su equipo y el conjunto catalán llegan «en las mismas condiciones». Además, no quiso opinar sobre la posibilidad de que las diferencias se amplíen hasta los 11 puntos y declaró que «primero hay que jugar el partido».

Mónica López: "Es un libro hecho para la audiencia"

El equipo del Tiempo de Televisión Española ha presentado su segundo libro El Tiempo de la A a la Z. Tras el éxito del primero donde se vendieron más de 25.000 ejemplares, los meteorólogos han decidido sacar un segundo volumen dedicado especialmente a los telespectadores que han ayudado en gran parte por sus fotografías. Los findes de este libro están destinados a una ONG.

Borja Espinoza Jiménez. Foto: Ana Baquera

El grupo del Tiempo de Televisión Española es heterogéneo. Lo conforman tanto hombres como mujeres. En la presentación han asistido Mónica López, directora del equipo, Albert Barniol, José Miguel Gallardo, Martín Barreiro y María Latorre. En dicha charla han explicado los motivos de la publicación de este segundo libro y han dicho que la principal razón eran la audiencia por la gran aportación que hacen en el espacio del tiempo mandando fotografías.

El equipo de meteorólogos de Televisión Española. Foto: Ana Baquera.

Han reconocido que al principio no había mucha confianza en las fotografías que podían mandar pero a medida que ha pasado el tiempo uno de los éxitos que tiene el espacio del tiempo de TVE es que los telespectadores forman parte del equipo. Sus ilustraciones son básicas para complementar la información y lo consideran un pilar básico en su trabajo. Un ejemplo y además cercano es lo ocurrido la semana pasada en Murcia donde las lluvias torrenciales que azotaron varios pueblos fueron fotografiados por los vecinos y mandados al correo del tiempo de Televisión Española donde pudieron enseñárselo al resto de la audiencia.

Respecto al libro es un poco más completo que el anterior.  Es más ilustrativo y profundizan más en temas y conceptos que tratan. Al ser más ilustrativo te enseña lugares que nadie conoce y donde ocurren fenómenos meteorológicos que son dignos de ver. En definitiva, es un libro dedicado a la audiencia que se implica mucho para dar a conocer el lugar donde viven o donde están. Acaba la charla se realizaron un turno de preguntas:

–          Con los recursos tecnológicos de los que disponéis, ¿Se podía haber evitado lo del viernes?

No. Nosotros avisamos a los informativos que las lluvias del viernes iban a ser fuertes incluso días atrás ya veíamos que no tenía muy buena pinta. Pero tu nunca sabes cuánta lluvia va a caer ni dónde. No es lo mismo lógicamente 20 litros que 100. Pero tampoco es lo mismo que caiga aquí en la ciudad de Madrid que caiga en esa zona de Murcia. Nunca puedes saber el daño que puede causar una precipitación de esa dimensión.

–          ¿Se queja mucho turismo y los hoteleros de las previsiones que haceis normalmente cuando hay vacaciones o puentes?

No. Nunca hemos recibido quejas. Es una leyenda urbana. Lo que si ha pasado es que se han quejado a posteriori. Es decir, cuando a lo mejor la previsión era más mala de lo que en realidad ha ocurrido pero normalmente no suele pasar.

–          Cuando les mandan fotografías, ¿la gente tiene idea de lo que esta fotografiando?

Sí, bastante. De hecho mucho escriben un pequeño texto explicando o describiendo la fotografía. Algunos comparan la foto actual con la foto de hace un año. Se implican muchísimo y es de agradecer porque nosotros podemos sacar partido a esas fotografías. Lo que nos duele es que como recibimos tantas fotos, muchas las tenemos que desechar porque no podemos meter todas en el espacio del tiempo y es una pena porque muchas personas tienen talento.

 

Webber domina los primeros libres de Suzuka

El piloto autraliano de Red Bull, Mark Webber ha marcado el mejor tiempo en los entrenamientos libres del Gran Premio de Japón, decimoquinta prueba del Mundial de Fórmula 1. El español Fernando Alonso ha terminado la sesión en la quinta posición en la que su adversario por el mundial Sebastian Vettel ha acabado tercero.
Borja Espinoza Jiménez. Foto: Reuters
Mark Webber que llevaba malas carreras en Monza y Singapur marcó el mejor tiempo y paró el crono en 1:32:493 a menos de un segundo del record del circuito que todavía esta en manos de Kimi Raikkonen desde hace siete años con un tiempo de 1:31:540.
En la primera sesión de libres el más rápido ha sido Jenson Button, seguido de su compañero de equipo Lewis Hamilton que ha concluido en ambas sesiones en la segunda posición. Mark Webber finalizó esta tanda en la tercera plaza.

