Obama, el más visto por su discurso sobre la muerte de Bin Laden

El pasado martes se daba a conocer los índices de audiencia en los que al parecer más de 56 millones de americanos vieron el discurso que emitió el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, acerca de la muerte del líder etarra, Bin Landen.
Athenea García Farfán.
Lo sorprendente de este suceso es que a pesar de que el video fue emitido en la noche del domingo, poco tiempo antes de la medianoche en la costa este de Estados Unidos, y de que se realizó un aviso poco antes, la intervención del presidente fue vista por más telespectadores que sus dos discursos sobre el Estado de la Unión.

emisión del discurso del presidente americano

emisión del discurso del presidente americano, en el que anuncia la muerte del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden. Foto: Europa press


Al parecer cerca de unos 56.5 millones de ciudadanos americanos se sentaron en sus sofás y decidieron encender el televisor para así poder escuchar anunciar a su presidente que las fuerzas de los EEUU habían logrado matar al tan perseguido líder de Al Qaeda en Pakistán, tras haber pasado 10 años después del fuerte ataque terrorista del 11-S en Nueva York y Washington, según informo Nielsen en un comunicado.
El discurso de Obama que fue más televisado que el  que emitió el pasado  marzo, en el que explicaba a todo el país las acciones militares que se produjeron en libia por parte del ejército americano, fue superado por el de la muerte del líder etarra, ya que obtuvo  una media de unos 25,6 millones de espectadores más.
En enero del 2010 su primer discurso sobre el Estado de la Unión, atrajo a unos 48 millones de personas,  cifra que finalmente termino por caer en un 11 por ciento  a finales de ese año pasando, así a 42,8 millones. En contraste a ello el programa americano, líder en entretenimiento en Estados Unidos. American Idol, qu empezó en mayo atrae a cerca de 25 millones de espectadores en cada capítulo que emite.
Por otro lado la intervención de Obama, que fue transmitida por nueve cadenas distintas de televisión estadounidense en directo, consiguió que millones de personas salieran a las calles cercanas a la Casa Blanca, como  el sitio donde se levantaba el World Trade Center en Nueva York y a Times Square, para celebrar con gran euforia la noticia.