Peredo: "Es una reforma moderada pero de carácter histórico"

El día 22 de marzo de 2010 nos dejó una noticia histórica del otro lado del Atlántico. Se produjo en el Congreso de los Estados Unidos la aprobación de la que probablemente era la reforma más profunda, más intensa de las que Barack Obama proponía en su programa electoral. 219 votos, tres más de los necesarios han posibilitado que la Reforma del Sistema Sanitario estadounidense sea una realidad. José  María Peredo, profesor de la Universidad Europea de Madrid, licenciado en Periodismo y experto en materia política internacional nos habla de esta reforma.

Carlos López Abadías. Fotografía: Luis Prado

Directtor de departamento de Periodismo y Humanidades. Experto en Relaciones Internacionales

P. Hablamos de la piedra de toque, del trampolín definitivo en la carrera presidencial de Obama. Va a ilustrar esta Reforma Sanitaria un acontecimiento sin precedentes en el país y va a propulsar definitivamente al presidente americano que parecía algo anquilosado, atrofiado en los últimos meses de mandato.

R. Sin duda, ante lo que parecía el deterioro precipitado de Obama, que encarnaba un candidato magnífico y presidente algo insulso. Personalmente considero que es una nueva forma de hacer política y que va a ser trampolín para el ejecutivo de Obama. Es una reforma histórica; desde 1966 no se llevaba a cabo una transformación del sistema sanitario de tanto calado en EEUU. Desde el punto de vista político y de la credibilidad le va a catapultar para asentarse en la presidencia.

P. En la Cámara se ha podido escuchar, una vez se han alcanzado los 216 votos que eran necesarios para que saliese adelante, el claim de Obama: yes we can coreado por cientos de congresistas. Esto denota que la reforma, pese a las divergencias que venía causando en todo el proceso de negociación, finalmente ha sido de consenso, de cohesión política o sigue habiendo fracturas que se van a ver reflejadas en la sociedad una vez se aplique la reforma.

R. Sigue habiendo fracturas. Es clave comprenderlo para entender la profundidad de esta reforma. No es una reforma consensuada entre los dos grandes partidos sino entre amplios sectores del Partido Demócrata por ello Obama se ha hecho más fuerte dentro de sus siglas; es de carácter centrista, no progresista. No universaliza la sanidad pública sino que subvenciona la sanidad privada a mayor numero de ciudadanos. Reforma moderada, centrada, de consenso pero aún así de carácter histórico por la dimensión de ciudadanos a los que afecta.

P. Hemos de apuntar que 34 demócratas, 34 congresistas del partido de Barack Obama votaron no a la medida. Sin embargo ha conseguido cambiar el voto en su favor de muchos congresistas antiabortistas garantizándoles que no se utilizarán fondos federales para la interrupción del embarazo. ¿Es el Obama más político que hemos visto hasta el momento, el más negociador por lo menos?

R. Es el Obama más centrado, más necesitado de buscar apoyos. Estamos ante el presidente negociador, no es el candidato revolucionario que parecía querer cambiar la sociedad –cosa que por otro lado no desea hacer-. Hablamos de una sociedad democrática que desea transformar algunos comportamientos, desarrollarse en materia sanitaria (dejaba a más treinta millones de personas sin cobertura médica) y que desea avanzar dentro de sus parámetros como comunidad democrática, multicultural y que lidera muchos de los aspectos del mundo. Ha encontrado el camino que le puede hacer consolidarse en el gobierno: el punto del centro político y la reforma moderada.

P. Obama tras el triunfo en el Congreso decía: «es una victoria del sentido común, una victoria del pueblo estadounidense. Esta noche hemos dado respuesta a la llamada histórica que varias generaciones anteriores hicieron». Hasta qué punto va a afectar esta reforma al pueblo americano. Se dice que con este impulso se va a lograr dar cobertura médica a más de 30 millones de personas que hasta el momento vivían desamparadas del sistema. ¿Cómo va a lograrse? ¿los ricos van a pagar más, por supuesto?

