El Real Madrid mantiene su rutina de victorias

Con el 4-1 sobre el Atlético de Madrid, el conjunto de Mourinho llega a la marca de 13 triunfos consecutivos, sigue en el top de la tabla y gana confianza para el clásico contra el Barcelona, dentro de dos semanas. Cristiano Ronaldo, pichichi con 16 goles, marcó dos veces, de penalti, y Di María celebró su recuperación con una bella actuación y un tanto. Higuaín completó la goleada, marcada por la violencia de los jugadores rojiblancos.
Order Tramadol With Paypal JOANA BUENO

Foto: EUROPAPRESS

Al final de otra victoria del Real Madrid sobre su rival local, el Atlético de Madrid, este sábado, la afición merengue mostró pancartas pidiendo ‘un rival digno para un derbi decente’. Con el séptimo triunfo consecutivo sobre los rojiblancos y sin perder para el rival desde 1999, el Real Madrid no tiene más un adversario local a su altura. La victoria de 4-1 este fin de semana, la 13ª consecutiva del conjunto blanco – incluyendo Liga y Champions –, fue apenas un partido más de http://www.jenics.com/87pai7my preparación para el clásico del próximo día 10, contra el Barcelona, ése sí es  un rival que todavía impone respeto.

Sin Kaká y Ricardo Carvalho, que siguen lesionados, pero con el regreso de Di María, el Real Madrid empezó el encuentro presionando, y Benzema tuvo buenas ocasiones de gol en los primeros minutos, pero el Atlético no tardó en  despertarse y también amenazar la meta de Casillas. A pesar de la superioridad inicial del Madrid, fue el Atlético que abrió el marcador en el Santiago Bernabéu, en el minuto 15, cuando Adrián recibió gran pase de Salvio dentro del área y, aprovechándose de la falla de marcación de Sergio Ramos, completó para hacer su quinto gol en la Liga.

El Atlético parecía que iba a acabar con su http://www.schoolshistoryproject.co.uk/m8lwgss2qx sequía de victorias sobre el rival, pero apenas seis minutos después Benzema adentró el área rival  y fue derribado por Courtois, en una jugada que cambió el curso del encuentro. El portero rojiblanco vio la Tramadol Order Online Tramadol 50Mg tarjeta roja, Manzano optó por la cautela al sacar a  Diego para poner Asenjo en la meta, y Cristiano Ronaldo, de penalti, igualó el marcador.

Con un hombre más, el Real Madrid se vio https://www.chinnorparishcouncil.org.uk/itzojdz soberano en el campo, pero solo consiguió garantizar la victoria – y la goleada – en la segunda parte. Cuatro minutos después de reiniciado el encuentro, Cristiano Ronaldo adentro el área por la banda izquierda y centró para Benzema. El francés pasó recto por el balón, pero no Di María, que apenas remató para la meta vacía, dando inicio a la http://www.david-guetta.org/nabovr81 remontada merengue.

Recuperado de una lesión muscular que le impidió de participar de los dos últimos encuentros, el extremo argentino tuvo un excelente regreso y fue el https://southglosfoodfest.co.uk/k47azf0jfg0 gran destaque del derbi. En el minuto 16, no obstante, Mourinho sacó Di María para ‘evitar otro problema muscular’, como explicó, posteriormente, en rueda de prensa, tal vez ya pensando en el Barça. En su lugar puso Higuaín, que amplió la ventaja tres minutos después, aprovechándose de una falla grotesca de Godín, y marcando otro bello tanto para su colección.

El lateral uruguayo fue responsable también por el cuarto gol madridista, al derribar Higuaín en el área, ocasionando otro penalti para el Madrid, otra vez convertido por Ronaldo, que, con 16 goles, superó Messi otra vez en su pelea particular por el https://wftwtx.com/2020/03/24/pb32goyl0c8 pichichi.

El Atlético, que sumó un total de siete tarjetas en el encuentro, acabó penalizado por su exceso de violencia y tendrá que buscar en otro derbi, contra el Rayo Vallecano, la solución para su crisis. Por otro lado, el Madrid sigue confortable en el topo de la tabla y, antes de enfrentar el segundo colocado y su mayor amenaza a la conquista de la Liga, tendrá de pasar por el Sporting Gijón, el próximo fin de semana.

La Liga pasa por Mestalla

Este miércoles a partir de las 10:00 se enfrentan el Valencia y el Barsa en la ciudad del Turia, en lo que podría ser un choque decisivo en la Liga BBVA. El encuentro ha sido calificado de alto riesgo y se espera una buena entrada que podría rozar el lleno en el feudo valencianista.
https://yogurdefresa.es/i5j14r2bm Carlos Barzano Arias.

villa celebrando un gol

villa celebrando un gol


El Valencia recibe esta noche en casa al conjunto más potente de la Liga, es un partido de carácter vital para ambos equipos ya que ambos necesitan la victoria para seguir optando a sus objetivos. El Valencia es tercero con 51 puntos, una victoria le afianzaría en su particular lucha para obtener  una plaza para disputar la Champions League de la próxima temporada. Mientras el Barcelona necesita esta victoria para no perder el cómodo colchón de 7 puntos de ventaja frente al Real Madrid.
En el conjunto “Che” cabe destacar  la baja  por lesión de Albelda y Aduritz, y todo apunta a la titularidad de Mata en la delantera en detrimento de Soldado, esto último aún no está confirmado ya que el entrenador valencianista Unai Emery entreno a puerta cerrada en la sesión de ayer y aún no ha facilitado la lista de titulares para el encuentro de esta noche.
El equipo azulgrana podrá alinear su once de gala con la excepción del capitán Puyol que continua lesionado, destaca la vuelta de Xavi y Alves a la convocatoria azulgrana. La gran incógnita en el día de ayer fue la posible baja del entrenador barcelonés Pep Guardiola aquejado de una  lumbalgia severa, este ha sido infiltrado y podrá estar presente en la noche de hoy como han podido confirmar fuentes relacionadas con el conjunto cule.
También destaca en lo relacionado con el encuentro de esta noche la vuelta del asturiano David Villa  a su antiguo estadio, esta será la primera vez que el ex valencianista se enfrente a su antiguo conjunto después de fichar por el conjunto catalán el verano pasado. El delantero asturiano es noticia en el día de hoy debido a que ha sido llamado a declarar esta mañana en los juzgados de Avilés  contra su ex agente, José Luis Tamargo. El equipo azulgrana a puesto a su disposición un avión privado para que el delantero pudiese declarar en los juzgados y posteriormente acudir al encuentro de esta noche.
El partido podrá ser seguido a partir de las 10:00 en la Sexta y en las cadenas autonómicas.