Vettel y Alonso sobre la pista de Suzuka. Foto: Reuters


Por su parte, el actual campeón del mundo Sebastian Vettel, que llega a esta cita muy motivado después de haber logrado una importante victoria en Singapur logró la tercera mejor marca a sólo tres décimas de su compañero de equipo en la que Nico Hulkenberg sorprendió a toda la parrilla con su cuarto puesto a tan sólo cuatro décimas del australiano.
La quinta posición de Fernando Alonso no es preocupante si bien es cierto que el asturiano tiene muy buenas sensaciones con el coche y cree que podrán luchar por la victoria. Durante ambas sesiones estuvo probando diferentes configuraciones en los alerones y marcó un tiempo de 1:33:093, a seis décimas exactas del mejor crono del día.
El Top 10 lo completaron Romain Grosjean  (Lotus), Button, Bruno Senna (Williams), Felipe Massa (Ferrari) y un Michael Schumacher (Mercedes) que, en su primer Gran Premio desde que anunció su retirada, protagonizó uno de los incidentes del día en la famosa Curva Cuchara, donde también se accidentó Paul di Resta (Force India).
El otro español Pedro Martínez de la Rosa (HRT), que compite en su circuito «favorito», un trazado que tan buenos recuerdos le trae con sus pasadas victorias en las categorías Fórmula 3 y Fórmula Nippon, marcó el penúltimo registro (1:37.342), tres décimas y media mejor que su compañero Narain Karthikeyan y a siete décimas del Marussia de Charles Pic.
CLASIFICACIONES.
-Segunda sesión.
1.  Mark Webber (AUT/Red Bull)              1:32.493.
2.  Lewis Hamilton (GBR/McLaren-Mercedes)   1:32.707.
3.  Sebastian Vettel (ALE/RedBull)          1:32.836.
4.  Nico Huelkenberg (ALE/Force India)      1:32.987.
5.  FERNANDO ALONSO (ESP/Ferrari)           1:33.093.
6.  Romain Grosjean (FRA/Lotus)             1:33.107.
7.  Jenson Button (GBR/McLaren-Mercedes)    1:33.349.
8.  Bruno Senna (BRA/Williams)              1:33.499.
9.  Felipe Massa (BRA/Ferrari)              1:33.614.
10. Michael Schumacher (ALE/Mercedes)       1:33.750.
11. Nico Rosberg (ALE/Mercedes)             1:33.866.
12. Sergio Pérez (MEX/Sauber)               1:33.903.
13. Kamui Kobayashi (JAP/Sauber)            1:33.983.
14. Kimi Raikkonen (FIN/Lotus)              1:34.291.
15. Pastor Maldonado (VEN/Williams)         1:34.300.
16. Daniel Ricciardo (AUT/Toro Rosso)       1:34.863.
17. Jean-Eric Vergne (FRA/Toro Rosso)       1:35.080.
18. Heikki Kovalainen (FIN/Caterham)        1:35.711.
19. Vitaly Petrov (RUS/Caterham)            1:35.870.
20. Timo Glock (ALE/Marussia)               1:36.194.
21. Charles Pic (FRA/Marussia)              1:36.636.
22. PEDRO DE LA ROSA (ESP/HRT)              1:37.342.
23. Narain Karthikeyan (IND/HRT)            1:37.701.
24. Paul Di Resta (GBR/Force India)       Sin tiempo.

Un empate con mal sabor de boca

Atlético de Madrid y Sevilla resolvieron con empate (2-2) un duelo intenso, trepidante y repleto de emoción hasta el último minuto en el Vicente Calderón, donde cualquiera de los dos pudo conquistar la victoria, pero que finalizó con un punto insuficiente para ambos en sus aspiraciones europeas de esta temporada.

Borja Espinoza.

