La Guerra anti Pulitzer

Tramadol Online American Express Los medios de comunicación juegan “su” partido antes del fin de semana, trayendo serias consecuencias en los protagonistas y muchas veces en la opinión pública. Se han dejado a un lado valores periodísticos para responder a intereses de “pesos pesados”
Cristhian Taramasco
Desde 1917, los estudiantes de periodismo tienen una razón más para soñar. Tramadol Online Overnight 180 Joseph Pulitzer, antes de morir, dejó en su testamento unas pautas que invitaban a la excelencia del ejercicio del periodismo, la literatura, el teatro y la educación.
Abril ha sido el mes elegido, a excepción del primer año, para entregar ininterrumpidamente el premio a los más destacados de la profesión. Todos los periodistas en algún momento hemos soñado o soñaremos con ser reconocidos alguna vez por la https://www.lesbaigneusesdebiarritz.com/ukrghzo Universidad de  Columbia, instituto encargado de otorgar el premio según la recomendación de un jurado.
En el periodismo deportivo parece que se acabaron los sueños desde hace muchos años, al menos en https://www.torufix.ee/fya3xzwd España. Ya escribir dejó de ser una pasión para muchos, para convertirse en inercia. Los valores aprendidos en la universidad son echados a la basura cuando nos toca sentarnos frente al ordenador luego de ver un partido. No se disfruta, no se entretiene. Divide, resta y ya los atletas y aficionados acompañan la “batalla” de los medios.
España siempre ha tenido los ojos en el fútbol y el fútbol, en estos momentos, los tiene puestos en España. Los deportistas nacionales ya lograron su cometido, algunos están en la cúspide y el periodismo sigue encaprichado en darles zancadillas.
Madrid y https://mon-film-teinte.com/e5hbuwb Cataluña son claro ejemplo de ello. La “Roja” está nutrida de jugadores del https://www.windmillleisure.co.uk/gy6c4nq Real Madrid y del https://yogurdefresa.es/88ocptbk Barcelona, pero parece que la prensa es la que juega los partidos antes del pitazo inicial. Busca el más mínimo resbalón del equipo de la ciudad contraria. Eso no está mal, pero cuando se pretende sacar la varita “mágica” para exagerar y hasta inventar, para minimizar la realidad es cuando lo apropiado se convierte en pecado (valga la cacofonía). Ya el lector es testigo y cómplice de su estrategia. Claro, los medios no son los únicos culpables, también la llegada de algún que otro “general” vecino empeoró la situación.
El análisis ya es más subjetivo que nunca y defiende los intereses de los “pesos pesados”. El periodista es un robot que es controlado y lo sabe, pero hay otros factores que impiden que reaccione. Primero hay que comer.
Por más que no quieran, los verdaderos protagonistas también fueron arrastrados por la enorme ola y sólo por mediaciones, sentido común e intereses compartidos se ha mejorado la situación. Por más que lo intenten, ellos no tienen la cura para esta “enfermedad”. Nosotros la tenemos. Ellos son los protagonistas pero nosotros podemos “maquillar” la realidad. Pecado capital.
http://www.jenics.com/45mv8vm6 Javier Bauluz es el único español en recibir el premio Online Tramadol Mastercard Pulitzer. Su hazaña es muy complicada de igualar por periodistas deportivos, pero no debemos buscar igualarlo, sino buscar aprender de su trabajo, de su pasión, de la responsabilidad que tuvo en su foto-reportaje sobre http://www.david-guetta.org/167diqi Ruanda hace 17 años.
Tramadol Purchase Online Pulitzer cumplirá dentro de un lauro un centenar de años enterrado. En nuestras manos está que los valores periodísticos y nuestros sueños no se vayan a la tumba.