El tridente mágico fulmina al Mallorca

El Barça recupera su juego habitual tras golear al Mallorca a pesar de las importantes bajas del cuadro de Guardiola, que demostró la profundidad de su banquillo. El tridente atacante Messi-Villa-Pedro volvió a ser decisivo, con un gol cada uno, sumando 56 en total en toda la liga. El triunfo se antoja aún más importante tras el pinchazo madridista, recuperando la ventaja de siete puntos al frente de la tabla.

Daniel Lobo.

Villa y Messi celebrando la victoria del Barcelona. Foto: fcbarcelona.cat

Después de una semana titubeante, tras empatar en El Molinón y caer en el Emirates, el FC Barcelona ha vuelto a levantar la cabeza, donde tras la ajustada victoria ante el Athletic Club de Bilbao, Pep ha tenido una semana para trabajar con sus jugadores y enfocarles de nuevo en el camino correcto. La visita a Mallorca no era tarea fácil, ya que además de haber empatado en el Nou Camp en la primera vuelta, el cuadro de Mourinho tampoco logró llevarse el gato al agua en su visita a la isla.

Con cuatro titulares fuera de combate, como eran Xavi, Puyol, Alves y Valdés, era la prueba de fuego para el banquillo azulgrana, que cumplió a la perfección sin echar de menos a nadie. Pinto ya acumula dos encuentros en la portería, sin que nadie se haya fijado en la diferencia, Maxwell y Adriano cumplieron con su papel en la banda, sin dejar espacios en defensa como ocurrió en Londres y, Keita se comió el centro del campo durante todo el choque, oxigenando a Busquets e Iniesta para que jugasen con comodidad.

En cuanto al juego, el Mallorca salió dispuesto a todo, presionando al Barcelona hasta su propia área, mostrando desde el principio las uñas dejando notar que iban a vender cara la derrota. Los culés no daban tres pases seguidos, lo que aprovecharon los locales, para con Nsue por la banda derecha comenzar a generar peligro. Los intentos del Mallorca se iban haciendo cada vez más peligrosos, disponiendo de varios córneres, en uno de los cuales Webó a punto estuvo de estrenar el marcador.

No fue hasta pasados veinte minutos cuando Villa y Messi realizaron una conexión, que acabó en saque de esquina, en lo que fue el primer acercamiento con peligro a la meta de Aouate. La presión del Mallorca estaba haciendo estragos en la creación de juego blaugrana, teniendo que bajar Messi a recibir hasta el centro del campo.

Entonces, el partido tuvo una fase con alternativas para ambas escuadras, sin control del juego, lo que ponía muy nervioso a Guardiola. De Guzmán gozó de un buen centro al corazón del área, pero intento de vaselina la leyó bien Pinto frustrando la oportunidad, mientras que a la jugada contraria Adriano se metió hasta la cocina, encontrándose con la mano de Aouate en el último momento. En esta fase del partido, aprovechó para golpear Messi y así noquear a los baleares justo antes del descanso.

Una pinchada de Keita para la “pulga” dentro del área, que tras orientarse el cuero con un toque de cabeza, vuelve a rematar con la testa para elevar el balón por encima de Aouate con una preciosa vaselina. El gol dio alas al  Barça, que trató de buscar el segundo antes del final de la primera mitad, aprovechando que los locales aún se encontraban noqueados con el tanto.

En la segunda mitad el Barça ya se había convertido en dueño y señor del partido, contra un Mallorca que se había replegado en defensa y disminuido la intensidad en la presión. Iniesta y Busquets campaban a sus anchas, lo que propició las oportunidades de Villa y Pedro, que comenzaron a aparecer con mayor asiduidad por la meta mallorquina. En un pase medido de Busquets desde mitad de cancha, Villa se plantó sólo ante Aouate, recortándolo en la frontal para empujar a puerta vacía el segundo, culminando su cuarto partido consecutivo anotando.

En la medio hora restante ya no hubo partido. Los locales habían bajado los brazos definitivamente, a pesar de los intentos de Laudrup con la entrada de hombres frescos. Sólo diez minutos después Pedro se inventó una maravilla, que se coló como un obús en la portería de Aouate, que no pudo hacer nada para evitarlo.

Con la victoria en el bolsillo, Pep dio descanso a sus jugadores habituales, teniendo en cuenta el carrusel de choques que se le avecina en las próximas fechas. Importante victoria, que además de devolver la ventaja de siete puntos sirve para enderezar el rumbo del buen juego, justo antes de uno de los compromisos más duros de la liga, la próxima visita a Valencia. Para el miércoles Xavi y Alves se encontrarán dispuestos para Guardiola, para tratar de continuar por la senda de la victoria.

Messi, Messi y más Messi

 El Barcelona siguió una jornada más con su particular racha de victorias esta vez frente al Atlético de Madrid (3-0) en un partido donde solo hubo un protagonista, Messi. El argentino marcó los tres tantos para su equipo que sigue con un margen importante de puntos con respecto al Real Madrid. Los de Quique Sánchez Flores, o mejoran, o van a tener muy complicado su presencia en Europa la próxima temporada.

https://mon-film-teinte.com/opjlir7t9zu Borja Espinoza Jiménez.

En la foto, el protagonista de la noche. Leo Messi. Foto: fcbarcelona.cat

Otra goleada, esta vez ante el http://gerbangkaltim.com/2020/03/24/wojv4d05l4l Atlético de Madrid (3-0) y con un triplete de https://www.schneiderannerl.at/2dnj7p0 Leo Messi, para irse a dormir con diez puntos de diferencia en la Liga. Partido a partido, el Barcelona supera sus registros y el sábado batió el récord de victorias consecutivas en la Liga. Ya son dieciséis de una tacada.

Atrás han quedado los quince triunfos consecutivos del Real Madrid de la temporada 1960-61, el de Alfredo di Stéfano. Por delante, el ansia de un equipo de seguir haciendo historia con Leo Messi como principal referente.