El canterano Koke fue uno de los protagonistas del partido. Foto:clubatleticodemadrid.com

No defraudó el choque, a pesar de la irregularidad en la presente temporada de ambas escuadras, que ofrecieron un buen partido, con ocasiones en una y otra portería, sin pausa en la segunda mitad, con cuatro goles y con el equipo madrileño por detrás en el marcador en dos ocasiones, hasta que José Antonio Reyes firmó el 2-2 final.

Fue un duelo de alta intensidad desde el inicio, en el que el Atlético arrancó con presión, concentración y atención en cada balón dividido para transformar el tanteo de los primeros minutos en dominio ante un Sevilla incapaz de escapar al empuje del conjunto local durante toda la primera media hora.

En ese tiempo, el Atlético se sintió el dueño del choque y de las ocasiones. Contó hasta cinco oportunidades en los primeros veinte minutos, con el argentino Sergio Kun Agüero muy activo y luchador, con el uruguayo Diego Forlán muy participativo y con control del juego, pero con falta de continuidad en sus acciones ofensivas.

No fue suficiente para tomar ventaja. Ni un disparo de José Antonio Reyes ni un tiro demasiado cruzado del checo Tomas Ujfalusi ni un lanzamiento lejano de Raúl García ni otra acción de Agüero batieron a un sobresaliente Javi Varas, sustituto por tercer partido consecutivo del lesionado Andrés Palop.

Mínimas noticias en ataque, por contra, había generado hasta ese momento el Sevilla, atascado en las transiciones hacia el área rival y limitado a balonazos a Negredo o a la verticalidad de Jesús Navas y el brasileño Luis Fabiano para crear alguna inquietud en la zaga local, segura en cada acción… hasta el 0-1 en el minuto 41.

Ahí falló Ujfalusi, que se confió en un pase cruzado y llovido desde la otra banda de Dabo. El lateral checo vio pasar la pelota por encima suya sin reacción para que el argentino Perotti cediera con facilidad el balón a Negredo, que asestó un potente e imparable puntapié a la pelota sin opción para David de Gea.

Duro golpe para el Atlético, que rozó el empate segundos antes del descanso, en un remate al borde del área pequeña del canterano Koke, por segundo duelo consecutivo como titular, salvado con reflejos y con el pie por Javi Varas, y que encaró la segunda parte con la obligación de remar otra vez contra un marcador adverso.

No tardó ni un par de minutos de la segunda parte, sin embargo, en restablecer el empate, en un centro medido de Forlán que Koke, un futbolista muy interesante que ha irrumpido en las últimas fechas con talento y fuerza en el primer equipo, dio continuación con un cabezazo sutil, perfecto e imparable para Javi Varas.

Un golazo que trastocó un partido encarrilado para el Sevilla, que segundos después desperdició una inmejorable ocasión en las botas de Luis Fabiano, primero, y Negredo, después, tras un centro raso de Jesús Navas, y que impulsó la momentánea reacción del Atlético, pero que se estrelló otra vez contra Javi Varas.

El Atlético tuvo el segundo, en una doble parada del guardameta a tiros de Agüero y Koke, pero marcó el Sevilla, que lanzó un rápido contragolpe, conducido por Perotti, que cambió el juego a la otra banda, donde Jesús Navas dejó el balón atrás para el 1-2 (m. 66) de Rakitic, con un tiro cómodo junto al poste.

El Atlético quedó de nuevo tocado, con la sensación de que el partido se le escapaba sin merecerlo, pero renació con un gol de Reyes, que aprovechó una asistencia de Forlán (2-2, m. 76), y se lanzó a por el triunfo con un par de ocasiones clarísimas, pero surgió otra vez Javi Varas, magnífico en dos acciones ante Agüero.

También tuvo la victoria el Sevilla, con un disparo de Negredo inalcanzable para De Gea y que se estrelló en la escuadra. Fue el capítulo final de un duelo intenso, repleto de emoción y que se resolvió con un punto inservible, de momento, para las opciones europeas de ambos, protagonistas hoy de un partido trepidante.

Agüero y el larguero salvan al Atlético

El Atlético de Madrid consiguió una importante victoria en La Romareda (0-1) frente a un Zaragoza que no puso las cosas fáciles. Los de Quique Sánchez Flores llevaban más de un mes sin conocer la victoria. Gran partido del Kun Agüero que fue el héroe del partido. Por su parte, el Zaragoza, que llevaba desde el 16 de diciembre sin conocer la derrota en casa, se fue con un mal sabor de boca.

Borja Espinoza Jiménez.

