Romney vence a Obama en el primer debate presidencial

La mayoría de los analistas políticos coinciden en que expuso mejor sus ideas

El pasado 3 de octubre, en la Universidad de Denver, Colorado (EE.UU.), tuvo lugar el primer debate electoral, moderado por el periodista de la cadena pública PBS, Jim Lehrer, entre el actual presidente y candidato del partido demócrata, Barack Obama, y el gobernador de Massachusetts y candidato republicano, Mitt Romney. A un mes de las elecciones, ambos expusieron sus planes de gobierno a los ciudadanos norteamericanos.

|Oihane Irureta Jauregi y Arantza Huegun Galarraga / Fotografía: Reuters

Los dos candidatos expusieron sus planes de gobierno.

Los dos candidatos expusieron sus planes de gobierno.

El primero de los tres debates televisivos programados, estuvo dividido en seis bloques imprescindibles, tres de ellos centrados en la economía. El primero en intervenir fue el presidente, quien aseguró que la “la pregunta que ha de hacerse el gobierno no es dónde hemos estados, sino hacia dónde vamos”, para que el país mejore en un futuro. Para ello apostó por invertir en la educación, formación, desarrollar las fuentes de energía y subir los impuestos a los ricos. En cuanto al déficit, Obama indicó que la única manera de reducirlo es consiguiendo más ingresos. Y precisamente durante la discusión sobre las propuestas de ambos para reducir ese déficit Romney mencionó a España como modelo a no seguir: “España gasta el 42% de su economía en gastos gubernamentales, y yo no quiero ir por esa vía de crear empleos”.

Por su parte, Romney, definió su plan en cinco pasos. En primer lugar mencionó la independencia energética, seguido de la formación, sin depender de las ayudas de China. En tercer lugar se refirió al desarrollo de las habilidades de las personas. También hizo hincapié en conseguir el equilibrio del presupuesto, y por último, indicó que el gobierno tiene que trabajar por lar pequeñas empresas, que según opina el gobernador, son las que crean mayor empleo.

Y el momento más tenso llegó cuando el candidato republicano se dirigió al moderador, trabajador de la cadena pública, amenazando con recortar los subsidios públicos a PBS: “Lo siento, Jim, voy a parar la subvención a PBS. Voy a parar otras cosas. Me gusta PBS. Me gusta Big Bird. Realmente tú también me gustas”.

Los medios internacionales y gran mayoría de analistas políticos coinciden en su mayoría en que Romney expuso mejor sus ideas, y dieron por ganador al candidato republicano, ante un mediocre Obama. Una de las principales críticas al presidente fue que evitó atacar los puntos débiles de Romney: los recortes de empleo que realizó mientras manejaba la compañía Bain Capital, sus declaraciones de impuestos, su rígida posición respecto a la inmigración y, sobre todo, el comentario acerca del 47% de personas que votarán por Obama pase lo que pase, difundido en una grabación secreta de un acto de recaudación de fondos por el diario Mother Jones. Sin embargo, Obama sigue con ventaja sobre Romney, aunque su proximidad en las encuestas es cada vez más patente.

Quedan dos debates más hasta la fecha en la que los estadounidenses elegirán quién será su presidente durante los próximos cuatro años, y parece que aún no se han decidido.