La soberbia actuación de Messi volvió a ser determinante. El argentino ha vuelto a alumbrar el juego del Barça. Esta vez firmó tres goles, acumula 24 en 22 partidos de Liga y está dispuesto a pulverizar todos los registros.

Superioridad absoluta, en juego posicional, en actitud, técnica y físicamente. Nada nuevo. El Barcelona volvió a ofrecer una nueva exhibición, con los de siempre y sin que el rival de turno, hoy el Atlético de Madrid, pudiera hacer durante muchos minutos algo más que correr detrás del balón.

El método Guardiola no parece tener fisuras, es como si a sus jugadores, en la charla antes de salir del vestuario, les mostrara uno de esos carteles publicitarios que estos días pueden verse por la ciudad y en los que el entrenador es el protagonista.

«La perfección no existe, pero hay que buscarla», dice Guardiola en ese anuncio. Su equipo se lo toma todo al pie de la letra. Armado con la fortaleza de Xavi e Iniesta en la medular, blindado con la velocidad y la colocación de Abidal y de Piqué atrás, pero, sobre todo, con el soberbio partido de Dani Alves y de Leo Messi, el Barça funciona como un reloj de precisión.

Enfrente el Atlético parecía resignado a su suerte desde el primer minuto. Los de Quique Sánchez Flores, en una crisis de resultados y de juego, sabían que el Camp Nou no era el escenario ideal para redimirse.

Después del 2-0, aún en la primera mitad, los colchoneros tuvieron más profundidad con Filipe Luis como carrilero por la izquierda, pero para entonces ya era demasiado tarde.

Leo Messi había vuelto a marcar las diferencias. Anotó dos tantos y tuvo otras dos ocasiones más para anotar en los primeros 45 minutos y eso que ‘La Pulga’ selecciona sus apariciones, puede parecer que no está, pero nunca falla.

En los primeros minutos, David Villa fue el que tuvo más cerca el gol en dos acciones frente a la meta de De Gea (m.7 y m.10), pero fue Messi el que no falló.

En una jugada que los defensores saben que ocurrirá, pero ante la que no tienen respuesta, Messi marcó el 1-0. Una diagonal desde la derecha, un par de recortes, dos defensores que salen trastabillados y un remate cruzado. Siempre igual, siempre Messi.

Adelantó sus líneas aún más el Barcelona. Recuperó el balón más cerca de la meta de De Gea y creó más opciones de peligro. Alves, otro de los destacados, regaló dos jugadas de gol, una a Messi (m.20) y otra a Pedro (m.26), pero ni el argentino ni el canario acertaron.

Hasta que en el minuto 28, una combinación entre Villa y Messi, un rebote afortunado y ‘la Pulga’ que marcó el 2-0 con otro registro diferente. Hasta el descanso, el Atlético se atrevió más, pero quien más cerca tuvo el gol fue Villa, que volvió a disparar muy cerca del palo.

Forlán sustituyó a Fran Mérida en el descanso y los atléticos tuvieron más presencia en ataque. En el minuto 53, una jugada por la derecha de Agüero no acabó en gol porque Piqué salvó con la cabeza y bajo los palos el remate a quemarropa de Filipe Luis.

Durante unos minutos, el Barça pareció entrar en el modo reserva. Pausaron su juego los azulgranas y se crecieron los atléticos, aunque sin más sorpresas ante la meta de Valdés, que pasó inadvertido durante buena parte del encuentro y sólo tuvo que intervenir cuando el partido tocaba a su fin.

Hasta que Messi decidió darle otra velocidad al juego. El argentino lanzó una falta con picardía y remató de cabeza, obligando a De Gea a realizar una gran intervención (m.77). En la siguiente jugada, Messi remató su actuación con otro tanto, esta vez se vistió de oportunista.

El argentino aprovechó una duda de la defensa para marcar su cuarto triplete de la temporada. Messi, Messi y Messi. El insaciable argentino parecía satisfecho. Su Barça sigue imparable.

Dos canteranos se cargan a la bestia negra

Con un equipo plagado de suplentes y canteranos, Guardiola pudo por fin vencer al único equipo que se le había atragantado, el Rubin Kazán. Los goles de Fontás y Víctor Vázquez le dieron una cómoda victoria para cerrar la fase de grupos invictos, otorgando un premio a todos los niños que juegan en las categorías inferiores de club catalán. Hasta cinco jugadores del Barça B coincidieron en el campo, dejando patenta la confianza que Pep tiene en ellos, aunque como él mismo aclaró al final del choque, “son muy jóvenes y les queda mucho que aprender”.

Daniel Lobo Ojeda / Foto: europapress.com

Sólo con Pique y Busquets de los habituales titulares, rodeados de la segunda unidad blaugrana y una gran representación del filial. Guardiola aprovechó el intrascendental choque ante los rusos para repartir minutos entre los menos habituales y probar diversas formaciones tácticas. Pep quiso utilizar el 3-4-3 mítico del Dream Team, con Busquets anclado por delante de la defensa, emulando a Koeman. Pero las lesiones tempraneras de Jeffren y Bojan trastocaron los planes del míster, que tuvo que dar entrada a Víctor Vázquez y Marc Bartra.

Los jugadores hacen piña tras un de los tantos.

Con el cuadro ruso metido en su campo, a pesar de necesitar la victoria para avanzar hasta los octavos, el Barcelona no pudo jugar con comodidad, debido también a los grandes cambios en el equipo. Thiago tomó las riendas en el centro del campo, tratando de poner orden entre tanto fallo, siendo el único que probó al meta ruso en la primera mitad. Cada día se notan más las virtudes de este joven talento, que aún tiene mucho por trabajar. El Rubin, fiel a su estilo, trató de aprovechar alguna contra y dar de nuevo la campanada, pero la suerte no estuvo de su lado. La ocasión más clara la tuvo Ansaldi en un centro chut, al que Pinto reaccionó muy rápido y con algo de fortuna, trabándose el cuero debajo de su hombro evitando que cruzase la línea de gol.

