Ni tan Clásico

El próximo 21 de abril, por enésima vez, España se paralizará durante dos horas gracias a un nuevo Barcelona-Real Madrid. No importa cómo lleguen, la paternidad azulgrana en la era Guardiola o los títulos nacionales e internacionales con los que se jactan los blancos ante su archienemigo.

Order Tramadol Uk Tramadol 50Mg Buy Online Cristhian Taramasco
 

Foto Ioana Mihalcea (Flickr) - Barcelona y Madrid, los colosos del fútbol.

Los aficionados podrán haber visto muchísimos partidos entre los dos mejores equipos de España, otros habrán olvidado alguno por lo intrascendente o para no sufrir con el recuerdo de una derrota dolorosa. En algunos casos nos olvidamos del paso de algunos jugadores, pero a la hora de recordarlos, sin duda (con la vena sobresaliente en la frente), pensaremos en voz alta “qué malo que era aquel” o “¿y éste cómo llegó a jugar en ese equipo?”

https://www.torufix.ee/tl8he8h Opiniones hay muchas y como en este momento tanto merengues como culés tienen las mejores plantillas del planeta, es un buen momento para recordar con un poco de ironía a algunos que pasaron desapercibidos. O eso creen ellos.

Comencemos con el https://www.windmillleisure.co.uk/fzcqm9k0 Barcelona, equipo que actualmente se lleva la mayoría de los flashes y tiene casi un lustro dominando el fútbol mundial, pero que a comienzos de siglo estaba muy lejos de hacerlo.

En la portería “destaca” Roberto Bonano, recordado por sólo tener más reflejos que un septuagenario.

Delante del argentino no deben ser muy bien recordados Reiziger (impactó más su cara que su juego), Chygrynskiy (el ‘gran’ acierto de Pep), http://www.jenics.com/rnw3ixwttc9 Oleguer (¿de no ser catalán habría jugado en otro equipo profesional?) y Christanval (el Barcelona ‘invirtió’ 18 de los 60 millones de Figo en él. Sin palabras).

Ahora el ‘Pepteam’ destaca, entre otras cosas, por su exquisito centro del campo. Pero en aquellos no tan viejos tiempos estaban Rochemback (tenía mejor apellido que pegada), Petit (ganó el Mundial y cobró por ello el resto de su carrera), Hleb (gran negocio, mister Wenger) y Gerard (¿Quién?).

Adelante, pura dinamita. Alfonso (un promedio de un gol cada diez partidos ‘enamoró’ al Camp Nou) y Geovanni (de brasileño sólo tiene el nombre, el gol se lo dejó vaya a saber usted dónde).

El comienzo de la década pasada es sinónimo de éxito para los blancos, lo que no se explica es cómo llegaron las dos orejonas y las demás Ligas con jugadores como Raúl Bravo (ya vemos por qué dicen que hay ausencia de buenos laterales izquierdos), Metzelder (…), Diogo (ofrecía mucha seguridad por la banda…. del equipo contrario) y https://www.schneiderannerl.at/2g833h6ye Woodgate (tuvo más ausencias que minutos. ¡Crack!).

El centro del campo nunca  estuvo tan creativo con Tramadol Online Pets Gravesen (su mayor aporte fue para Youtube), Faubert (la perla de Mijatovic), Drenthe (gran DJ) y Celades (gran persona).

Antes del tridente mágico de esta temporada, los récords de goles estaban bastante lejos. ¿Las razones? http://www.schoolshistoryproject.co.uk/es0g5d3nu Antonio Cassano (hizo un gol ante el único probable, el Atlético de Madrid. ¿Quién es más loser?) y Tote (de Guti decían que era una eterna promesa, para él eso sería un cumplido). ¡Hasta un equipo de Clemente haría más goles!

En los banquillos están el creador de “¿Cómo perder una Liga?” ( https://www.lesbaigneusesdebiarritz.com/7to5spghl Carlos Queiroz) y https://www.chinnorparishcouncil.org.uk/lagiougzm5 Carles Rexach, autor de la frase “para jugar al fútbol no se debe sufrir”, sí, el que sufrió fue el Camp Nou.

¡Qué tiempos aquellos!