Si juegas con alegría, el fútbol es una poesía…

El derbi andaluz partía con grandes espectativas pero el Málaga es mucho Málaga y en la primera parte sentenció el partido. La expulsión del meta Casto obligó a Pepe Mel a cambiar el dibujo táctico y Pellegrini y el Málaga no fallaron y siguen estando en puestos «champions».

Arturo Herrera Díez

Foto: Isco, celebrando su gol; Reuters

Son dos Order Tramadol Canada estilos de fútbol parecidos, el arquitecto Pellegrini, busca un equipo que tenga el balón, con capacidad de sorpresa, es un https://yogurdefresa.es/nsw25qo1 hibrido entre viejas glorias y jóvenes perlas, que tienen un gran futuro ya sea el caso de Isco como hombre más relevante, que posee calidad por todos los lados, es de esos jugadores que te interesa e ilusiona ver jugar. Todo esto unido a la gran aparición del conejo https://www.torufix.ee/izhegp570xh Saviola, en su cuarta aventura por España, habiendo estado previamente en el Barça, Sevilla y Real Madrid, no está desaprovechando ninguna de las oportunidades que le da Pellegrini.

El partido comenzó con el Málaga con las cosas muy bien preparadas, mimo del balón tranquilidad y esperar a que se abrieran huecos, el partido se les puso de cara muy temprano, y es que un balón largo para la carrera del portugués Eliseu, terminó con el posterior derribo del arquero verdiblanco, Casto, con la consiguiente expulsión, dejando a su equipo con un jugador menos todo el partido. El encargado de transformar la pena máxima fue Joaquín, de esta manera hacía su gol número cincuenta en Primera División, que finalmente si lo celebró, pero https://shop.lorena.at/ogu3yba9458 guardando las formas y el respeto que le dan esos colores que le dieron todo en antaño. En una falta botada por Joaquín, https://www.chinnorparishcouncil.org.uk/n75a907ujz Camacho cabeceó al poste, avisando de lo que se le venía encima a los béticos.

Pocas noticias del Betis en el campo, muy perdido, desorientado, no conseguían intimidar al Málaga, era un juguete roto en manos del conjunto de Pellegrini, que jugaban con una tranquilidad increíble. https://southglosfoodfest.co.uk/9y2z75t Ni si quiera Beñat, la estrella, podía poner algo de orden y pausa, entre tanto, llegó el segundo para los blanquiazules, Saviola envía un balón a Portillo, en posición antirreglamentaria, éste le devuelve el balón rápidamente, y http://gerbangkaltim.com/2020/03/24/g5qnvxcy5w el argentino anota el segundo, con un toque sutil, seguro y certero.

https://chessplus.net/lgcz81x5h7 El Málaga se sentía cómodo y feliz en el terreno de juego, sin prisa y creando peligro cada vez que se acercaba a la portería del debutante, el miedo con el que jugaba el Betis, se vio plasmado en el tercer gol, balón templado de Portillo desde la parte izquierda que Amaya no acierta al despejar, y lo mete en su propia portería. La desesperación se apoderaba de Pepe Mel, ya tuvo muy mala suerte la semana anterior frente al Atleti, y de nuevo esta semana, los árbitros y la falta de concentración de alguno de sus jugadores desembocaron en una goleada. La cual se encargaría de cerrar, la estrella, el chico de la eterna sonrisa, Order Tramadol Online Overnight Cod la ambición personificada, Isco, tras un barullo en el área se encuentra con un balón desde el perfil izquierdo, donde coloca muy bien la cadera, http://www.david-guetta.org/lt7p180u para poder echarla al palo largo con su pierna derecha, una https://www.windmillleisure.co.uk/190uq77 jugada típica en él, ya marcó uno similar frente al Zenit, sabe lo que hace y además le sale.

El Málaga termina esta jornada en puestos Champions, sumando 14 puntos de 18 posibles, Pellegrini dijo que esto no es una racha es fruto del buen trabajo que está desarrollando su plantilla.

-MÁLAGA: Willy Caballero; Jesús Gámez, Demichelis, Weligton, Monreal; Ignacio Camacho, Joaquín (Sebas Fernández 77´), Portillo, Isco, Eliseu (Recio 70´); Saviola (Santa Cruz ´70).

-BETIS: Casto; Nacho, Mario, Amaya, Nelson; Rubén Pérez (Nono 32´), Cañas, Beñat; Juan Carlos (Rubén Castro 48´) , Agra (Adrián 12´), Jorge Molina.