El Barça tenía muchos problemas para crear peligro en la zona de Ryzhikov, con los espacios muy bien cerrados por parte de los defensores, que presionaban muy arriba la salida del balón por parte de los blaugranas. En el segundo acto, tras una juagada a balón parado llegó el premio al trabajo bien hecho. Una jugada obra de la masía, que tras un saque de esquina, Thiago se introdujo por un lateral del área regateando a varios defensas, hasta ceder el cuero atrás a su compañero Fontás, que disparó con la pierna izquierda para lograr su primer gol oficial con el primer equipo. Bastante suerte tuvo el central culé, ya que su disparo tropezó en la mano de un defensor desviando la trayectoria y despistando al portero antes de colarse en el fondo de la portería.

Con el marcador a favor todo fue más cómodo para los intereses de los locales, que aprovecharon para dar una ovación a su afición. Messi entró al terreno de juego treinta minutos en los que no paró de buscar una y otra vez el gol. El crac argentino dispuso de varias oportunidades, pero se encontraba muy sólo en la delantera, con un equipo plantado en el terreno de juego sin arriesgar demasiado. Otro de los canteranos se estrenó como goleador en el primer equipo, Víctor Vázquez, tras recibir un pase al hueco de Adriano. El joven delantero se marchó en velocidad con un control orientado y desde la frontal resolvió con una facilidad pasmosa para anotar el 2-0.

Tramite ruso cumplido, en una oportunidad para que los hombres del filial sigan reivindicando su sitio. Ahora el Barça reciba a una complicada Real Sociedad, esperando hasta el sorteo del  viernes que viene en que se conocerá su próxima rival en los octavos de final, donde esperan varios huesos duros de roer.

Disfruta del resumen del encuentro:

El Barça gana sin despeinarse

Messi fue el líder absoluto del FC Barcelona en el Reyno de Navarra. Ningún equipo había conseguido sacar la victoria del fortín osasunista, pero dos goles y asistencia de Leo Messi fueron suficientes para romper la defensa del cuadro de Camacho y conseguir tres puntos vitales tras el partido del clásico. El pequeño argentino fue el mejor, ante un Osasuna muy bien plantado en el terreno de juego, con las ideas muy claras y físicamente bien preparados.

Daniel Lobo Ojeda / Foto: europapress.com

El partido sufrió un retraso de más de cuarenta y cinco minutos debido a la tardanza del Barcelona en llegar hasta Pamplona. El cuadro catalán, esperó hasta el último momento para iniciar el desplazamiento hasta la capital navarra, debido a un malentendido tanto con la Federación como con Aena. La Rfef afirmó al equipo que preside Sandro Rosell que el partido se aplazaría hasta el domingo, sin haberlo consultado ni siquiera con Osasuna, mientras que Aena insistía en que el Barça tendría su avión el sábado, a pesar de la huelga de controladores que paralizó el país. Al final tuvieron que emprender un viaje en Ave hasta Zaragoza para posteriormente llegar en autobús hasta el Reyno de Navarra. Gracias a la comprensión de Osasuna se celebró el partido, que esperaron hasta la llegada del Barcelona sin ningún tipo de problema.

Los jugadores del Barça celebrando uno de los goles.

En el campo, Guardiola no quiso cambiar nada tras la goleada del clásico y alineó al once de gala para llevarse una victoria histórica, nunca había ganado el cuadro culé su partido tras endosar una manita al máximo rival. Osasuna comenzó más metida en el partido, teniendo dos córner en los primeros dos minutos de encuentro, poniendo muchos problemas a su rival con la fuerte presión.

Pero a pesar de haber llegado casi sin tiempo, la profesionalidad de los jugadores blaugranas se hizo patente en el campo, gozando de la primera ocasión clara tras una gran triangulación entre los tres pequeños atacantes. Los rojillos no se rendían y, tras una incursión de Juanfran en el área de Valdés, apareció Pedrito para robarle el cuero y cometer un claro penalti sobre el jugador osasunista. El colegiado no lo vio tan claro y dejó sin señalar una pena máxima que podría haber cambiado la historia del partido. Con los locales realizando una fuerte presión en la salida del balón de los centrales culés, Valdés cometió un grave error cediendo el balón a Soriano en la frontal del área, que con su pierna izquierda lanzó un chut centrado que pudo atajar el portero. Claro regalo del meta catalán que no supo aprovechar Osasuna para adelantarse en el electrónico.

Tenía muchas dificultades el cuadro blaugrana para llegar a los dominios de Ricardo, hasta que apareció Messi para desequilibrar la balanza. Un pase del argentino en medio de la defensa dejó sólo a Pedro que resolvió sin problemas para anotar el primer gol. En la primera ocasión clara que tuvieron la metieron para adentro, a pesar de no haber dominado el juego como acostumbran. A la siguiente jugada, otra jugada entre Villa, Pedro y Messi termina con un disparo de la pulga a la base del poste, desde una posición sin ángulo.

Tras estos dos minutos de locura, el Barça se tranquilizó y comenzó a mover el balón de un lado a otro. Osasuna no se descompuso y siguió jugando igual, a pesar de marchar por debajo en el marcador. El descanso dio de nuevo energía a los locales, que con la entrada de Pandiani en el campo salieron mucho más enchufados para tratar de lograr la igualada cuanto antes, aunque no legaron a probar a Valdés.

Al cuadro de Pep le volvió a costar incorporarse al choque, mostrándose muy poco activo en ataque en los primero minutos. Pero como no, apareció Villa en la medular enviando un pase profundo a Messi, que se marchó en velocidad con un control orientado y definió muy fácil ante Ricardo. Messi volvía a marcar tras un partido sin hacerlo, demostrando la gran afinidad que tiene con su compañero Villa.

A partir de aquí, el Barça fue dueño del juego, aunque Osasuna no bajo nunca los brazos ni cedió en su presión, aunque con el paso de los minutos fueron acusando el esfuerzo. Villa dispuso de varias ocasiona para ampliar la cuenta, pero Ricardo no estaba dispuesto a ponerles las cosas fáciles al guaje, que se marchó una noche más en blanco. A poco del final, Messi se introdujo en el área y fue derribado claramente por Sergio. Esta vez Teixeira Vitienes si señaló el punto fatídico. Messi desde los once metros selló el marcador con el definitivo 0-3, sumando tres puntos de oro y sumando la séptima victoria consecutiva como visitante en los que va de campeonato, otro récord del equipo catalán. Messi con sus dos dianas alcanza la cifra de 56 goles en 50 partido de 2010, una cifra realmente increíble.

