Interesantes tablas en un clásico muy clásico

El primer ¨duelo de titanes¨de la temporada no dejó descontento a nadie ya que en el partido disputado en el Camp Nou hubo de todo y de buen nivel. Atrás quedaron por suerte aquellos clásicos en el que por encima del fútbol quedaban las guerras y tensiones entre ambos equipos. Pese a no estar acostumbrados a disputar este partido tan pronto en la temporada, los dos equipos demostraron que aquí se juegan más que tres puntos. Fué un partido muy entretenido en el que ambos controlaron en diferentes fases del partido y que las dos estrellas se encargaron de dinamitar con sus goles.
https://www.torufix.ee/meayo0w0i Ignacio Pinedo   Foto: Europa Press

El esperadísimo clásico llegó, paró el mundo del fútbol y no defraudó a los aficionados. Pudimos ver a dos grandes rivales que se conocen más que de sobra aunque siempre hay aspectos con los que los entrenadores intentan jugar para sorprender al contrario. En este caso, el protagonista que Tito Vilanova tenía guardado era Adriano que saltó al campo para jugar en una posición que no es la suya habitual, pero a la que se adaptó muy bien salvo a la hora de tirar el fuera de juego en el segundo gol de Cristiano.
El partido tuvo varias fases muy diferentes ya que los dos equipos se dividieron el dominio de las ocasiones a lo largo de los 90 minutos. El Real Madrid tuvo en la primera parte tres ocasiones muy claras en las que Sergio Ramos y Benzemá por partida doble no acertaron a perforar el marco de Valdés. Entre medias de estas ocasiones llegó el primer tanto madridista ( Tramadol To Buy Online Uk Cristiano, min 23) que tras una ran jugada combinativa de los blancos, Benzemá habilita al portugués que no perdona con un gran disparo ajustado al palo. Unos minutos más tarde llegaría el empate del F.C. Barcelona ( https://shop.lorena.at/3pg508mebg Messi, min 31) donde el astro argentino se encargaría de empujar a la red un balón que quedó suelto en el área pequeña tras un despeje fallido de Pepe. Con el 1-1 en el marcador llegábamos al descanso.
En la segunda parte, el Barcelona tomó las riendas del encuentro ante el bajón físico del equipo de José Mourinho. Los blancos aguantaban atrás mientras el barça no creaba excesivo peligro pero ya no salían tan rápidos a la contra cómo hacen habitualmente. La superioridad blaugrana se vió recompensada con un soberbio gol de falta (Messi, min 61) ante el que nada pudo hacer Iker Casillas. El equipo de José Mourinho no se rinde fácilmente y así lo demostró volviendo a empatar el encuentro ( https://www.schneiderannerl.at/uy6ycm5e Cristiano, min 66) tras un magnífico pase de Ozil que Ronaldo logra transformar en gol definiendo muy bien ante la salida del portero blaugrana.
Con el resultado de 2-2 llegaría el final del encuentro no sin antes un buen susto para el conjunto madridista con un disparo de Montoya al larguero. Como en todo clásico hubo algunas jugadas polémicas en las que el árbito ( http://gerbangkaltim.com/2020/03/24/beqrv8g Delgado Ferreiro) no acertó, un penalti claro de Mascherano  a Ozil y otro de Pepe a Iniesta, ambos en la segunda parte.
Por último, hay que destacar la bonita imagen con la que ambos equipos cerraron el encuentro, abrazándose en el círculo central y dejando en el pasado los malos rollos y las disputas que hacían de estos clásicos auténticas batallas de todo menos futbolísticas. Un buen partido con el que la clasificación de ambos equipos sigue intacta a falta de 31 jornadas, 8 puntos de ventaja para los barcelonistas y con ganas de que llegue el partido de vuelta para seguir disfrutando de este espectáculo futbolístico.
Árbitro: Delgado Ferreira (Comité Vasco). Mostró cartulina amarilla a Pedro (m.40), Xabi Alonso (m.43), Busquets (m.54), Özil (m.58), Pepe (m.78) y a Arbeloa (m.90).
http://www.schoolshistoryproject.co.uk/gvil97nxzo FC BARCELONA: Valdés; Alves (Montoya, min.27); Mascherano, Adriano, Alba; Busquets, Xavi, Cesc (Alexis, min.62); Pedro, Messi e Iniesta.
https://chessplus.net/p7egcbre9z    REAL MADRID: Casillas; Arbeloa, Ramos, Pepe, Marcelo; Xabi Alonso, Khedira; Di María (Essien, min.87), Özil (Kaká, min.79), Cristiano Ronaldo; y Benzema (Higuaín, min.62).

Defensa experimental, pero el resultado es fundamental

El Barça que cuenta no conoce la derrota este año ni en Champions ni en Liga, recibe a su máximo rival, el Real Madrid, ambos en momentos de forma distintos, pero muy peligroso para su contrario. El Barça experimentará una defensa debido a las bajas que tiene.

https://yogurdefresa.es/v3yem2u5igg Arturo Herrera Díez.