R. Las rentas más altas van a soportar parte de los fondos para subvencionar la sanidad a las personas que no tengan recursos para afrontarlo. La idea es que se produzca un reparto de cargas. Primero: las empresas, aquellas con más de 50 trabajadores están obligadas a dar cobertura medica privada a sus empleados. Segundo: los aseguradores van a ver modificada su forma de gestionar las pólizas de seguros, no podrán tener cuotas compartidas con los clientes a los que les están cubriendo las pólizas. Tercero: los ciudadanos si no poseen el seguro médico -a partir de ahora obligatorio- les va a significar multas. Es un esfuerzo conjunto de la sociedad que en un primer momento podría incluso pasar factura electoral por la aportaciones económicas que exige pero dotará de gran credibilidad en el medio plazo -2-3 años- al ejecutivo de Obama.

P. Ben Stupak, líder de los demócratas católicos que inicialmente se oponía a la Reforma Sanitaria ha declarado que el acuerdo «garantiza la santidad de la vida». Así que parece que la conciencia social sobre la importancia de la aplicación de la sanidad universal ha llegado al pueblo americano.

R. No es exactamente la sanidad universal que concebimos en Europa pero desde luego rompe con la tradición histórica de no aceptación de la cobertura sanitaria. No fractura el modelo americano de sanidad privada pero añade esta injerencia pública en forma de subvenciones y de exigencia de cobertura.

P. Ahora la Reforma se traslada al Senado, a la Cámara Alta, una vez aprobada en el Congreso. Los apoyos serán los mismos a priori y como mucho los republicanos podrían retrasar el acuerdo pero nunca la aplicación de la ley.

R. No está cerrada la cuestión todavía; vamos a vivir avances y retrocesos. La reforma de la sanidad va a ser tema en el Congreso para las elecciones legislativas de los próximos meses y conviene seguir reflexionando a cerca de ello para llegar a comprender el verdadero calado de esta medida.

Luisa Fernanda Rudi: "Cuando paseo por las calles de Zaragoza me siguen llamando alcaldesa"

>> Tenemos la fortuna de contar con una mujer de calado en el panorama de la política histórica y actual de nuestro país y referente social de la mujer en el mundo laboral. Casi 30 años ligada a la dialéctica parlamentaria en diferentes escenarios, tres décadas en las que ha ocupado funciones de gran capacidad en lo político y relevantes en lo mediático. Desde que debutara en 1983 como Diputada en las Cortes de Aragón esta profesora mercantil y censor jurado de cuentas ha trabajado tres aspectos que cifraríamos fundamentales; la gestión de una gran ciudad -fue alcaldesa de Zaragoza-, el sosiego y la capacidad de templar ánimos en medio del fuego cruzado del Congreso de los Diputados como Presidenta y moderadora del mismo, y la experiencia en el extranjero a modo de Erasmus como eurodiputada por el PP. Luisa Fernanda Rudi, bienvenida a Uemcom.

Carlos López Abadías

P. Es un placer contar con usted hoy y más teniendo en cuenta la fecha del 8 de marzo que celebra el día de la mujer trabajadora y del que la consideramos una de nuestras referentes.

R. Referente por la generación a la que pertenezco. En los años 70 fuimos punta de lanza a nivel profesional; las mujeres nos introducíamos en campos tradicionalmente de hombres como la empresa. Fui la primera mujer en tener despacho abierto en Zaragoza para ejercer la profesión de  censor jurado de cuentas y, que formó parte del consejo de dirección de Colegios Mercantiles. Suena muy antiguo pero es la realidad de no hace  más de veinticinco años.

P. Hemos hecho referencia -en la presentación- a esa estancia en Europa que usted desarrolló desde 2004 hasta 2008 y que hemos denominado Erasmus político, por el entorno universitario en el que nos encontramos en la Universidad Europea de Madrid. ¿Tiene connotaciones similares con un Erasmus al uso?. Es decir, un estudiante cuando decide emprender una aventura Erasmus lo hace con el objetivo de abrir miras, tener una percepción más generalista del continente y ganar experiencias, ¿sucede lo mismo con los políticos que trasladan su trabajo a Bruselas?