Ahora el Barcelona afronta el trámite de la Liga de campeones en su casa frente el Rubin Kazán, único equipo que no ha perdido contra el FC Barcelona en todas las competiciones en los dos últimos años. Aunque con el primer puesto asegurado, Guardiola tendrá la vista puesta en el crucial derbi del sábado ante el Espanyol. Los de Pochettino tratarán de fastidiar a sus vecinos en su carrera por la liga.

Disfruta de los goles del choque:

Manotazo histórico

Exhibición total del fútbol azulgrana, que brilló en su máximo esplendor para barrer del terreno de juego a un hasta ahora desconocido Real Madrid. El Barça bailó a los blancos desde el minuto uno de partido, para acabar desquiciando a su rival tras endosarle cinco goles. Mourinho sólo pudo admitir el gran partido de los blaugranas después de sufrir la mayor derrota en toda su carrera como entrenador. Villa por dos veces, Xavi, Pedro y Jeffren fueron los autores de los tantos, de un partido que ya forma parte de la historia de estos dos grandes clubes.

Daniel Lobo Ojeda / Foto: europapress.com

Después de un inicio de liga espectacular, con 25 partidos de liga invictos, el Real Madrid llagaba  la Ciudad Condal con la esperanza de romper la racha negativa con su eterno rival, pero se dio de frente contra un equipo que no regala nada. El fútbol de fantasía generado por el cuadro de Guardiola no encontró rival sobre el campo, superando en todas las facetas de juego al cuadro blanco y cuajando una de las mejores actuaciones que se le recuerdan al Barcelona con Pep en el banquillo. Mourinho insiste en su idea de que el cuadro catalán es un proyecto acabado, algo que no deja de sorprender a todos, sobre todo por la juventud de sus jugadores y el recién Mundial de fútbol ganado gracias a la base del equipo culé.

Xavi celebrando el primer gol.

Apenas en 18 minutos se acabó el partido, gracias a los dos tantos iniciales y a un fulgurante inicio de los locales, que mordían por cada pelota dominando la posesión del cuero. Messi dio el primer aviso, tras recoger el balón suelto en el área, lo puso con un sutil toque por encima de Casillas, estrellándose en el poste. El Madrid no quería jugar a la pelota, rifando la posesión con pelotazos largos y limitándose a defender. Un equipo desconocido, con miedo a intentar controlar el balón, dejando toda esa labor al Barcelona. En el primer pase de Iniesta por detrás de la defensa, apareció Xavi, para recoger el mal despeje de Marcelo y con mucha clase echar el balón por encima del portero inaugurando el marcador para delirio del Nou Camp. Poco después apareció de nuevo Xavi, para dejar a Villa sólo en el lateral del área, que se marchó en velocidad de Sergio Ramos y puso un centro, que tras el fallo de Casillas apareció Pedro en boca de gol para enchufar el segundo en menos de veinte minutos.

El Madrid recibió su propia medicina. Dos golpes duros y rápidos que dejaron tambaleándose para el resto del partido los intereses blancos, que acabó besando la lona al final del choque por KO técnico. Sólo alguna contra aislada, con Cristiano como protagonista, puso en aprietos a la defensa azulgrana con algún lanzamiento lejano del portugués, o de Di María. Valdés fue un espectador de lujo en el clásico, parapetado en su área sin noticias de los delanteros madridistas, que sólo podían correr detrás del balón que dominaban los culés. Varios jugadores del Real Madrid deambularon por el campo como almas en pena, dejando una triste imagen, a pesar del gran rendimiento mostrado en el resto de la temporada. Ozil no tocó una pelota en condiciones, lo que provocó su sustitución en el descanso por Lass Diarra, que sólo sirvió para que los blancos se encerrasen más en su campo renunciando al ataque. Lo mimo que se podría decir de Benzema, que con una aportación nula continúo en el rectángulo de juego debido a la ausencia de delanteros suplentes.

El empujón de Cristiano sobre Guardiola, después de que el técnico culé le burlase la pelota, desembocó en un tangana en la que participaron los miembros de las dos plantillas. Cristiano perdió los nervios al empujar a Pep, que desató las iras de sus jugadores y del público catalán contra la figura del jugador portugués. Iturralde solucionó la tangana mostrando amarilla a Valdés y Cristiano, dejando sin amonestar a Guardiola que fue quien lo empezó todo. Este incidente sacó al Barça del partido durante varios minutos, permitiendo al Madrid aproximarse un poco a la meta de Víctor Valdés, reclamando un posible penalti sobre Cristiano Ronaldo del portero blaugrana. Iturralde no lo dudó y dejo sin castigar una pena máxima de la que se quejó desconsoladamente el delantero luso, por interpretar que sólo hubo un choque fortuito entre ambos jugadores.

En la reanudación no apareció la esperada reacción de los blancos, para intentar levantar el marcador tirando de casta y orgullo, aunque nada más lejos de la realidad. Tras un mano a mano de Xavi, que el centrocampista no acertó a resolver entre los tres palos, apareció Villa para golpear por dos veces más al Madrid en tan sólo tres minutos. Ante la ausencia de  goles, el repertorio de Leo Messi se amplía a regates, controles y magníficos pases, que podrían pertenecer perfectamente a Iniesta o Xavi. Como ratificó Guardiola en la rueda de prensa, no existe un jugador más completo que Messi en todo el mundo, ya que cuando no encuentra el camino de cara al gol es capaz de inventarse una asistencia perfecta para dejar a sus compañeros solos contra el portero. En el tercero, Villa recibió de la “pulga”, y tras el control con el que se deshizo de Pepe, cruzó el esférico al palo largo ante la impotencia de Casillas, que se desesperó protestando un dudoso fuera de juego del “guaje”. Sólo tres minutos después, otro sensacional pase de Messi desde el círculo central lo persiguió Villa, que encaró de nuevo a Casillas, para con un inteligente toque colar el balón entre las piernas del portero y sumar el cuarto gol en el partido.