Foto: clubatléticodemadrid.com

El Atlético de Madrid y el Kun Agüero resurgieron en La Romareda, rompieron sus respectivas malas rachas y dejaron al Real Zaragoza tocado en una delicada situación, tras haber sumado un punto en los tres últimos encuentros.

El Atlético sumó tres puntos importantes que le reactivan en la lucha por puestos europeos y quebró así una racha de cuatro derrotas consecutivas mientras que el delantero argentino no marcaba un gol desde el 6 de enero, contra el Espanyol, en partido de Copa del Rey.

El conjunto rojiblanco no solo dio la sensación de no ser un equipo en crisis en terreno zaragocista, sino que fue muy superior al equipo zaragozano en la primera mitad, en la que pudo haber dejado sentenciado el partido de haber tenido acierto rematador, frente al un rival que estuvo más preocupado de frenar el potencial ofensivo del Atlético que de ir a por la victoria con claridad.

Tras el descanso, aunque se igualaron las fuerzas y se equilibró el juego, el equipo visitante tuvo el acierto de marcar en la segunda oportunidad que tuvo y eso le bastó aunque el Zaragoza pudo haber igualado en un tramo final con dos remates al larguero.

El Atlético se hizo dueño del balón desde el inicio del enfrentamiento gracias a una excelente presión, propiciada también porque el técnico del conjunto maño, el mexicano Javier Aguirre, había apostado por un equipo más físico que técnico, lo que ponía en problemas la salida del balón jugado, y además contaba con un efectivo menos en el centro del campo.

El equipo rojiblanco recuperaba, por ello, el esférico con rapidez y llegaba con mucho peligro al área de un Leo Franco que fue el mejor de su equipo en este primer periodo con varias intervenciones de mérito.

Ya desde los primeros minutos el conjunto de Quique Sánchez Flores fue a por el partido decididamente y sólo su falta de acierto rematador, unido a la excelente labor de su ex guardameta Leo Franco lo impidieron.

Hasta cinco claras oportunidades de marcar tuvieron los visitantes en los primeros 45 minutos con protagonismo del Kun Agüero y, sobre todo, del portugués Tiago, de cabeza, en una ocasión que salvó el capitán zaragocista, Gabriel Fernández «Gabi» sobre la línea de gol.

El equipo aragonés tan sólo consiguió inquietar a su oponente en el tramo final del primer periodo, con dos contragolpes que acabaron con sendos remates pero que salieron ligeramente desviados.

La entrada del argentino Nico Bertolo por el francés Florent Sinama-Pongolle en la segunda mitad supuso igualar efectivos en la línea medular y equilibrar el juego, porque el Atlético ya no lo controlaba ni llegaba al área local con la facilidad del primer periodo, mientras que el Real Zaragoza vio bastante más de cerca la figura del meta madrileño.

En el minuto 65, el equipo de Aguirre estuvo a punto de marcar tras un largo barullo en el área pequeña de su rival, pero no lo logró, y eso le costó prácticamente la derrota porque en la contra de esa misma jugada Agüero consiguió perforar la portería local tras una jugada personal.

El Zaragoza, que había empezado este periodo dando buenas sensaciones, quiso más que pudo y poco a poco se fue perdiendo frente a un Atlético muy seguro que no concedió opciones de marcar.

Tan sólo en los dos últimos minutos los propietarios pudieron empatar, con sendos remates al larguero del reaparecido Ikechukwu Uche y de Nico Bertolo.

Messi, Messi y más Messi

 El Barcelona siguió una jornada más con su particular racha de victorias esta vez frente al Atlético de Madrid (3-0) en un partido donde solo hubo un protagonista, Messi. El argentino marcó los tres tantos para su equipo que sigue con un margen importante de puntos con respecto al Real Madrid. Los de Quique Sánchez Flores, o mejoran, o van a tener muy complicado su presencia en Europa la próxima temporada.

Borja Espinoza Jiménez.

En la foto, el protagonista de la noche. Leo Messi. Foto: fcbarcelona.cat

Otra goleada, esta vez ante el Atlético de Madrid (3-0) y con un triplete de Leo Messi, para irse a dormir con diez puntos de diferencia en la Liga. Partido a partido, el Barcelona supera sus registros y el sábado batió el récord de victorias consecutivas en la Liga. Ya son dieciséis de una tacada.

