Morosini y su ángel de la guarda

El pasado 14 de abril se suspendió toda la jornada futbolística en Italia, debido al catastrófico suceso que se produjo, la muerte de Piermario Morosini, el futbolista italiano sufrió un infarto durante el partido Livorno-Pescara. El jugador que ha jugado en diversos equipos de la Serie A y de la Serie B (Bolonia, Vicenza, Reggina, Pádova, Udinese)  además de haber participado en todas las categorías inferiores de la selección italiana, en la Sub-21, en concreto 18 partidos.

Arturo Herrera Díez.

Foto tomada de Flickr: primer partido del Udinese en el Calcio

Foto tomada de Flickr: primer partido del Udinese en el Calcio

Pues bien, si les parece que la suerte no le sonrió a este joven y prometedor jugador, lo que les contaré ahora les dejará un nudo en el corazón que difícilmente podrán deshacer. Hace unos años le tocó sufrir una experiencia muy desagradable, perdió a sus padres y posteriormente una gran desgracia, el suicidio de su hermano. Es normal que esta clase de cosas le dejarán mermado, pero éste se rehízo y luchó por sobreponerse a estas adversidades.

En el momento que sucedió su percance, transcurría el minuto 31, el italiano empezó a desequilibrarse y de repente se desplomó, consiguió ponerse en pie hasta en dos ocasiones, pero desgraciadamente terminó cayendo sobre el césped. De inmediato se le desplazó en ambulancia a un hospital, Santo Spirito di Pescara, allí llegó en parada cardiaca. El doctor De Blasi afirma: “a la clínica llegó muerto”. Morosini tendría que volver este verano al Udinese, ya que su periodo de cesión ya habría terminado y se supone que estaría rodado para jugar junto a Di Natale, su ángel de la guarda.

Antonio Di Natale y Morosini, coincidieron en las categorías inferiores del Udinese, ambos guardaban una estrecha relación y se apoyaban mutuamente, de hecho cuando la madre del capitán del  equipo de la provincia de Udine falleció, Morosini le ayudó a pasar ese mal momento. Di Natale le devolverá el favor, ya que su corazón se lo pide así, éste se hará cargo de la custodia y de los servicios pertinentes que necesite la hermana mayor de Morosini, que tiene una discapacidad psíquica, necesita un tratamiento psicológico periódico debido a su enfermedad.

Gestos como el de Antonio Di Natale hacen recapacitar de lo egoístas que somos en algunas ocasiones, que el fútbol quede en segundo plano por acciones tan especiales como ésta.


Coméntalo en redes sociales