El Nou Camp se convirtió en una fiesta total. La afición gozaba de lo lindo observando el marcador de cuatro a cero y dirigiendo cánticos hacia Mourinho para que saliese del banquillo y diese la cara, después de la prepotencia de sus ruedas de prensa antes de llegar a Barcelona. Guardiola quiso dar una ovación de gala a  los tres goleadores, sacándolos del terreno de juego para que se llevasen las respectivas ovaciones de la grada. Villa se ganó de una vez por todas a la afición culé, tras marcar dos goles al eterno rival consolidando su calidad y su olfato goleador. Minutos de oro para Bojan, Keita y Jeffren, que quisieron sumarse a la fiesta redondeando el marcador final. Después de alguna intervención de mérito de Íker, de los pocos que pueden salvarse del Madrid pese a encajar cinco goles, llegó el tan ansiado gol que completaba la manita psicológica, 5-0. Un centro de Bojan por la banda derecha en el tiempo de prolongación, con Pepe como única referencia defensiva para taponar al de Linyola, no llega a tocarlo Iniesta en el corazón del área, pero entrando desde el segundo palo como una exhalación apareció el otro canario, Jeffren, para con una picadita con mucha clase provocar el delirio en la grada azulgrana y la locura de todo el plantel de Barça, que formaron una enorme piña entre jugadores, utilleros y cuerpo técnico, levantando al cielo la mano abierta, como símbolo de que habían conseguido completar la manita goleadora.

En el tiempo restante, sólo quedó lugar para la brutal patada de Sergio Ramos por detrás sobre Leo Messi, que le costó la cartulina roja directa, reflejando la desesperación e impotencia que sentían los jugadores blancos. Ramos perdió los papeles tras su agresión a Messi, al soltar una mano a la cara de Puyol, que se dejó caer al césped, y propinar otro manotazo a Xavi cuando se marchaba expulsado al túnel de vestuarios. Era la cara del Madrid, de un equipo que se las prometía muy felices para cambiar la historia de los clásicos de los últimos años, que había hablado mucho antes del partido y que se estampó contra un muro muy bien organizado que jugó con ellos como si fueran marionetas. Cuando Cristiano dijo que ”a ver si les metían ocho a ellos” tras el partido del Barça en Almería, probablemente nunca pensó que hubiese estado tan cerca de acertar, porque de haber pisado más el acelerador en el segundo periodo hubiesen completado una goleada aún más bochornosa. Esa humildad inexistente en la plantilla blanca, menos aún en Mourinho que en la rueda de prensa aún recordaba la eliminación de Liga de Campeones del año anterior ante el Inter, ha sido la clave siempre en los jugadores de Guardiola, que siempre han esperado para hablar en el terreno de juego.

Con este encuentro no se resuelven sino cuentas pendientes entre ambos cuadros, pero aún queda una liga muy larga por delante donde cualquiera de los dos puede fallar. No hay nada decidido aún, a pesar de que el primer golpe lo haya dado el Barça, teniendo en cuenta que el partido sólo vale tres puntos, Una de las dudas resueltas tras los noventa minutos es el estilo de juego que se impone. Los revoloteos cuál mariposa de Mohamed Ali, fulminaron por KO a los golpes contundentes de Thyson, que tras correr tras su adversario por todo el campo, en los momentos importantes se encontraba demasiado cansado para acertar con una derecha. El combate promete ser largo y tendido. Cuánta razón tenía el que bautizó el tiki-taka del FC Barcelona, Andrés Montes, al repetir en innumerables ocasiones, “la vida puede ser maravillosa”.

La mejor versión del Barça

5-0. Una auténtica exhibición de fútbol la vivida el sábado en el Camp Nou. Desde el pitido inicial los locales se volcaron sobre la portería de Varas. El Sevilla no fue más que un muñeco en las manos de un coloso que hizo lo que quiso con el rival. Villa volvió a lo grande con dos goles, al igual que Messi que continúa su particular pique con Cristiano. Noventa minutos impresionantes de un Barcelona que mostró su mejor cara en lo que va de año, justo además cuando se acerca la parte complicada del campeonato.

Daniel Lobo Ojeda / Foto: europapress

Después de haber recibido críticas, por no ganar con suficiente holgura o por no controlar los partidos como en años anteriores, los blaugranas debían de reivindicarse con un partido completo y, vaya si lo hicieron. Guardiola alineó a su once de gala desde el comienzo, por segunda vez en la temporada. Xavi llegaba a tiempo tras recuperarse de sus molestias y Abidal entraba en el lateral por Maxwell. Los mismos hombres que conquistaron la liga el pasado año.

El cerebro del Barça volvió tras su lesión.

No dejaron respirar a los sevillanos, que acudían a Barcelona con varias bajas importantes y con el recuerdo fresco de la goleada de la Supercopa y vieron aún más mermadas sus opciones cuando se quedaron con un jugador menos por expulsión de Konko. Los locales presionaban muy fuerte la salida del balón contraria, recuperaban el cuero con mucha velocidad, tocaban el cuero con comodidad y se encontraban frescos sobre el terreno de juego. Los sevillanos apenas cruzaron el mediocampo en el primer período, salvo alguna acción aislada de Luis Fabiano o Capel.

Este equipo recordaba aquel que maravilló al mundo entero logrando 6 copas en tan sólo un año. Su juego rápido, su clarividencia en la vanguardia, la seriedad en la defensa, todos los ingredientes que Guardiola ha ido cocinando desde su llegaba al banquillo del primer equipo se vertían sobre el césped del Nou Camp, que gozaban volviendo a ver puro espectáculo de sus jugadores.

La fuerte presión con la que comenzó el choque desembocó rápidamente en el inevitable primer gol. Un centro de Pedro, después de despejarlo Javi Varas cae en los pies de Messi, que tras un amago con el cuerpo sienta al defensa y la cruza para hacer el primero. No se habían sentado aún muchos espectadores cuando el balón ya se encontraba por primera vez dentro de la mallas. El pequeño argentino enchufa todo lo que coge cerca del área, sin piedad ninguna hacia los guardametas.

El acoso y derribo azulgrana continúo con el paso de los minutos, con Pique y Puyol de laterales y Alves y Abidal de extremos. El Barça jugaba en campo contrario, mientras que Valdés se aburría en la soledad de su zona. Los de Gregorio Manzano quisieron demostrar que ellos también habían venido a jugar y no sólo a mirar. Primero Luis Fabiano recibió en la frontal, pero su disparo raso al palo largo no encontró portería. Minutos después, un centro de la derecha le cayó a Capel, sólo en el segundo palo, quien la empalmó de primeras encontrándose con la intervención de un inspirado Valdés. Esto fue lo poco mostrado por el cuadro de Nervión, antes de que Villa hiciese su aparición.