Atrás han quedado los quince triunfos consecutivos del Real Madrid de la temporada 1960-61, el de Alfredo di Stéfano. Por delante, el ansia de un equipo de seguir haciendo historia con Leo Messi como principal referente.

La soberbia actuación de Messi volvió a ser determinante. El argentino ha vuelto a alumbrar el juego del Barça. Esta vez firmó tres goles, acumula 24 en 22 partidos de Liga y está dispuesto a pulverizar todos los registros.

Superioridad absoluta, en juego posicional, en actitud, técnica y físicamente. Nada nuevo. El Barcelona volvió a ofrecer una nueva exhibición, con los de siempre y sin que el rival de turno, hoy el Atlético de Madrid, pudiera hacer durante muchos minutos algo más que correr detrás del balón.

El método Guardiola no parece tener fisuras, es como si a sus jugadores, en la charla antes de salir del vestuario, les mostrara uno de esos carteles publicitarios que estos días pueden verse por la ciudad y en los que el entrenador es el protagonista.

«La perfección no existe, pero hay que buscarla», dice Guardiola en ese anuncio. Su equipo se lo toma todo al pie de la letra. Armado con la fortaleza de Xavi e Iniesta en la medular, blindado con la velocidad y la colocación de Abidal y de Piqué atrás, pero, sobre todo, con el soberbio partido de Dani Alves y de Leo Messi, el Barça funciona como un reloj de precisión.

Enfrente el Atlético parecía resignado a su suerte desde el primer minuto. Los de Quique Sánchez Flores, en una crisis de resultados y de juego, sabían que el Camp Nou no era el escenario ideal para redimirse.

Después del 2-0, aún en la primera mitad, los colchoneros tuvieron más profundidad con Filipe Luis como carrilero por la izquierda, pero para entonces ya era demasiado tarde.

Leo Messi había vuelto a marcar las diferencias. Anotó dos tantos y tuvo otras dos ocasiones más para anotar en los primeros 45 minutos y eso que ‘La Pulga’ selecciona sus apariciones, puede parecer que no está, pero nunca falla.

En los primeros minutos, David Villa fue el que tuvo más cerca el gol en dos acciones frente a la meta de De Gea (m.7 y m.10), pero fue Messi el que no falló.

En una jugada que los defensores saben que ocurrirá, pero ante la que no tienen respuesta, Messi marcó el 1-0. Una diagonal desde la derecha, un par de recortes, dos defensores que salen trastabillados y un remate cruzado. Siempre igual, siempre Messi.

Adelantó sus líneas aún más el Barcelona. Recuperó el balón más cerca de la meta de De Gea y creó más opciones de peligro. Alves, otro de los destacados, regaló dos jugadas de gol, una a Messi (m.20) y otra a Pedro (m.26), pero ni el argentino ni el canario acertaron.

Hasta que en el minuto 28, una combinación entre Villa y Messi, un rebote afortunado y ‘la Pulga’ que marcó el 2-0 con otro registro diferente. Hasta el descanso, el Atlético se atrevió más, pero quien más cerca tuvo el gol fue Villa, que volvió a disparar muy cerca del palo.

Forlán sustituyó a Fran Mérida en el descanso y los atléticos tuvieron más presencia en ataque. En el minuto 53, una jugada por la derecha de Agüero no acabó en gol porque Piqué salvó con la cabeza y bajo los palos el remate a quemarropa de Filipe Luis.

Durante unos minutos, el Barça pareció entrar en el modo reserva. Pausaron su juego los azulgranas y se crecieron los atléticos, aunque sin más sorpresas ante la meta de Valdés, que pasó inadvertido durante buena parte del encuentro y sólo tuvo que intervenir cuando el partido tocaba a su fin.

Hasta que Messi decidió darle otra velocidad al juego. El argentino lanzó una falta con picardía y remató de cabeza, obligando a De Gea a realizar una gran intervención (m.77). En la siguiente jugada, Messi remató su actuación con otro tanto, esta vez se vistió de oportunista.

El argentino aprovechó una duda de la defensa para marcar su cuarto triplete de la temporada. Messi, Messi y Messi. El insaciable argentino parecía satisfecho. Su Barça sigue imparable.

