Tags

Información relacionada

Compártelo


Llevo la talla 44, ¿y qué?

Miguel Ángel Bollo
Estamos en el siglo XXI y parece mentira que sabiendo los problemas que acarrea el problema del peso en la población o incluso las enfermedades que pueden llegar a aparecer como, la bulimia o la anorexia, por obsesionarse a llegar a una talla, un desfile tan esperado, una semana tan valorada para el mundo de la moda, prohíba o como dicen ellos, “inviten” a la diseñadora italiana Elena Miró, a no desfilar sobre la pasarela Milán Fashion Week, una diseñadora que viste a mujeres a partir de la talla 44.
Lo que no se puede entender es que los diseñadores, algunos entrados en carnes, se nieguen a desfilar en pasarelas que se prestan a mostrar a mujeres con curvas, tallas grandes o simplemente mujeres de calle. ¿Qué quieren? ¿Vestir a señoritas llamadas perfectas, según sus cánones? Al final lo que van a conseguir es que sus diseños solo sirvan para los maniquíes que están expuestos en los escaparates de los grandes centros comerciales, ya que la gran mayoría de las personas tienen sus más y su menos. Con esto no queremos decir que se veten ahora a las chicas de tallas 36, sino que en una pasarela todo cabe, tanto mujeres de tallas 36 hasta mujeres de la talla 44 ó 46, básicamente porque la talla más vendida en España por ejemplo, es la talla 44, algo que les favorecería no solo a las mujeres de a pie sino a los mismo diseñadores que darían a entender que sus diseños, también pueden quedar bien añadiendo un trozo de tela mayor.
¿Dónde  ha quedado esa mujer de antaño que toda su obsesión era estar un poco rellenita para dar a conocer su posición?, antiguamente, las mujeres ricas mientras más gorditas mejor, eso era síntoma de que no pasaba hambre y que tenían dinero suficiente para vivir, algo que parece que ahora no está muy a la moda, si estas un poco entrado en carnes, siempre habrá un diseñador como Karl Lagerfeld o un evento como la pasarela Milán Fashion Week que te lo recuerde.
Debería haber más mujeres como Alejandra Yañez, modelo Plus Size, una mujer emprendedora y defensora de la mujer entrada en carnes, una mujer que ha tenido que crear “Premio Alejandra Yañez a la belleza alternativa”, un premio para fomentar que existan diseñadores que confeccionen para personas de tallas grandes, algo de lo cual se siente y orgullosa de ser y que  como dice ella: “una mujer es y puede ser guapa, teniendo la talla que tenga”,