El ladrón del pabellón

Roban las pertenencias de los árbitros y jugadores del Balonmano Madrid de 1ª Nacional del vestuario durante un partido contra el Balonmano Benidorm en la ciudad alicantina. Se sospecha que el ladrón tenía copia de las llaves con las que se cerraron los cambiadores. 

El partido de balonmano disputado el sábado por la tarde en el pabellón L’Illa de Benidorm entre el Balonmano Benidorm y el Balonmano Madrid, dejó un agridulce sabor de boca en el equipo local y una amarga experiencia entre los madrileños.

Foto: Paula Dalli

No es la primera vez que ocurre. Es la tercera ocasión que se descubre un robo en los vestuarios de los árbitros. Aunque esta vez también han vaciado las carteras de los jugadores del Balonmano Madrid. Se sospecha que los ladrones del sábado ejecutaron el hurto durante la primera parte del partido, ya que dos tarjetas rojas madrileños no vieron ni sospecharon nada mientras recogían sus cosas.

Fueron los árbitros quienes alertaron a los responsables del equipo local sobre lo sucedido , “nos han dejado pelados, sin carteras ni móviles”. Sin embargo, fueron más selectivos con las pertenencias de los jugadores del Madrid, “nos han abierto las carteras, se han llevado el dinero efectivo y han dejado los móviles que teníamos cargando encima de las mochilas”. Puntillosos hasta para llevarse de una cartera un billete de cinco dólares y dejar, según los jóvenes, “de recuerdo” otro billete de un dólar. La mayoría de los jugadores llevaban tarjetas de crédito que no robaron y móviles con localizadores, que fueran golosos, pero peligrosos para encontrar la situación geográfica de los ladrones. Sospechoso es también que en las puertas, cerradas con llave, no se encontrara ningún signo de fuerza o violencia.

Tras la llegada de la Policía Nacional al polideportivo, los responsables del equipo local y empleados del pabellón, localizaron al Concejal de deportes de Benidorm, que se negó a acudir a la recepción, encontrándose él en otra zona del mismo polideportivo.

La denuncia ha sido interpuesta por un responsable del equipo madrileño, en nombre de la entidad y de los jugadores. Se calcula que los ladrones se llevaron unos 400 euros en metálico de las mochilas del  Balonmano Madrid y de los árbitros. El seguro de Responsabilidad Civil del polideportivo deberá hacerse cargo del asunto, aunque uno de los Policías comentó a los presentes, “lo que es una vergüenza es que las cámaras de seguridad de las entradas a los vestuarios estén desconectadas“.
Paula Dalli


Coméntalo en redes sociales