La final más esperada

Real Madrid y Barcelona se verán las caras en la final de la Copa del Rey 21 años después. El conjunto de José Mourinho venció por 2-0 al Sevilla en el Santiago Bernabéu consiguiendo así el billete para la gran final. Los goles no llegaron hasta la segunda parte. Mesut Ozil y Adebayor, que se estrenaba ante su afición fueron los goleadores. Hubo polémica por un posible gol legal de Negredo en el minuto 10 de la primera parte que hubiera cambiado la historia.

Borja Espinoza Jiménez.

El pulso entre dos equipos que dominan el fútbol español se traslada a la Copa del Rey. Desde el 5 de abril de 1990 no se da una final que lo paralizará todo y engrandece una competición por la que José Mourinho decidió luchar desde su primer día de blanco. Su camino tuvo dosis de sufrimiento en un duelo intenso con el Sevilla.

Dos pases a la grada de Xabi Alonso. Errores en el disparo y caras de ansiedad en Cristiano Ronaldo. Son gestos del ecuador del primer tiempo que describen el momento del Real Madrid. Un equipo que ha perdido la chispa, que ha rebajado su nivel de juego colectivo y que tras un inicio intenso se fue diluyendo.

«Lucha, casta y honor», rezaba una enorme pancarta en un fondo del Bernabéu. Por entrega nada tiene que achacar la afición madridista a unos jugadores fundidos por las escasas rotaciones de Mourinho, justificación no demasiado acertada. El Sevilla, más fresco, aguantó en pie el inicio. Traer un gol en contra del Sánchez Pizjuán le condicionaba, pero Gregorio Manzano tenía un plan.

Hizo debutar a Ivan Rakitic, jugador con criterio en la construcción. Aumentó el músculo con Romaric y Zokora. Apostó de inicio por Negredo y Kanouté en ataque. Defendió y esperó su momento. El Real Madrid fue desapareciendo tras una acción individual de Di María, con un disparo desde la frontal que estrelló en el poste. Y una contra que concluyó de forma precipitada Cristiano.

Özil andaba desaparecido. Le necesitaban. Tanto como el Sevilla a Jesús Navas. Con el paso de los minutos fue pisando el área de Casillas. Un cabezazo blando de Kanouté y una acción más para la polémica, como si no hubiese suficiente con la de la ida, cuando Raúl Albiol sacó un balón de gol que para unos entró y para otros no llegó a superar completamente la línea. Llegó en una acción de Negredo, que definió a la red con un toque de calidad, pero el árbitro interpretó que estaba ligeramente adelantado a la defensa rival.

Cuando el silencio se apoderaba del Bernabéu, Di María dejó solo a Cristiano ante Javi Varas. No supo definir. Con tiempo para pensar chutó abajo, en la zona defendible por el portero. Tres partidos sin marcar han rebajado la confianza del goleador.

El duelo perdió su esencia copera. Parecía que había puntos en juego. En la reanudación el Real Madrid salió a buscar el gol que sentenciaba todo. No lo encontró y según el partido llegaba a su final, con Manzano ejecutando su plan juntando todo su arsenal ofensivo con la entrada de Luis Fabiano, la incertidumbre fue creciendo.

Antes Cristiano firmó una noche negra. Tan ansioso por marcar que falló todo. Estrelló en la barrera una falta al borde del área, y a veinte del final un remate escorado suyo lo sacó Benzema, que invento en la siguiente acción un brillante pase al espacio que no supo culminar el portugués. Javi Varas mantuvo la emoción con una parada a Di María.

Restaban diez para el final y Manzano no podía esperar más. Se jugaba todo a una carta. Las llegadas de su equipo no inquietaban a Casillas. Con la entrada de Perotti corría todos los riesgos posibles. O llegaba una acción de gol que provocaba la prórroga o la velocidad al contragolpe del Real Madrid le mataría. Ocurrió lo segundo. Conexión germana con pase de Khedira y Özil con todo a su favor definió con maestría. Regateó al portero y marcó. El Bernabéu soltó un suspiro antes de una gran celebración.

Con todo sentenciado llegaron los cambios de Mourinho, que apenas reparte minutos. Su petición en el mercado invernal los aprovechó. Adebayor sobre la hora mostró de lo que es capaz. Mató con el pecho un pase de Lass Diarra y soltó un latigazo a la red. El Real Madrid conquista el premio buscado tumbando al vigente campeón. Antes de la deseada final ante el Barcelona, su técnico tendrá que medir mejor los esfuerzos para no mostrar un equipo agotado a la hora de la verdad.

