Tags

Información relacionada

Compártelo


El misterioso mundo de Gregory Crewdson

>> Madrid acoge hasta el próximo 30 de enero de 2010 una exposición dedicada por completo a la obra de Gregory Crewdson. La Fábrica Galería, en colaboración con la neoyorkina Luhring Agustine Gallery nos invita a conocer el misterioso mundo de este fotógrafo americano.

Laura Cueto Morillo

Gregory Crewdson haciendo una foto en Pittsfield, Massachusetts

Crewdson (Brooklyn, EE.UU, 1962), residente en Nueva York, es miembro del Departamento de Fotografía de la Universidad de Yale. Sus imágenes forman parte de colecciones en museos de todo el mundo: el MoMa (Nueva York), el MOCA (Los Ángeles) y el Reina Sofía (Madrid).

La exposición consta de quince fotografías realizadas entre 2006 y 2007 y de tres más a gran escala de su serie más reciente “Beneath the Roses”.

Gregory Crewdson, que muchos consideran el líder de toda una joven generación de artistas que combinan en sus obras la ficción y los recursos narrativos que se derivan del cine, formó parte en su juventud, del grupo de punk rock “The Speedies” que por aquel entonces cantaba uno de sus grandes éxitos “Let Me Take Your Foto”. ¿Quién iba a decirle a Crewdson, que años después esa frase estaría tan acorde con su presente?

Con sus fotografías retrata escenas de hogares surrealistas y vecindarios norteamericanos. Capta momentos que parecen fragmentos congelados de historias en las que los barrios residenciales se sumergen en extrañas e inexplicables situaciones. Sus instantáneas recuerdan a clásicos del cine de eternos directores como Alfred Hitchcock y David Lynch. Y aunque insiste en no comparar sus fotografías con narraciones cinematográficas, su trabajo es muy parecido al de un director de cine ya que sus mundos ficticios se montan con la ayuda de un equipo de hasta 35 personas.

Sus influencias son maestros como Edward Hooper, Diane Arbus o William Eggleston.

El significado y el sentido de las imágenes de G.Crewdson es oscuro y parecen reflejar algún tipo de trauma o de represión. Su primera serie, “Natural Wonder” (1992-1997) se compone de escenas en las que animales son protagonistas de extraños rituales. Pero con el tiempo, su trabajo ha ido evolucionando: los ángulos de la cámara son más abiertos ylas escenas están mejor iluminadas y más elaboradas. Estos progresos se reflejan en sus imágenes actuales en las que parece que la luz intenta darle vida a personajes perdidos en sus problemas que componen un mundo imaginario y dibujado, compartiendo un espacio pero ningún tipo de emoción.

Son fotografías son dramáticas y misteriosas. Esconden la oscuridad del sueño americano en un paisaje emocional y psíquico en el que se exageran los rasgos cotidianos y lo inexplicable se hace real de una forma excepcional.