1-0Joaquín, 12´

2-0Saviola, 27´

3-0Amaya, 72´

4-0Isco, 74´

ÁRBITRO: Xavier Estrada Fernández (C. catalán). Amonestó a Jesús Gámez (min. 55) y a Recio (min.84) por parte del Málaga. Expulsó a Casto en el minuto 12 por parte del Betis.

Manotazo histórico

Exhibición total del fútbol azulgrana, que brilló en su máximo esplendor para barrer del terreno de juego a un hasta ahora desconocido Real Madrid. El Barça bailó a los blancos desde el minuto uno de partido, para acabar desquiciando a su rival tras endosarle cinco goles. Mourinho sólo pudo admitir el gran partido de los blaugranas después de sufrir la mayor derrota en toda su carrera como entrenador. Villa por dos veces, Xavi, Pedro y Jeffren fueron los autores de los tantos, de un partido que ya forma parte de la historia de estos dos grandes clubes.

Daniel Lobo Ojeda / Foto: europapress.com

Después de un inicio de liga espectacular, con 25 partidos de liga invictos, el Real Madrid llagaba  la Ciudad Condal con la esperanza de romper la racha negativa con su eterno rival, pero se dio de frente contra un equipo que no regala nada. El fútbol de fantasía generado por el cuadro de Guardiola no encontró rival sobre el campo, superando en todas las facetas de juego al cuadro blanco y cuajando una de las mejores actuaciones que se le recuerdan al Barcelona con Pep en el banquillo. Mourinho insiste en su idea de que el cuadro catalán es un proyecto acabado, algo que no deja de sorprender a todos, sobre todo por la juventud de sus jugadores y el recién Mundial de fútbol ganado gracias a la base del equipo culé.

Xavi celebrando el primer gol.

Apenas en 18 minutos se acabó el partido, gracias a los dos tantos iniciales y a un fulgurante inicio de los locales, que mordían por cada pelota dominando la posesión del cuero. Messi dio el primer aviso, tras recoger el balón suelto en el área, lo puso con un sutil toque por encima de Casillas, estrellándose en el poste. El Madrid no quería jugar a la pelota, rifando la posesión con pelotazos largos y limitándose a defender. Un equipo desconocido, con miedo a intentar controlar el balón, dejando toda esa labor al Barcelona. En el primer pase de Iniesta por detrás de la defensa, apareció Xavi, para recoger el mal despeje de Marcelo y con mucha clase echar el balón por encima del portero inaugurando el marcador para delirio del Nou Camp. Poco después apareció de nuevo Xavi, para dejar a Villa sólo en el lateral del área, que se marchó en velocidad de Sergio Ramos y puso un centro, que tras el fallo de Casillas apareció Pedro en boca de gol para enchufar el segundo en menos de veinte minutos.

El Madrid recibió su propia medicina. Dos golpes duros y rápidos que dejaron tambaleándose para el resto del partido los intereses blancos, que acabó besando la lona al final del choque por KO técnico. Sólo alguna contra aislada, con Cristiano como protagonista, puso en aprietos a la defensa azulgrana con algún lanzamiento lejano del portugués, o de Di María. Valdés fue un espectador de lujo en el clásico, parapetado en su área sin noticias de los delanteros madridistas, que sólo podían correr detrás del balón que dominaban los culés. Varios jugadores del Real Madrid deambularon por el campo como almas en pena, dejando una triste imagen, a pesar del gran rendimiento mostrado en el resto de la temporada. Ozil no tocó una pelota en condiciones, lo que provocó su sustitución en el descanso por Lass Diarra, que sólo sirvió para que los blancos se encerrasen más en su campo renunciando al ataque. Lo mimo que se podría decir de Benzema, que con una aportación nula continúo en el rectángulo de juego debido a la ausencia de delanteros suplentes.

El empujón de Cristiano sobre Guardiola, después de que el técnico culé le burlase la pelota, desembocó en un tangana en la que participaron los miembros de las dos plantillas. Cristiano perdió los nervios al empujar a Pep, que desató las iras de sus jugadores y del público catalán contra la figura del jugador portugués. Iturralde solucionó la tangana mostrando amarilla a Valdés y Cristiano, dejando sin amonestar a Guardiola que fue quien lo empezó todo. Este incidente sacó al Barça del partido durante varios minutos, permitiendo al Madrid aproximarse un poco a la meta de Víctor Valdés, reclamando un posible penalti sobre Cristiano Ronaldo del portero blaugrana. Iturralde no lo dudó y dejo sin castigar una pena máxima de la que se quejó desconsoladamente el delantero luso, por interpretar que sólo hubo un choque fortuito entre ambos jugadores.