Agüero catapulta al Atlético

Tras tres derrotas consecutivas en apenas una semana, el Atlético de Madrid volvió a la senda de la victoria, con un importante triunfo frente al Deportivo de la Coruña (2-0). La ausencia de Quique por sanción no fue un problema para el Atlético, que dirigido por Fran Escribá realizó uno de los mejores partidos de la temporada. El muro defensivo por el conjunto de Lotina se deshizo y los rojiblancos se llevaron tres puntos muy importantes en sus aspiraciones por entrar en Europa. Mientras el equipo gallego se mantiene en la zona templada de la clasificación.

Borja Espinoza Jiménez

El protagonista del resurgimiento atlético, el Kun Agüero. Foto: clubatleticodemadrid.com

Tres semanas han tenido que pasar para que el Atlético de Madrid sume tres puntos en su casillero clasificatorio. Con apenas más de media entrada en el Estadio Vicente Calderón, y una temperatura que rondaba los 7ºC en la capital de España, la parroquia rojiblanca presenció uno de los mejores partidos que ha disputado el conjunto de Quique Sánchez Flores, que todavía cumplía sanción.

Una victoria muy merecida frente a un Deportivo que antes del partido, y como viene siendo habitual en el esquema de Lotina, se plantaba en el Calderón con una defensa formada por cinco hombres. Un muro defensivo que pronto se vino abajo con el claro penalti que comete Aranzubia al Kun Agüero. Era apenas el minuto cuatro de partido, y a mi juicio, el portero del conjunto gallego tenía que haberse ido a la calle puesto que la jugada era una clara situación  manifiesta de gol, pero el colegiado catalán Estrada Fernández sólo le mostró la amarilla. El uruguayo, Diego Forlán, era el encargado de transformar la pena máxima pero su disparo lo atajó muy bien el hombre que hizo el penalti, Aranzubia.

El dominio era total por parte del Atlético de Madrid, y cuatro minutos después y tras un magnífico pase de Ujfalusi a la espalda de la defensa sobre el Kun Agüero, el delantero argentino, muy dudoso de si era fuera de juego se para, cambia brutalmente de ritmo marchándose del defensa, entra en el área, recorta y bate por bajo al guardameta del Deportivo de la Coruña. Golazo de Agüero. Ya merecía algún premio el conjunto rojiblanco, que era dueño y señor del partido. Los gallegos estuvieron irreconocibles durante los primeros cuarenta y cinco minutos.

En el minuto 27 pudo llegar el segundo del Atleti, por medio de Forlán, que tras una falta sacada majestuosamente, la yema de los dedos de Aranzubia, el mejor del Depor, salva de nuevo a los gallegos. Pero un hombre contra once es muy difícil, y diez minutos más tarde tras una muy buena jugada entre Raúl García y el Kun, el argentino se planta solo ante el portero y con una sutileza bárbara hace el segundo para los colchoneros. La alegría volvía a la parroquia del Calderón.

Así terminó una primera parte para enmarcar del Atlético de Madrid, que pudo llevarse una diferencia mayor sino hubiera sido por el guardameta Aranzubia. Por otra parte, el Deportivo estuvo irreconocible y De Gea pasó desapercibido.

En la segunda parte y como es de costumbre, los rojiblancos se borraron del partido dando ocasión para que el Deportivo se acercase a la portería colchonera. Las lagunas en el centro del campo resurgieron de sus cenizas y con ello los despistes defensivos y la soledad de sus dos arietes, Kun y Forlán. Una soledad que la tuvo en cuenta el Depor que estuvo dubitativo entre si ir a por el posible empate, o quedarse atrás buscando alguna contra mortal. Ese estado de duda se hizo presente durante los segundos cuarenta y cinco minutos y el Atlético apenas se sintió agobiado, aunque eso sí, la posesión del balón la perdió completamente.

Un gran José Antonio Reyes fue sustituido al filo del minuto 86 con un Calderón que le ovacionó de una forma espectacular y que le quedará guardado en el recuerdo al utrerano. En el último minuto de partido el Kun tuvo la oportunidad de hacer un hac-trick, pero su disparo pasó rozando el palo derecho de la portería de Aranzubia.

