El Rey, una figura intocable

El nivel de popularidad de Don Juan Carlos en España es muy elevado gracias a su destacado papel durante la transición. El prestigio y la simpatía personal del monarca es algo que comparten los españoles con el resto del mundo. De hecho, el Rey puede ser “el personaje más conocido” según afirman distintos corresponsales de diferentes países en España. Otro de los puntos en los que confluyen es la gran opacidad de la Corona y la escasa crítica que se puede ver en los medios de comunicación.

Alberto Albarrán, Luis Prado, Manuel Camacho y Lucía Andaluz

El 22 de noviembre de 1975 fue proclamado Don Juan Carlos como Rey de España tras la muerte del dictador Francisco Franco gracias a la Ley de Sucesión. Más de treinta y seis años al frente de la Jefatura del Estado y según diferentes autores, figura clave en la Transición española. Esto le ha valido el respeto y la simpatía de sus súbditos.

El pasado mes de octubre, el periódico El País sacaba a la luz el último barómetro de confianza elaborado por Metroscopia en el que el Rey sigue apareciendo en el grupo de cabeza. De hecho, entre todos los jefes de Estado y de Gobierno incluidos, “Juan Carlos I es el mejor valorado por los españoles, por encima incluso del presidente Obama, tan alta y establemente popular en nuestro país desde su elección, y a clara distancia de Angela Merkel, Durao Barroso, Nicolas Sarkozy o el propio papa Benedicto XVI”, afirmaba el diario español el 28 de octubre.

Martin Dahms, periodista del diario alemán Berliner Zeitung

Martin Dahms, periodista del diario alemán Berliner Zeitung

El Rey ha conseguido legitimar la Corona entre sus conciudadanos aportando estabilidad y serenidad a la vida política, tal y como opinan el 65% de los españoles. Pero ¿lo habrá conseguido fuera de sus fronteras? ¿tendrá la misma popularidad? Muchas de esas respuestas las tienen algunos de los corresponsales extranjeros que están viviendo en España como: Martin Dahms, periodista del diario alemán Berliner Zeitung; Graham Keeley, enviado del periódico británico The Times; Davide Mattei, cronista en España de la Schweizer Fernsehen (Televisión Pública Suiza) y durante muchos años de la agencia de noticias italiana Ansa; y Carlos Raúl Oroño Martínez, corresponsal en España del rotativo uruguayo La República.

Relevancia de la información de la Casa Real

Un dato muy importante para ver la relevancia que tiene la monarquía española en el extranjero es saber con qué frecuencia es noticia. Pese a que al otro lado del Atlántico no hay monarquías, la proximidad cultural e idiomática hace que todo lo relacionado con España tenga relevancia. De igual modo sucede con la figura del Rey tal y como cuenta Oroño “todas las vicisitudes de la Casa Real están muy al día”.

En Europa interesa más el folclore. Martin Dahms es consciente de que “hoy en día pocos alemanes entienden que existan casas reales”, pese a ello intuye una cierta envidia hacia los países monárquicos, única y exclusivamente porque “da espectáculo a la vida diaria, ya que cada vez que hablamos de monarquías es por actos vistosos y gloriosos”. Siempre que hay acontecimientos de esta índole, tienen gran aceptación en el país germano: “Tanto la boda de Leticia y el Principe Felipe y las bodas de las infantas se retrasmitieron en directo para Alemania, por tanto el interés es bastante alto”.

Con menor frecuencia tiene presencia la Casa Real española en Gran Bretaña. Ese tiempo lo ocupan sus propios monarcas, pero si sale a la luz alguna noticia, “de vez en cuando”, suelen ser de carácter “poco serias, rosas y de la actitud española con respecto a la familia real”, comentaba Keeley.

