Maisa Marbán: “Hace 17 años que vivo del cuento”

Los días 6 y 8 de abril tuvo lugar el Taller de Cuentacuentos impartido por Maisa Marbán. Este taller se encuadra dentro del marco de la Cátedra de Escritura Creativa Carmen Posadas. Cuatro horas en las que un grupo reducido de personas tuvimos el placer de contar con una narradora profesional, una mujer divertida, cercana y generosa, que nos abrió la ventana al sorprendente paisaje de la narración oral, y que no sólo nos deleitó con algunos de sus cuentos, sino que también nos puso a prueba a nosotros mismos para enseñarnos a corregir nuestros errores al narrar. En el taller también pudimos observar cómo es un directo en la radio, ya que en la segunda sesión de este taller, una periodista de Onda Madrid entrevistó a Maisa, mientras los alumnos desarrollaban unos relatos.

 Alejandra Vergara

Taller de cuentacuentos

Alumnos atendiendo a Maisa Marbán

Contar bien un cuento, un recuerdo, una inquietud, es abrir una ventana a un hecho diario, rutinario y no por ello menos mágico. Desde hace muchos siglos el ser humano es comunicación, lenguaje, expresión verbal, movimiento corporal… un enorme número de posibilidades orientadas a compartir nuestra esencia de seres humanos con otros que quieran escucharnos.

Maisa Marbán estudió filología hispánica y portuguesa, pero de vocación es narradora de cuentos, aunque para dedicarse a esto tuvo que estudiar desde  Artes Escénicas a Trabajo Vocal. Dice que una narradora tiene que ser todoterreno, y ella lo es, ejerciendo su trabajo en numerosos países y en ambientes complejos como por ejemplo la cárcel.

Maisa al comienzo del taller nos explicó el origen de este oficio, del cual dice que es uno de los oficios más antiguos del mundo, ya que desde que el ser humano se relaciona con el mito nació el cuento. Se escogía a los más inteligentes del grupo, y estos ejercían de oradores, narradores, como los chamanes de las tribus americanas. También hacían este trabajo los trovadores, los juglares que eran los depositarios de la palabra viajera. Hace 22 años resurgieron los narradores en un entorno urbano y empezaron en pubs. Maisa lleva diecisiete años dedicándose a esto, o como dice ella “llevo diecisiete años viviendo del cuento”.

Nos explicó los diferentes tipos de cuentos, los cuentos de tradición popular como por ejemplo “La llorona”, en Méjico, personaje que por su amor asesina a sus hijos y cree que el espíritu del marido va por las calles, y en el norte de España la mayoría de los cuentos de tradición popular se relacionan con las Xanas, que son espíritus de mujeres asociadas al agua.

 En el repertorio de Maisa hay desde chistes adaptados a simples anécdotas Pero en el desarrollo de todos ellos hay algo que tiene claro, “es importante no memorizar un cuento de memoria porque si olvidas algo te perderías, es mejor visualizar un recuerdo y al las buscar imágenes, te salen las palabras”. Maisa cree que un contador de cuentos tiene que dar mucha importancia al lenguaje, “el vocabulario es crucial, es importante contarlo de forma inmediata”. Puedes improvisar para salir de un olvido, pero lo que ella recomienda es jugar con las palabras, y dice que es bueno para aprenderlas.

En su repertorio hay cuentos de 5 minutos de duración y también de 40 minutos. Por eso recomienda mantener el ritmo: depende de la peripecia del contador, pero por ejemplo la escuela italiana sólo cuenta cuentos de aproximadamente 1 hora y media de duración. “Es un baile amoroso entre el que baila y el que escucha” dice Maisa. Tienes que coger las riendas del cuento y que vaya por donde tú quieras.

En Marruecos los cuentos tienen un papel protagonista en las bodas, en los nacimientos e incluso en las muertes, es un país donde los cuentos son de hasta cuatro horas de duración, en Irlanda tienen también un papel crucial es las fiestas, ya que mientras cuentan cuentos, beben, bailan, en Méjico por ejemplo también tienen mucha tradición, tanta, que en la Plaza San Catalina en el D.F hay rivalidad entre el cura y el narrador a la hora de tener más o menos público.

Maisa Marbán contando un cuento

El modo de contar un cuento depende mucho del público, de la edad, y de este modo tu escoges el cuento que veas más adecuado o lo modificas como quieras. Maisa puso énfasis en la mirada, dice que “la mirada es un hilo de plata entre el que habla y el que escucha”, no puede perderse el contacto visual, entre el que cuenta y el oyente.

En la segunda sesión de este taller una periodista de Onda Madrid aprovechó la ocasión y entrevistó a Maisa en directo para su programa, mientras, los alumnos iban preparando el relato que contarían a continuación, uno por uno, escogían el que creían adecuado y Maisa les corregía la forma de expresarse, la postura, el tono de voz, la mirada, y el alumno lo repetía hasta corregir todos los fallos.

El taller finalizó de una forma inusual, y sorprendente para todos, Maisa abrazó a todos los alumnos que habían asistido al taller, y con un mensaje de cariño, prometimos estar en contacto y nos despedimos hasta la próxima.


Coméntalo en redes sociales