R. Es muy diferente la forma de hacer política en el ámbito europeo respecto a la política nacional. En Europa está basada en el consenso. Los tres pilares de la política europea son el Consejo, la Comisión – con función legislativa- y el Parlamento –hasta la entrada del Tratado de Lisboa no tenía poder de decisión en muchos aspectos-. Es preciso poner a las tres instituciones de acuerdo para refrendar proyectos de calado más técnico y menos político. A veces el contenido queda más vacío, más blanco porque se deben sacrificar parte de las propuestas para llegar a puntos de encuentro. Por otro lad,  animo a todos los universitarios a que realicen Erasmus por la experiencia que se vive. Aunque en algunos aspectos la formación que recibirán en sus facultades de origen será más detallada y técnica, considero que es indispensable conocer como estudiante nuevas culturas, corrientes sociales, personas extranjeras… Es un valor añadido que poseen las generaciones actuales y que no se debe desaprovechar.

P. Muchos estudiantes cuando prueban las mieles del Erasmus anhelan quedarse allí más tiempo, hubiese preferido continuar en Europa o deseaba volver a la política más de casa.

R. En aquellos momentos no pensaba volver a la política nacional. Creía que mi recorrido aquí había finalizado, pero por las circunstancias y necesidades de mi partido he vuelto. Reiniciamos una etapa diferente.

P. Usted tiene una carrera muy dilatada. Diputada del Congreso de los Diputados, alcaldesa de Zaragoza, Presidenta del Congreso y por consiguiente tercera autoridad del Estado y eurodiputada en el Parlamento europeo. ¿Con qué cargo se quedaría?. ¿En cuál considera que ha sido capaz de exprimir al máximo sus facultades?

R. Cada uno es muy diferente. Soy una enamorada de la vida parlamentaria; considero que sin parlamento, y es obvio decirlo, las democracias no funcionan. Por otro lado la etapa en la que fui alcaldesa de Zaragoza tenía una máxima: era como hacer un master en la vida. Es el cargo más cercano y además el puesto de regidor es uno de los mas antiguos. Los ciudadanos exigen que los problemas que tengan los solucionen sus ayuntamientos sean o no competencias de éstos. Cuando paseo por las calles de Zaragoza, diez años después de haber dejado la alcaldía, todavía me llaman alcaldesa.

P. Siguiendo desde esa perspectiva de haber sido alcaldesa de la cuarta ciudad de España. ¿Considera que hoy llegar a ese cargo para una mujer es más sencillo que cuando usted lo consiguió? ¿La política ha evolucionado positivamente en ese aspecto y hoy lo vemos refrendado en un ejecutivo como el de Zapatero en el que hay más ministras que ministros, en el que multitud de mujeres lideran proyectos políticos y ya no son mero valor añadido como Esperanza Aguirre -Presidenta de la CAM-, Rita Barberá -Alcaldesa de Valencia-… ¿Considera que la política ha evolucionado en este aspecto de género y que se ha allanado el camino para la carrera política de las mujeres?

R. Ha evolucionado al mismo ritmo que el conjunto de la sociedad. Hoy en día tenemos muchas mujeres en puestos relevantes: presidentas de bancos, multinacionales, altos cargos de la administración, política… Cuando finalicé mis estudios trabajé en una empresa relacionada con la construcción en la que era jefa de contabilidad y al recibir llamadas la voz masculina del otro lado no creía que una mujer desempeñase uno de los puestos de responsabilidad de la compañía, creían que era la secretaria. Hoy en día, encontrar mujeres de calado profesional es algo asumido, respetado y que no produce sorpresa.

P. Con la importancia que parece tener la política en nuestras vidas y la relevancia que en muchos casos le obligamos a exteriorizar ¿Cree en la política como causa, como precursora de la entrada de la mujer al mundo laboral o más bien consecuencia de otros factores, de otros movimientos sociales, de otros gremios que históricamente hayan estado más implicados al respecto?