Caso Urdangarín

Lo que no pasa desapercibido en ningún país es un escándalo y por eso, durante estas últimas fechas están trabajando todos los corresponsales en un tema que salpica de lleno a la Corona española como es la Operación Babel. El caso judicial que imputa al yerno del Rey, Iñaki Urdangarín, por presunto desvío de fondos públicos hacia el Instituto Nóos, que presidió el Duque de Palma entre 2004 y 2006, es noticia en los diferentes países de los corresponsales.

En Uruguay “el tema de Urdangarín está muy al día y se trata a fondo”, ya que choca ver al esposo de la Infanta Cristina acusado de cinco presuntos delitos: evasión de impuestos, fraude fiscal, prevaricación, falsedad documental y malversación de caudales públicos. Pero no sólo en Suramérica, donde tiene bastante trascendencia todo el caudal informativo que llega desde España, es noticia el Caso Urdangarín.

Alemania tiene una primera imagen de la monarquía como “algo impoluto” y según Martin Dahms “cuando se percibe que no lo es llama mucho la atención y la gente se interesa por ello”. Si un político regional recibe regalos pasa desapercibido, “pero si lo vemos en un miembro de la Casa Real sorprende mucho”. Siguen de cerca el caso y, de momento,  hay gran interés, ahora “vamos a ver cómo acaba la cosa”. El propio Dahms es un gran conocedor de España, ha publicado un libro en alemán sobre la historia de España (Spanien) y cree que “en el momento en el que hay un escándalo o una sospecha se le hace mucho daño a la Corona” pese a la consolidación de dicha institución.

El Instituto Nóos resulta para los corresponsales extranjeros un claro ejemplo de la protección que tiene la Corona española en los medios de comunicación nacionales, “hay una especie de oscurantismo, de censura previa que no se entiende de una casa real que goza de prestigio”, afirmaba Davide Mattei, además recordaba un hecho insólito en un país democrático y con una libertad de prensa consolidada como España: “la famosa edición del jueves que se retiró”.

Graham Keeley, enviado del periódico británico The Times

Graham Keeley, enviado del periódico británico The Times

Mattei cree que “la cobertura informativa del Caso Urdangarín debería ser más libre”, en ese mismo sentido se muestra el corresponsal británico de The Times quien ha informado a sus lectores sobre un escándalo de esta envergadura “al igual que otras cabecera de la seriedad de Gardian, Telegraph…”. A Graham Keeley le resulta complicado de asimilar la diferencia entre la familia real de España y la británica: “La de mi país es mucho más transparente, como ejemplo tenemos sus cuentas. Además, nosotros somos muchos más críticos con la familia real; hay mucho respeto, es muy popular, pero al mismo tiempo podemos criticarla. Aquí en España la gente es mucho más respetuosa (sumisa) hacia el Rey y su familia. Por ejemplo cuando lees algunos periódicos como ABC vislumbras un aparato propagandístico de la familia real”.

La figura de Don Juan Carlos

Pese al pequeño oscurantismo que sobrevuela en el extranjero a la Corona española, hay una figura, que gracias a su labor en la transición y a sus más de treinta y seis años al frente de la Jefatura del Estado, sobresale por encima del resto: es la del Rey Don Juan Carlos.

Incluso en los países donde ven las monarquías muy de lejos “tenemos  una tradición republicana de toda la vida”, comenta Carlos Raúl Oroño, “la imagen de Juan Carlos, igual que la del Príncipe Felipe, está muy bien valorada independientemente de que sea el Rey y no consideremos válida a estas alturas de la civilización a la monarquía como institución”.

Desde Italia, el país que le vio nacer pese a que Mattei dude que “los italianos le consideren como compatriota y conozcan este dato”, la percepción de Don Juan Carlos se mueve en el mismo sentido: “Es alguien que no se mete en política, una personalidad de referencia. Se le valora como a otros jefes de estado, destacando su gran simpatía y la buena sintonía con los españoles”. Un perfil que se repite país a país. En Alemania el Rey “es el personajes más conocido de España.  La sociedad alemana no conoce mucho su personalidad, pero sí le consideran como un personaje simpático y alguien que hizo su labor tras el franquismo”.

