Ghost Rider vuelve a subir a su moto

Jonhny Blaze (Nicolas Cage) intenta recuperar a toda costa su alma en esta segunda entrega de la saga del Motorista fantasma ‘Ghost Rider: Espíritu de venganza’, su maldición es más poderosa e incontrolable. Gracias a un monje de la Orden de Miguel Ángel, Moreau, encontrará un atisbo de esperanza y la fuerza necesaria para enfrentarse a quien le llevó a una vida repleta de tortura y terror, Blackout. El viernes 24 de febrero se estrena en los cines españoles en 3D este largometraje de acción con tintes de humor que recuerda a su origen como cómic.

Marina Linares

GHOST RIDER SPIRIT OF VENGEANCE
GHOST RIDER SPIRIT OF VENGEANCE

 

Nicolas Cage vuelve a dar vida al motorista fantasma de Marvel, Blaze. Una aventura que protagonizará junto a  Idris Elba (de la serie ‘The wire’ y la película Thor)  y el joven actor español Fergus Riordan.

Blaze acepta un trato de un monje de la Orden de Miguel Ángel, Moreau (Idris Elba) para salvar a una madre y su hijo del temible Blackout, un enviado del demonio que le convirtió en un atormentado espíritu maldito con ansias de venganza. Un alma perdida que cada vez es más fuerte e incontrolable. Esta segunda parte de Ghost Rider, dirigida por Mark Neveldine y Brian Taylor  inyecta una gran sobredosis de acción desde el primer minuto de película con pinceladas de humor, a veces desacertadas, y con facilidad para sacarte de la película. Aunque está íntegramente en 3D, la conversión no ha sido demasiado eficaz. Aun así, los efectos especiales inundan las escenas de este largometraje como si estuviera extraido de un videojuego. Una trama predecible pero entretenida con picos de tensión que te mantienen sin parpadear.