R. Un conjunto de ambas cosas. Desde luego al ser la política una profesión que se desarrolla en un escenario tiene mayor repercusión y es capaz de actuar como motor de cambio. Cuando fui presidenta del Congreso, Esperanza Aguirre lo era del Senado y, los medios de comunicación europeos, y sobre todo los nórdicos –que eran los países más avanzados en la incorporación de la mujer a la política- se hicieron eco de que dos mujeres españolas presidieran las cámaras de nuestro país. Además en mi primera intervención como presidenta afirmé que no tenía más importancia que el simbólico de ser la primera mujer que presidía el Congreso de los Diputados.

P. Sherlock Holmes, gran personaje de la historia de la literatura, afirmaba en una de sus investigaciones a quien le narraba el posible mudus operandi del crimen que deseaba oír todos los detalles, tanto si le parecían relevantes como si no. No cree que en muchas ocasiones, sería más práctico bajar el debate político a asuntos más afines a las personas, más cercanos y menos distorsionados. Abandonar los grandes temas que crispan y hablar de detalles que atañen directamente a los ciudadanos.

R. De todo se puede hablar. Los que estamos en política debemos adelantarnos a los problemas y saber pulsar por donde va la sociedad. Eso no implica que nos olvidemos de hablar de los grandes temas, de las instituciones, y tampoco esta reñido con crear empleo, mejorar la sanidad, la educación. Hay que utilizar un lenguaje común ya que en muchas ocasiones se nos acusa de hablar mucho y decir poco, creo que debe ser lo contrario; condensar las palabras, aplicar contenido a nuestras declaraciones y cohesionar, no crispar.

P. Y una mujer trabajadora, que previsiblemente en las próximas fechas va a tener importantes responsabilidades en el panorama de la Comunidad Autónoma de Aragón e incluso a nivel nacional de confirmarse las encuestas que garantizan su victoria y la de Rajoy. ¿Cómo se relaja? ¿qué hace en sus ratos libres? ¿cómo es capaz de combinar viajes, reuniones, trabajo con su vida más personal, más familiar?

R. – Risas- Soy capaz de desconectar muy rápido, procuro salvar los fines de semana para estar con la familia. Me relajo saliendo a cenar con amigos, paseando, leyendo o yendo al cine. También me implico con las cosas de casa; aspectos que a todas las mujeres nos corresponden.

P. ¿Qué objetivo siente que le queda por cumplir en política? Ha sido referente en política nacional, regional y ha probado la política europea. ¿Cuál es el principal motivo que le mueve a continuar en esta labor?

R. Principalmente que soy una  mujer de proyecto político, solo he militado en el Parido Popular, inicialmente Alianza Popular -mismo partido que cambió de nombre en 1989- . Creo que supimos desarrollarlo ya con Aznar en la presidencia del Gobierno que coincidió con mi primera legislatura como alcaldesa y el plan político ha considerado que debo volver a trabajar a este respecto. Creo en este proyecto y sigo trabajando con este referente; el referente de mi partido político al cual pertenezco, en cuyas ideas creo y que se ha podido comprobar que son positivas para el conjunto de los ciudadanos.

P. ¿Cómo Presidenta de Aragón quizá podría cumplir el objetivo?

R. Lo decidirán los aragoneses el ultimo domingo de mayo de 2011.

P. De concretarse, ¿apoyaría la candidatura conjunta de Zaragoza y Jaca a los Juegos Olímpicos de invierno?

R. Desde el Partido Popular de Aragón ya lo hemos apoyado pero deseamos que no sea ni mediatizado, ni monopolizado por el PSOE ya que debe ser un proyecto compartido,  cohesionado y serio.

P. Si Luisa Fernanda Rudi no hubiese sido política, ¿qué hubiese sido?

R. Lo que soy por profesión, hubiera seguido asesorando y auditando. Probablemente habría mantenido mi despacho en el que ejercí desde 1980 hasta 1993.