Tags

Información relacionada

Compártelo


Aritz Aranburu: “Cuando tienes que enfrentarte a tus héroes, cambias el chip y les ganas”

  

Arantza Huegun Galarraga. 

Aritz Aranburu

   Aritz Aranburu no será, en el año 2011, uno de los surfistas que lucharán en la liga de las élites. Una lesión y ciertas dificultades, han hecho que el zarauztarra quede en el puesto 40 de la clasificación, dejándolo fuera del Top 32, pero cuenta con su optimismo y humildad, que se siente satisfecho con lo conseguido este año y se ve con fuerzas para subir de categoría la siguiente temporada.

 Si en Wikipedia pusiéramos Aritz Aranburu, ¿qué es lo que nos contaría?

Explicaría qué es lo que hago, que es el hecho de viajar por todo el mundo y competir en el circuito mundial de surf y también añadiría las victorias que he conseguido, además de las derrotas.

 ¿Qué es el surf para ti? Te habrá aportado mucho…

Sí. la verdad. Al llevar 7 años ya como surfista profesional y al estar viajando desde los 14, el surf ha sido mi mejor escuela  y he ganado muchas aptitudes. Por eso, siento que es un factor muy importante en mi vida ya que me ha convertido en alguien autosuficiente.

 ¿Todo comenzó como hobby, alguien te lo inculcó o querías ser alguno de tus ídolos?

Mis padres siempre han sido muy playeros y como la playa de Zarautz está pegada al pueblo, ya desde muy pequeño tenía mi paipo en el que me ponía de pie y luego, más adelante, empecé a tomar lecciones en la escuela de surf. En un principio, era solamente un hobby, pero con el campeonato de Pukas de verano, veía a los mejores surfistas que viajaban por todo el mundo en busca de olas y poco a poco fui teniéndoles envidia.

 Si pudieras volver atrás, ¿volverías a elegir tu vida de surfista?

Sí, no me arrepiento para nada. Para mi lo bueno quita lo malo del surf. Es lo que me ha gustado toda  la vida y me siento muy orgulloso que se haya convertido en mi trabajo. No me imagino haciendo otra cosa que no sea cogiendo olas.

 Tú, como otros deportistas de élite, eres una inspiración para muchos jóvenes, ¿qué les dirías a todos aquellos que quieren seguir tus pasos? No todos llegarán a lo más alto…

Es verdad que no todos llegarán a ser algo importante. Por eso, primero hay que ver el surf como algo para disfrutar, y luego, se ve si gusta la competición y si se tienen buenos resultados. Puede que a un niño no le guste competir, y en ese caso no hay que obligarle, porque la decisión es personal y porque es un trabajo muy sacrificado. Hay que tener muy claros los principios de cada uno y hay que ser fiel a ellos.

 Tienes que estar cansado de moverte por todo el mundo…

Para mí es una suerte porque viajar es, además de surfear, una de las cosas que más me gustan. Te abre de mente, ves lo mejor y lo peor que hay por ahí. El viajar te enseña a coger lo mejor de cada sitio para sentirte siempre satisfecho y realizado.

 ¿Un lugar que te traiga un mal recuerdo?

El peor recuerdo me lo trae Johannesburgo porque fue muy injusto lo que me hicieron. En unas aduanas no me dejaron pasar por mi pasaporte y me metieron en prisión. Según ellos, mi pasaporte estaba deteriorado y estuve 16 días en prisión. Luego, al salir, como no me dejaban entrar en el país, me mandaron a casa. Tuve que ir a Madrid, sacar un nuevo pasaporte y a los dos días, volví porque tenía un campeonato muy importante. Fue una experiencia bastante mala, la verdad.

 Dejemos de lado situaciones desagradables. ¿Llevas la cuenta de los trofeos ganados? El haber ganado al diez veces campeón Kelly Slater debió de ser algo muy especial para ti…

No llevo la cuenta pero, así como los demás profesionales, me hace más ilusión ganar algo que no lo había ganado nunca antes. El hecho de ganar a Kelly Slater en Tahití, por supuesto que fue importante para mí. Me dio mucha confianza y, al final, eso es lo que más cuenta, que sumes confianza en ti mismo, y que te sientas especial. Y si no lo hubiera conseguido, lo hubiera convertido en objetivo, como lo hago siempre que no consigo lo propuesto.

 En cuanto a la liga,  ¿cuál ha sido el balance de este año?

Este año ha sido un año de transición, todo estaba cambiando y me tenía que situar. Uno de los grandes cambios ha sido el de haber pasado de 45 a 32 el Top de los mejores surfistas, lo que ha convertido la liga en una competición mucho más elitista. Era muy difícil entrar en esa lista por el sistema de puntuación pero, aún y todo, me siento satisfecho por haber acabado en el puesto 40, y fue una pena no poder hacer la última ronda porque la lesión me lo impidió. Pero en general, estoy muy feliz y cuando me reponga me pondré a entrenar a tope.

 ¿Cómo ves tu futuro? ¿Hasta qué año crees que podrás competir al máximo nivel?

Yo siempre he sido muy ambicioso, y a la hora de marcarme metas, no me marco objetivos fáciles, sino que prefiero intentar ir a por lo difícil, y si me quedo por el camino, por lo menos lo habré intentado. Si consigo llegar a lo más alto, perfecto, y si no lo consigo, me sentiré muy realizado. Lo que está claro es que queda mucho por hacer y que es muy difícil saber hasta cuando puedes competir. Puedes ser una excepción como Kelly Slater, que este año ha ganado el décimo título mundial con 39 años, o como la mayoría, que se retiran a los 33 o 35. ¡Pero quién sabe! La motivación juega un importante papel en esto porque el surf te tiene que llenar.

 Aún es pronto para decidir el futuro pero, ¿qué harás cuando te retires de los campeonatos?

Creo que lo más importante en la vida es tener un porqué para levantarte todas las mañanas. No me gustaría vivir de lo que he estado haciendo hasta ese momento, sino que montaría algo que me motive, algo relacionado con el surf. Pero, por ahora, me veo siguiendo mi camino de surfista.

 Esperamos que Aritz se recupere pronto, demuestre todo lo que es capaz de hacer y pueda, al fin, volver a la primera división a batir en duelo a los mejores surfistas del mundo.


Coméntalo en redes sociales