Messi arrastró tres defensas hacia el centro, leyendo el desmarque del guaje enviándole el balón al hueco. Villa recibe justo en el lateral del área, con un recorte hacia dentro se marcha de su defensor y con la izquierda envía una parábola perfecta que se cuela por la escuadra derecha que defiende Varas. Una auténtica obra de arte. El 7 no tenía ansiedad por el gol, porque sabía que más tarde o más temprano llegarían, y vaya si lo hicieron. Golazo de Villa para callar las voces que le pretendían comparar con Ibrahimovic o Benzema. El máximo goleador con la selección y pichichi de primera y segunda, lleva el gol en las venas y, dedicó el tanto a la grada del Camp Nou como si nada. Podrá estar más o menos acertado en su andadura con el Barcelona, pero ante un rival tan importante como los hispalenses volvió a confirmar el acierto que se tuvo al confiar en él para la delantera culé.

En la segunda mitad, con el marcador a favor y un jugador más en el campo, los sevillanos bajaron definitivamente los brazos, no pudiendo parar los ataques que se sucedían una y otra vez sobre la portería de Varas. Manzano no quería llevarse una goleada y, reestructuró al equipo dando entrada a Dabo y Zokora por Luis Fabiano y Perotti, aunque de bien poco sirvió.

El ex sevillano Alves, aprovecho un pase de cabeza de Romaric hacia su guardameta, para anticiparse a Javi Varas y enchufar el tercer en el electrónico. El brasileño, recordando su pasado, no quiso celebrar el tanto ante el conjunto que le trajo al fútbol español. Partido claramente resuelto para el Barça, que aún tenía ganas de marcha.

El pequeño argentino aparecía constantemente en combinación con el 7. Busquets, Xavi e Iniesta eran un auténtico muro en la medular robando todas las pelotas para organizarlas de nuevo al ataque. Messi, como no, se llevo por fuerzo un balón con Capel, encontró un pasillo que recorrió hasta llegar a la frontal, ante la mirada de cuatro defensores, que vieron como con la pierna izquierda colocaba el cuero a la base del poste para anotar su segundo tanto. No se le puede parar, incluso a veces ni haciéndoles falta. 15 goles suma ya en los que vamos de campaña entre todas las competiciones, los mismos que el luso del Real Madrid. El pequeño argentino escribe hojas de historia en cada nuevo partido que disputa.

Al final, hubo tiempo para redondear la goleada con otro gol de guaje. Dos goles que le devuelven moral para continuar perforando las porterías contrarias, su razón de ser. Recibió un pase en la frontal, y calcado al gol de Messi, puso el cuero en la base del palo cruzándolo con su pierna izquierda. Una superioridad insultante de los de Pep que recuperan su mejor tono a menos de un mes para recibir al Madrid en el Nou Camp. El técnico ha vuelto a tocar la sinfonía correcta para que sus jugadores hagan fútbol de tantos quilates. Si los dos grandes continúan a este ritmo en las tres semana que quedan, por seguro que veremos el mejor Barça-Madrid, probablemente de la década.

Para el gran derbi aún quedan muchos tiempos en juego, pero Guardiola y Mourinho ya han puesto sus cartas boca arriba sobre la mesa y comienzan a marcarse de cerca. Veremos si la jornada europea influye en los resultados ligueros. Por lo pronto este martes toca visita a Dinamarca para enfrentarse el Copenhague, para luego el fin de semana disputar uno de los encuentros más complicados para los catalanes, el derbi ante el Espanyol.

Disfruta de la goleada azulgrana.

Al Barça no se le atraganta la Copa

Con comodidad. Así es como venció el FC Barcelona al Ceuta, con un equipo plagado de suplentes, donde jugaron hasta cuatro hombres del filial y con la mayoría de sus estrellas en la ciudad Condal viendo el partido por televisión. Guardiola aprovechó la ocasión para dar minutos a los menos habituales, además de hombres del Barça B. Dos goles de Maxwell y Pedro antes de la media hora de choque fueron suficientes. Mucho mérito para un Ceuta que no bajó nunca la cabeza y tuvo la oportunidad de haber marcado algún gol.

Daniel Lobo Ojeda / Foto: europapress.

Los jugadores del barça se abrazan tras el gol de Pedro.

La plantilla del Barcelona continúa siendo corta y más tras la lesión del canario Jeffrén que se dislocó el hombro y estará apartado de los terrenos de juego algunos días, pero con el nivel demostrado por los canteranos en el partido copero, más de un jugador del filial acabará en diciembre con ficha en el primer equipo. Nolito que entró en sustitución de Jeffrén, fue el más destacado del partido, sobre todo en la segunda mitad. El andaluz aprovechó la ocasión para demostrar sus cualidades, realizando grandes jugadas por la banda izquierda y colándose hasta la cocina del área. La cruz del partido fue para Bojan. El delantero blaugrana dispuso de varias ocasiones claras de gol, pero no supo aprovecharlas, incluida una gran asistencia de Nolito dentro del área, pero no tiene el olfato fino. El de Linyola no atraviesa su mejor racha goleadora y está viendo como el resto de sus compañeros del filial le están ganando la partida. Tendrá que espabilar rápido el pequeño delantero para continuar gozando de la confianza del técnico.

Sólo Pedro y Maxwell de los habituales titulares jugaron de inicio y, paradójicamente fueron ellos los autores de los dos tantos culés. El plan “B” del Barça realizó un partido muy serio, tratando con respeto al rival y no confiándose en ningún momento. Los pupilos de Pep fueron de más a menos en un choque donde todo quedó decidido en la primera media hora de encuentro.  Una gran pared de Maxwell con Bojan en el pico del área desemboca en el primer tanto visitante. El de Linyola le mete un pase interior al área que el lateral brasileño define a la perfección cruzando con la izquierda sin que el guardameta pueda hacer nada. Apenas pasaron diez minutos cuando otra jugada de Maxwell por la izquierda acaba en un centro al corazón del área que no acierta a remata Tiago, aunque el toque en el defensa favorece a Pedro, que tirándose al suelo consigue rematar para encarrilar la eliminatoria.

