Trágico final para Gabriel Vidrascu

El fatal desenlace sucede casi un año después de la desaparición de Ruth y José Bretón

Extraño desde sus inicios, el caso de Gabriel Vidrascu permanece abierto pese a haber alcanzado un trágico desenlace. El pequeño, de nacionalidad rumana y 12 años de edad, pidió permiso a su padre el último lunes de septiembre para ir a jugar a un parque de su barrio, Vicálvaro. Su familia no podía imaginar que no habría próxima vez para ver vivo a su hijo. Junto a una tabla de surf, el cadáver del niño fue hallado el jueves, 4 de octubre, en una laguna cercana al domicilio de la familia, tras estar diez días desaparecido.

|Esther Ampuero Gordo / Marta Baltar Gastardi / Fotografías: europapress

Garbiel Vidrascu

El pasado 24 de septiembre se hace noticia la desaparición del pequeño Gabriel Vidrascu, de nacionalidad rumana, en el barrio madrileño de Vicálvaro. Tras días de desaparición, se reciben falsos testimonios que dicen haberlo visto por diferentes ciudades del país.

Sus padres, cargando sobre sus hombros un calvario que los lleva a jornadas llenas de desesperación, empapelan el metro de Madrid y las  paradas de autobuses con fotografías y descripciones acerca del pequeño, así como datos que puedan facilitar y ayudar a sus familiares a encontrarlo. También se convocan concentraciones en apoyo a la familia.

Gabriel desaparece a los pocos días de haber estado en el parque de la Vicalvarada, cerca de su casa, donde mantiene una discusión con otros niños de etnia gitana. Uno de ellos avisa a su padre, que aparece con perros, bates de béisbol y barras de hierro. Los familiares del pequeño desaparecido y él tienen incluso que refugiarse en su casa bajo amenazas.

Tras este acontecimiento, los padres de Gabriel denuncian los hechos y todo parece regresar a la normalidad. Parece, porque al día siguiente, Gabriel vuelve a salir de su domicilio para ir al parque a jugar, pero el paso de las horas sin que el pequeño vuelva a casa, alerta a los padres, que comienzan a asustarse y preocuparse por el paradero de su hijo, así lo cita la madre al informar a fuentes policiales.

Comienzan las investigaciones y las sospechas, aunque no hay pistas acerca de dónde podría haber ido a parar el chico. Se duda de si podría haber sido un secuestro o una fuga voluntaria. Los padres, desconsoladamente, piden ayuda para encontrarlo y ser localizado cuanto antes.

4 de octubre. Tras días de búsqueda, investigaciones, falsos testimonios y ayuda ciudadana, se encuentra el cuerpo de Gabriel Vidrascu en una laguna cercana al barrio en el cual reside su familia. Se habla y piensa de un posible ahogamiento, pero se desconocen los motivos del mismo. La autopsia realizada por los equipos forenses afirma que el cuerpo no presenta síntomas de violencia y que el muchacho murió el mismo día debido a una parada cardiorespiratoria. Por qué ha terminado el cuerpo de Gabriel Vidrascu en esta laguna continúa siendo un misterio, aunque, según el equipo de la policía que lleva la investigación, la tabla de surf hallada junto al cadáver abre la opción de que el fallecimiento del niño pueda haberse tra

Ruth y José Bretón, desaparecidos el 8 de octubre de 2011

La familia apuesta por una segunda posibilidad, la existencia de alguien detrás del secuestro de su hijo. Mihaela, prima del pequeño, ha declarado a la prensa que “no fue un accidente. Él no ha ido nunca hasta allí. Ni acompañado, ni solo”.tado de un accidente del propio Gabriel. Un descuido, un simple juego que acabó en tragedia.

Los padres han compartido con los medios de comunicación su intención de repatriar los restos del pequeño a Rumanía, su país natal.

El trágico final de Gabriel Vidrascu llega casi un año después de la desaparición de Ruth y José, los niños de seis y dos años, supuestamente asesinados y quemados en la finca de Las Quemadillas por su padre, José Bretón, quien lleva preso desde el 21 de octubre de 2011 y es el único imputado en el caso. Los niños desaparecieron el 8 de octubre de ese mismo año en el parque Cruz Conde de Córdoba.

A las 20:30 horas de ayer, la plataforma “Justicia para Ruth y José” llevó a cabo en la Plaza de Padres de Gracia un acto simbólico en recuerdo por los dos hermanos, formando con velas la frase “Que no se apague la luz”.

El caso Bretón es otro suceso que sigue abierto, ya que aún quedan asuntos por resolver. Entre ellos, el divorcio de la pareja, Ruth Ortiz y José Bretón, padres de los niños desaparecidos en Córdoba. Está previsto en una primera declaración que la separación tenga lugar el próximo 19 de octubre. María Reposo Carrero, abogada de Ruth Ortiz, ha pedido ante el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Huelva que la declaración de Bretón sea realizada por videoconferencia, evitando así su traslado desde Córdoba a Huelva.

La familia de los pequeños asegura haber vivido un “auténtico calvario” el último año. Juan David López, primo de Ruth Ortiz, manifiesta que la madre de Ruth y José “superará” esta calamidad, pero apunta que “nunca olvidará” a sus hijos y que luchará y se armará de fuerzas por ellos.

Y mientras España contiene el aliento ante estos dramáticos sucesos, Gales siente que se le corta la respiración a causa de otra desaparición el lunes, 1 de octubre: la de April Jones, una niña de cinco años.

Cientos de voluntarios se han lanzado a las calles completamente volcados en la búsqueda de la pequeña, que fue vista por última vez jugando en los alrededores de su casa. Varios testigos aseguran haber visto a la niña subirse a un vehículo de tonalidades claras cuyo propietario podría ser Mark Bridger, un conocido de la familia de April.

April Jones, 5 años. Desaparecida el pasado lunes, 1 de octubre

Tras investigar el coche y el domicilio de Bridger, un veterano de 46 años, la policía ha encontrado “evidencias suficientes” para acusarle del asesinato de la niña. De hecho, en una rueda de prensa convocada el 6 de octubre, la policía presentaba tres cargos de “secuestro, intento de alteración de la justicia y asesinato” contra Mark Bridge.

Aunque descartan encontrar a la pequeña con vida, la familia y los vecinos de la zona aún no han perdido la esperanza de hallarla sana y salva.


Coméntalo en redes sociales