Al final, victoria merecida de los de Quique y tres puntos importantísimos para las aspiraciones de un equipo, que siempre tiene que estar arriba luchando por entrar en Europa. Mientras el equipo de Lotina, se mantiene en la zona templada de la clasificación.

El Atlético se suicida

El Atlético de Madrid sufrió una inesperada derrota en la Europa League frente al Aris de Salónica. El conjunto de Quique Sánchez Flores tiró por la borda la clasificación para los dieciseisavos de final y tiene muy complicada su participación en la siguiente ronda. Desastroso partido de los rojiblancos que se vieron sorprendidos por un efectivo conjunto griego que depende de si mismo para lograr el pase.

Borja Espinoza Jiménez

Inesperada derrota del At. Madrid frente al Aris de Salónica ayer en el Calderón. Foto: clubatleticodemadrid.com

El frío volvió al Calderón y con ello una nueva derrota del conjunto colchonero, la segunda consecutiva en el Calderón, con idéntico resultado, 2-3. En el partido clave para lograr matemáticamente la clasificación el conjunto de Quique Sánchez Flores no dió la talla. Desaprovechó los segundos cuarenta y cinco minutos con numerosas imprecisiones en los pases, amplias lagunas en la línea medular y muchísimos problemas defensivos.

Ya en el primer minuto de juego, un error garrafal de David de Gea le costó el tempranero gol de Koke. El guardameta rojiblanco salió mal a por el esférico, el balón quedó en la frontal donde Javito, muy participativo durante el encuentro, disparó pero dió en el larguero, el rechace le cae desafortunadamente a Koke y marca el primer tanto del partido.

En el minuto cuatro llega de nuevo la polémica al Calderón. Jose Antonio Reyes, que no estuvo muy fino de cara a portería, lanzó un tremendo disparó que le pegó, claramente, en la mano de Lazaridis y el árbitro del encuentro, el croata Ivan Bebek no señaló la pena máxima. Hay que analizar esta mala fortuna del Atlético esta temporada, que, o no le señalan penaltys que son la mayoría muy claros, casos de Villareal, Real Madrid, Aris de Salónica… o señalan penaltys inexistentes, casos por ejemplo el del sábado pasado frente al Espanyol.

Aunque el Atlético hasta el descanso no tiró el partido. Siete minutos después y tras un magnífico disparo del portugués Simao que pega en el palo izquierdo, el balón queda rechazado en las botas de Forlán que marca a placer el empate en el luminoso. Durante esos minutos sí que se vió a un Atlético ambicioso, poderoso y con la idea de llevarse los tres puntos y lograr la clasificación matemática. Tanto es así que tres minutos más tarde llega la remontada gracias al Kun Agüero. Tras un pase bestial del central Álvaro Dominguez el esférico lo controla maravillosamente el argentino, se marcha de los dos defensas y de tiro cruzado bate al meta griego Sifakis.

A partir de ahí el Atlético fue de más a menos. La tranquilidad en el marcador fue un error para los de Quique, que se fueron durmiendo, aunque tuvieron alguna ocasión aislada. Se llegaba al descanso con una ventaja mínima para los colchoneros.

La segunda parte llegó de la peor forma posible. En el minuto cinco, tras un córner botado por el Aris, Domínguez comete claro penalty sobre el jugador griego Lazaridis. No había discusión. El jugador del Atlético le agarra claramente y el croata no dudó en ningún momento. Otra vez sería Koke quien pusiera de nuevo las tablas en el marcador.

Los rojiblancos intentaron hasta el minuto ochenta volver a adelantarse, pero con muchísmas imprecisiones y con más corazón que cabeza. De eso se aprovechó el Aris que había venido al Calderón a dar la sorpresa. Y así lo hizo. A diez minutos para el final, tras una jugada de rebotes, rechaces y desafortunados despejes de la zaga rojiblanca, Lazaridis deja más helado el Calderón de lo que ya estaba marcando el 2-3.

A raiz de ese tanto, el Atlético no supo reaccionar y el marcador se quedaría en favor del conjunto dirigido por Héctor Cúper. Muy mal resultado para los colchoneros que necesitan un milagro para clasificarse para los dieciseisavos de final. Tendría que ganar el partido que queda en Alemania frente al Bayer Leverkusen y esperar que el Aris, que juega en casa, como mínimo que empate frente al Rosenborg que ya no se juega nada. ¡Que Dios se apiade del Atlético!