Sin despeinarse, los suplentes habían conseguido ya ponerse 0-2 en el electrónico, aunque no dejaron de probar la portería local en todo el primer tiempo. Jefrén antes de la lesión, tras una dura patada de Cañas, estaba siendo el mejor del Barça y, Bojan aunque aparecía mucho no estaba nada acertado. Justo tras el segundo gol, Pedro le sirvió una asistencia medida, pero el delantero dentro del área pequeña estrelló el balón en el larguero. Pinto fue un mero espectador durante la primera mitad, hasta que a poco del descanso tuvo que emplearse a fondo para sacar con el pie un tiro de Olazabal. Los dos cambios realizados por Joao de Deus antes del paso por vestuarios dieron otro aire a los locales, sobre todo en el segundo acto.

Bojan protagonizó la salida de vestuarios cuando a los treinta segundos dispuso de otra ocasión para anotar desde la frontal. Tras este susto los ceutíes se recompusieron y trataron de tocar el balón para aproximarse a la zona de Pinto. El Barça sólo llegaba en alguna jugada asilada, con las internadas de Adriano y Nolito. El portero blaugrana tuvo que salir en alguna ocasión para despejar algún balón comprometido, pero la ocasión más clara la tuvo Seguro, que tras robar un balón en la frontal se metió hasta dentro y cuando se disponía a disparar resbaló y el cuero se fue por línea de fondo. Una autentica pena, que  hubiese sido un justo premio para el buen partido realizado por los locales. Thiago realizó una acutación bastante discreta, precipitándose en sus pases y tratando de driblar en exceso. Se le notó bastante cabreado por su juego cuando fue sustituido por Jonathan Dos Santos.

En la recta final, Bojan perdonó un mano a mano con el portero local después de una gran asistencia de Mascherano. En los últimos minutos el partido se enfrió por el gran esfuerzo físico de ambos cuadros. Con esta victoria, ya son tres partidos consecutivos ganando con el mismo resultado, eso sí, esta vez no fue Messi el autor de los tantos. Ahora el próximo sábado visita el Nou Camp el Sevilla de Gregorio Manzano, que esperan no repetir la misma actuación de sus dos últimas visitas a Barcelona donde cayeron goleados en ambos casos por 4-0, con dos grandes actuaciones de Messi, anotando 5 goles entre los dos choques.

Disfruta de los goles del partido.

Messi y más Messi

Otra vez apareció Messi para sacar las castañas del fuego al conjunto catalán contra un rival que no puso en muchos aprietos a los de Guaridola, menos aún tras la expulsión de Ponzio. Los dos goles del pequeño argentino valieron para lograr los tres puntos en un choque en el que el equipo echó de menos a Xavi y, ha marcado todos los goles blaugranas. Villa se movió por todas partes pero una vez más se marchó de vacío estrellando otro balón en el poste y, ya acumula cuatro partidos con el Barça sin ver puerta.

Daniel Lobo Ojeda / Foto: europapress

La falta de puntería en los partidos anteriores parece haber atenazado a los jugadores azulgrana, a todos menos a uno, Leo Messi. El 10 culé no entiende de ansiedades y encuentra con gran facilidad el camino del gol. Hasta ahora lleva ya 12 goles en los 12 partidos oficiales que ha jugados hasta el momento, uno más que el 7 blanco, que está firmando un comienzo de temporada goleador espectacular. Messi tiene una facilidad innata tanto para hacer goles como para darlos, pero ante los fallos de sus compañeros está aprovechando sus ocasiones de cara a la portería y logrando puntos muy importantes para el Barcelona.

Messi continúa en racha.

En los primeros minutos los maños quisieron plantar cara a los hombres de Guardiola, manteniendo la posesión de la pelota y tratando hilvanar jugadas elaboradas, pero fue un espejismo. Iniesta tomó las riendas del choque ante la ausencia de Xavi y dirigió todas las acciones de peligro hacia la portería zaragozana. Messi y Villa se movían de un lado al otro tratando de desconcertar a los defensores locales y tuvieron en sus botas las primeras oportunidades de peligro.

En una contra Braulio se quedó sólo contra Valdés, disponiendo de una clara ocasión de gol para adelantarse en la primera llegada maña, pero en el momento de tirar la pelota le botó mal y fue mansa a las manos del portero.  Gran oportunidad que pudo haber cambiado la historia del partido. Este acercamiento fue la excepción ante la oleada sobre la portería de Doblas. El meta local realizó una gran intervención tras tiro cruzado de Villa, que lo hizo perfecto pero el cancerbero reaccionó aún mejor. Y poco después, un dos para uno de Villa y Pedro fue desbaratado por la defensa en el últimos instante, tirando por tierra la gran jugada iniciada por Iniesta desde su área.

El Barça perdonaba una y otra vez ante la portería del Zaragoza, pero al no anotar los locales se crecían con el paso de los minutos. Jarosik remató un córner cabeceando totalmente libre de marca, pero Valdés estuvo atento y se hizo con el cuero. El gol estaba al caer y, Villa con una gran jugada individual arrastrando a toda la defensa hacia un lado sirvió perfecto a Messi que encaró sólo al portero al que batió por bajo para inaugurar el marcador. El tanto hizo mucho daño a los locales que soñaban con macharse a los vestuarios con el empate inicial.

Con el marcador a favor el balón pertenecía al Barça, que buscaba con insistencia pero con calma encarrilar el choque. Una estúpida acción de Ponzio le costó la expulsión tras un cachetón a Alves, dejando a su equipo con diez para el resto del encuentro. Con uno más las ocasiones se sucedían hasta que cayó el segundo. Doblas saca a Keita un remate en boca de gol que le cae a los pies de Inesta, su disparo fallido lo empaló Messi para fusilar a Doblas anotando su segundo doblete en cuatro días. Con el partido resuelto, Villa intentó resarcirse de su sequía pero el 7 no se encuentra acertado. Estrelló otra vez un balón contra el palo y realizó muchos disparos sobre la meta de Doblas, pero sin fortuna. El delantero asturiano no se preocupa por su falta de gol y asegura que la pelota acabará entrando.

Guardiola sacó a Thiago y a Bojan para repartir minutos entre los canteranos, que tendrán una nueva oportunidad el próximo martes en el partido de Copa ante el Ceuta. El técnico culé ha anunciado que reservará hasta ocho jugadores titulares para el encuentro copero dando oportunidad a los menos habituales.

 

Disfruta de nuevo de los goles de Messi:
watch?v=YwJNYMVbvZ4