En la reanudación no apareció la esperada reacción de los blancos, para intentar levantar el marcador tirando de casta y orgullo, aunque nada más lejos de la realidad. Tras un mano a mano de Xavi, que el centrocampista no acertó a resolver entre los tres palos, apareció Villa para golpear por dos veces más al Madrid en tan sólo tres minutos. Ante la ausencia de  goles, el repertorio de Leo Messi se amplía a regates, controles y magníficos pases, que podrían pertenecer perfectamente a Iniesta o Xavi. Como ratificó Guardiola en la rueda de prensa, no existe un jugador más completo que Messi en todo el mundo, ya que cuando no encuentra el camino de cara al gol es capaz de inventarse una asistencia perfecta para dejar a sus compañeros solos contra el portero. En el tercero, Villa recibió de la “pulga”, y tras el control con el que se deshizo de Pepe, cruzó el esférico al palo largo ante la impotencia de Casillas, que se desesperó protestando un dudoso fuera de juego del “guaje”. Sólo tres minutos después, otro sensacional pase de Messi desde el círculo central lo persiguió Villa, que encaró de nuevo a Casillas, para con un inteligente toque colar el balón entre las piernas del portero y sumar el cuarto gol en el partido.

El Nou Camp se convirtió en una fiesta total. La afición gozaba de lo lindo observando el marcador de cuatro a cero y dirigiendo cánticos hacia Mourinho para que saliese del banquillo y diese la cara, después de la prepotencia de sus ruedas de prensa antes de llegar a Barcelona. Guardiola quiso dar una ovación de gala a  los tres goleadores, sacándolos del terreno de juego para que se llevasen las respectivas ovaciones de la grada. Villa se ganó de una vez por todas a la afición culé, tras marcar dos goles al eterno rival consolidando su calidad y su olfato goleador. Minutos de oro para Bojan, Keita y Jeffren, que quisieron sumarse a la fiesta redondeando el marcador final. Después de alguna intervención de mérito de Íker, de los pocos que pueden salvarse del Madrid pese a encajar cinco goles, llegó el tan ansiado gol que completaba la manita psicológica, 5-0. Un centro de Bojan por la banda derecha en el tiempo de prolongación, con Pepe como única referencia defensiva para taponar al de Linyola, no llega a tocarlo Iniesta en el corazón del área, pero entrando desde el segundo palo como una exhalación apareció el otro canario, Jeffren, para con una picadita con mucha clase provocar el delirio en la grada azulgrana y la locura de todo el plantel de Barça, que formaron una enorme piña entre jugadores, utilleros y cuerpo técnico, levantando al cielo la mano abierta, como símbolo de que habían conseguido completar la manita goleadora.

En el tiempo restante, sólo quedó lugar para la brutal patada de Sergio Ramos por detrás sobre Leo Messi, que le costó la cartulina roja directa, reflejando la desesperación e impotencia que sentían los jugadores blancos. Ramos perdió los papeles tras su agresión a Messi, al soltar una mano a la cara de Puyol, que se dejó caer al césped, y propinar otro manotazo a Xavi cuando se marchaba expulsado al túnel de vestuarios. Era la cara del Madrid, de un equipo que se las prometía muy felices para cambiar la historia de los clásicos de los últimos años, que había hablado mucho antes del partido y que se estampó contra un muro muy bien organizado que jugó con ellos como si fueran marionetas. Cuando Cristiano dijo que ”a ver si les metían ocho a ellos” tras el partido del Barça en Almería, probablemente nunca pensó que hubiese estado tan cerca de acertar, porque de haber pisado más el acelerador en el segundo periodo hubiesen completado una goleada aún más bochornosa. Esa humildad inexistente en la plantilla blanca, menos aún en Mourinho que en la rueda de prensa aún recordaba la eliminación de Liga de Campeones del año anterior ante el Inter, ha sido la clave siempre en los jugadores de Guardiola, que siempre han esperado para hablar en el terreno de juego.

Con este encuentro no se resuelven sino cuentas pendientes entre ambos cuadros, pero aún queda una liga muy larga por delante donde cualquiera de los dos puede fallar. No hay nada decidido aún, a pesar de que el primer golpe lo haya dado el Barça, teniendo en cuenta que el partido sólo vale tres puntos, Una de las dudas resueltas tras los noventa minutos es el estilo de juego que se impone. Los revoloteos cuál mariposa de Mohamed Ali, fulminaron por KO a los golpes contundentes de Thyson, que tras correr tras su adversario por todo el campo, en los momentos importantes se encontraba demasiado cansado para acertar con una derecha. El combate promete ser largo y tendido. Cuánta razón tenía el que bautizó el tiki-taka del FC Barcelona, Andrés Montes, al repetir en innumerables ocasiones, “la vida puede ser maravillosa”.