Tags

Información relacionada

Compártelo


De la ley a la ley y mediante la ley

>> El Museo de Adolfo Suárez y la Transición firmaron un acuerdo con la Universidad Europea de Madrid para colaborar en el estudio y difusión de la Transición española. El pasado 15 de diciembre se cumplían 33 años de la ratificación en referéndum de la Ley de la Reforma Política, que obligaba a celebrar elecciones y a que los miembros del Congreso y el Senado fueran elegidos por Sufragio Universal. En torno a ese hecho se debatió en una mesa redonda.

Raquel Pastrana Rodríguez

En la imagen, el Presidente de la Diputación de Ávila, Agustín Gonzalez; Águeda Benito, Rectora de la Universidad Europea de Madrid; David Cariol, profesor de Derecho de la Universidad Europea de Madrid; Joaquín García Romanillos, Secretario General de l (UEMCOM)

El pasado 15 de diciembre se cumplían 33 años de la ratificación en referéndum de la Ley de la Reforma Política, que obligaba a celebrar elecciones y a que los miembros del Congreso y el Senado fueran elegidos por Sufragio Universal. En torno a ese hecho se debatió en una mesa redonda.

El acto se celebró en la localidad abulense de Cebreros, que rinde homenaje a quien fuera presidente del Gobierno entre 1976 y 1981, Adolfo Suárez, así como a la etapa histórica que protagonizó. Manolo Ortiz, colaborador de la Secretaría General del gobierno de Suárez calificó el museo como “Acto y museo de justicia”.

La visita contó con un recorrido por “el túnel del tiempo” donde quince audiovisuales, veintiocho pantallas, una sala de proyecciones, siete cabinas para módulo transversal, cinco espacios de sonido, 350 fotografías, maquetas y paneles, entre otros elementos, muestran la Transición Española.

Entre las curiosidades, figuran cabinas en cuyo interior se escuchan canciones emblemáticas de la Transición como ‘Libertad sin ira’, de ‘Jarcha’, o ‘Habla pueblo, habla’, de ‘Vino Tinto’, un Seat 600, símbolo del desarrollismo y un escaño original de la época.

En el exterior del museo, figuran los bustos de los siete padres de la Constitución, realizados por el escultor Santiago de Santiago Varias. En el interior la muerte de Franco, la coronación del Rey, las primeras elecciones democráticas, los primeros comicios y el proceso constitucional, y la consolidación del proceso.

Tras la visita de las instalaciones, se abrió una mesa redonda donde se contó con la presencia del presidente de la diputación de Ávila, Agustín Gonzalez, Águeda Benito, Rectora de la Universidad Europea de Madrid, David Cariol, profesor de derecho de la Universidad Europea, Joaquín García Romanillos, Secretario General de la Abogacía, Fernando Alcón, amigo de Adolfo Suarez y Daniel de Fernando, estos dos últimos Diputados de UCD por Ávila en las Cortes Constituyentes.

En primer lugar, se firmó un acuerdo con la Universidad Europea de Madrid para colaborar en el estudio y difusión de la Transición Española.

Joaquín García Romanillos quiso recordar la figura de Adolfo Suárez y todos los hechos que le rodearon. “La Transición española solo se pudo dar con la reforma y no con la ruptura”, así explicaba Romanillos que la única forma de transición de la dictadura a la democracia era la reforma. “Pasar de la ley a la ley y mediante la ley”, insistió en varias ocasiones.

Fernando Alcón tomó la palabra hablando desde la emoción, como amigo de Adolfo Suárez. Destacó adjetivos como generosidad, valentía y nobleza, y se los atribuyó al ex presidente del Gobierno, como la persona que consiguió mediante el diálogo superar la dificultad de cambiar el régimen y oponerse a él.

Para finalizar se abrió una ronda de preguntas donde se pudo contar con las declaraciones de Manolo Ortiz quién se mostró muy satisfecho con la labor del museo de Adolfo Suarez y lo calificó como “Museo de justicia”.