Papel del Rey en la Transición

Una labor muy importante en la consolidación de la democracia española. “Toda nuestra sociedad (alemana) tiene bastante asumido el papel que tuvo”, como ejemplo, Martin Dahms, citaba su libro monográfico en alemán la vida política y social en España, donde dedica un capítulo a la estampa de Don Juan Carlos. Además, Dahms tiene claro que en la Transición y en el 23F, “el Rey se ganó la corona” haciendo alusión al libro de Javier Cercas (Anatomía de un instante). Para Davide Mattei también fue “una grata sorpresa que un monarca nombrado a dedo por Franco fuese capaz de llevar a España por la senda democrática”.

Desde ese momento la Monarquía española ha sufrido cambios y pese a estar muy asentada, “está perdiendo su halo de esencial”, afirma Dahms. El propio corresponsal alemán cree que eso “se ve reflejado en las encuestas”. Metroscopia recogía en uno de sus últimos sondeos que dos de cada tres españoles estiman que, pese a la labor realizada, la Monarquía pierde valor con el transcurso de los años. Para Graham Keeley esto es un hecho “ahora los españoles están empezando a dudar sobre el papel de la Familia Real”, aunque aún es pronto para pensar en una España sin corona “hay mucho apego de la población a la monarquía. El Rey ha sido la persona que ha facilitado la democracia en España y en el recuerdo está la Segunda República, un momento muy violento en la historia. La ciudadanía está preparada para dar ese salto, pero la figura de Don Juan Carlos y sus logros en la Transición lo impiden. No sé qué pasará cuando el Rey deje el trono”, finalizaba Davide Mattei.

Escucha el reportaje en audio

Los Príncipes, preparados para reinar

Carmen Enríquez y Emilio Oliva son dos periodistas con una larga trayectoria. En el caso de Carmen,  su vida laboral ha estado vinculada a TVE, mientras que la de Emilio se ha desarrollado en la agencia EFE. Ambos tienen en común haberse dedicado, durante un tiempo, a la información de la Casa Real. Carmen, escribió “Tras los pasos del Rey”. Ayer se presentaba Los Príncipes, preparados para reinar. 
 Rosa Mª Mateos.
Escucha aquí la entrevistaLos Principes

 Carmen Enríquez y Emilio Oliva son dos periodistas con una larga trayectoria. En el caso de Carmen,  su vida laboral ha estado vinculada a TVE, mientras que la de Emilio se ha desarrollado en la agencia EFE. Ambos tienen en común haberse dedicado, durante bastante tiempo, a la información de la Casa Real. Carmen, escribió Tras los pasos del Rey .
 Ayer se presentaba Los Príncipes, preparados para reinar. Se trata de un documento en el que se ha contado con fuentes de distinta índole como políticos, diseñadores, amigos de la pareja, trabajadores de la Casa Real, así como profesores, periodistas, etc. Es cierto que no hay ningun voz de los protagonistas ya que  es conocida la reticencia que se tiene en la Casa Real para estos asuntos, pero la amplía documentación de esta obra la hace muy fidedigna.
Ya desde las primeras páginas se intuye que la Casa Real debe cambiar la comunicación para que los españoles conozcan mejor el trabajo que desempeña la pareja que está llamada a la sucesión de  don  Juan Carlos y doña Sofía.  Así como en su día los Reyes tuvieron el cometido de viajar por toda España para hacerse conocer, ahora les toca a ellos, pero se ha de tener en cuenta el cambio que se ha producido en los medios de comunicación.
Los Príncipes, prepados para reinar nos acerca a una pareja cercana, comprometida y con complicidad. Una pareja, que según la mayoría, gana en las distancias cortas, preparada para el futuro que les espera, tal y como ellos afirman, «para servir a España» pero también vamos a conocer su vida privada.