Chloe


Amanda Seyfried y Julianne Moore

Amanda Seyfried y Julianne Moore

Los celos en un matrimonio maduro pasan factura en este thriller erótico protagonizado por Julianne Moore y Liam Neeson, en donde tenemos como principal reclamo la química entre la pareja protagonista dentro de este relato aparentemente de suspense y con altas cargas de sensualidad.

 

 Texto: Álvaro M. Angulo // Imagénes: Image.net

Bajo este nombre propio de mujer se nos presenta el último trabajo del realizador de origen egipcio Atom Ergoyan, conocido ser el director de  “El Dulce porvenir”, “Ararat” o “Where the Truth Lies”. Esta cinta rodada el año pasado llegará a nuestras salas durante a finales del próximo mes de noviembre. Mientras tanto, podéis ver el trailer pinchando aquí. En esta ocasión se trata de un remake con el lavado de cara Made In Hollywood de la cinta francesa «Natalie X». Seguramente el objetivo de esta película sea el de seguir la estela de resultados comerciales que se están consiguiendo al adaptar al filtro americano, es decir, con actores de allí, éxitos de otros países. Pero, claro, no tienen tanto renombre algunos actores franceses a nivel internacional como algunos de los que configuran el reparto de  Chloe.

En cuanto a la temática de Chloe puede que la intención de la productora sea la de seguir el camino del éxito marcado por “The Girlfriend Experience” de Steven Soderberg. Aunque la propuesta de este filme difiere bastante de aquélla. Clasificando la película en el difuso género de thriller erótico, vemos retratado a un triángulo amoroso basado en los celos y desconfianzas, provocado por la contratación de una prostituta a cargo de la mujer de un profesor algo mujeriego. El resultado es que no llega a ser un thriller del todo ni erótico, por algunos momentos roza algo el suspense psicológico pero con mayores posibilidades dramáticas que las que llega a ofrecer. Parece que el mayor interés reside en las narraciones de uno de los personajes que en la propia historia.

El matrimonio Steward en la ficción

El matrimonio Steward en la ficción

A la cabeza del reparto se encuentran Julianne Moore, en el papel de una ginecóloga de clase alta que se encuentra aburrida de su matrimonio, y a Liam Neeson, que hace de su pareja, un profesor de música seductor con cualquier mujer que tenga delante. A este dúo de actores de peso hay que sumarle la presencia de  de Amanda Seyfried, en el papel de una joven y algo desorientada mujer de compañía. Esta rubia actriz es el tercer pico de nuestro no tan equidistante triángulo. Seguramente sea la presencia más destacada de toda la filmación, y se agradece especialmente en el apartado visual, recordando a una versión  joven, más si cabe, de Scarlett Johansson hace algunos años cuando debuto en el mundo del celuloide; aunque en este caso, la señorita Seyfried no es ninguna novata en el noveno arte ni tampoco en la pequeña pantalla, ya que ha participado en obras de éxito contrastado, al menos de traquilla, como “¡Mama Mía!”,  “Chicas Malas” o la actualmente en cartelera “Cartas a Julieta” y es un rostro conocido de las series “Verónica Mars”, “CSI” o “House”, aunque en estas últimas en breves apariciones.

Podemos concluir que estamos ante una película entretenida, que durante sus noventa minutos de duración se deja ver pero que realmente no llega a enganchar del todo al espectador, que irá contemplando cómo los personajes se desenvuelven e incluso dudará de algunos de los pasajes que ha presenciado. No entrará a la historia del cine pero puede servir como un divertimento, especialmente para los fans de Julianne Moore y de Amanda Seyfried, superior a la media, en lo que a calidad se refiere, pero que te deja con la impresión de que podría haber sido mejor película.