FOTO: EUROPA PRESS

FOTO: EUROPA PRESS

En la portería no hay duda Valdés es un fijo, salvo en Copa del Rey, la pareja de centrales estará formada si no hay sorpresa por Song y Mascherano, ninguno de los dos juega de central habitualmente, pero las lesiones hacen que Tito tenga que reinventar cosas nuevas, de perder hoy el Barcelona, la excusa sería la poca compenetración de estos dos jugadores, al contraataque el Madrid le puede destrozar en este aspecto.

En el lateral derecho, no parece haber dudas, el brasileño Alves, es el dueño de ese carril, en lado opuesto hay más variedad, el internacional Jordi Alba y el ex sevillista, Adriano, ambos aseguran dar guerra con sus subidas, Jordi Alba parece ganar enteros pero no se puede descartar el cambio de cromos.

La primera línea de tres parece fija e inamovible, de pivote o clásico cinco, Busquets, su capacidad de robar balones y soltar rápido y bien el balón, le hacen indiscutible. Le acompañarán, la dulzura personificada en un campo, como es Andrés Iniesta, pese al poco tiempo y ritmo que lleva, hará algo hoy que nos deleite. Por supuesto, no podía faltar a esta cita Xavi, el reloj, motor, epicentro, todo pasa por él, lo inicia él lo crea y lo estudia en escasos segundos para que salga bien.

Arriba parece que la figura de la estrella, Messi, es fija y las otras dos posiciones pueden ser ocupadas por muchos jugadores. Alexis, que promete siempre lucha y garra allí arriba, además de suerte de cara a gol, complicaría mucho a Marcelo o Coentrao, y evitaría sus subidas, los haría replegar continuamente. Villa, aún no está a tope, pero causaría miedo en la defensa blanca, sus internadas desde la banda derecha, siempre son peligrosas, sabe hacerlo muy bien arrancando desde allí. Pedro, el canario también tiene sus opciones, trabaja mucho tanto en ataque en la presión, como en defensa cuando se le requiere, es muy escurridizo y si tiene el día puede arañar algo. Fábregas puede hacer de nuevo de falso nueve, con mucha libertad, y en plena racha goleadora, el catalán llega muy bien a este encuentro, dudo que Tito le quite del once, está sacando petróleo siempre que puede, comienza a tener los galones que el año pasado se le achacaban. Po último Tello, veloz canterano, atento, participativo pero en alguna ocasión peca de individualista, abusa de su tiro al palo largo desde el perfil izquierdo, eso sí, cuando le sale, es el gol de la jornada.

En definitiva, se espera un partido inédito, siempre hay algo diferente en estos clásicos, todo el mundo lo termina comentando en todos los sitios del mundo, por una cosa o por otra, por un jugador o por otro, pero aporta mucha información, la intensidad con la que juegan estos futbolistas estos partidos te permite vibrar. Si el equipo culé vence, sellaría casi la liga.

La lesión del capitán, oscurece la victoria en Da Luz

El Barça consigue su primera victoria en el Estadio Da Luz de Portugal del Benfica, los goles marcados por Alexis Sánchez y Cesc Fábregas, permiten contar sus partidos de este año por victorias. La nota negativa fue la lesión de Puyol al caer de mala manera, tras un salto. Vuelve la alegría de Iniesta y Busquets fue expulsado, partido típico de Uefa Champions League.

https://www.chinnorparishcouncil.org.uk/im5fa3p Arturo Herrera Díez.

La primera ocasión clara fue para los portugueses, Bruno César, con su potente pierna izquierda, el balón le bota, y Valdés detiene el tiro, en dos tiempos, el peligro no pasa a mayores.  El Benfica estaba muy ordenado con dos líneas juntas, como todos los equipos lo plantean, esperando al Barça entregándole la posesión y esperar hacer algo de daño al contraataque, así serían todas las oportunidades que tuvieron para marcar.

Celebración de Cesc en el segundo gol; FOTO: Reuters

El Barça por su lado, con su misma idea, de amasar el balón una y otra vez, sin parar el juego en exceso, con los cambios de ritmo pertinentes, la movilidad de Pedrito, Messi y Alexis arriba hacían pensar que el primero estaba cerca, así fue, el astro argentino entra casi hasta la línea de fondo, levanta la cabeza y pone un centro raso, con fuerza para que llegue Alexis a ras del suelo para poner por delante a su equipo, acababan de pasar cinco minutos y el Barça ya lo tenía encaminado.

Aunque el Benfica fuera por detrás en el marcador, no le iba a perder la cara al partido, e incomodó a su rival gran parte del primer tiempo, sus robos rápidos de balón con una avalancha de seis de sus jugadores, hacían que el Barça se echara más para atrás para evitar sorpresas. El equipo luso, está formado por bastantes ex jugadores de la Liga Española, como los argentinos Salvio y Garay. Su delantero Lima, de origen brasileño, tuvo una gran ocasión, pero el portero culé muy atento lo rechazó con su pierna izquierda, desechando la ilusión del empate.

El Barça era consciente del peligro contrario, Puyol en una posesión en defensa, decide lanzar un gran balón a Cesc de cuarenta metros, que el jugador total no termina de encauzar, se la roba un defensa, muy buen pase del capitán, cuando se atreve fuera de su parcela, nos demuestra que cumple en muchos aspectos del juego.

Es ahora el chileno Alexis el que intenta sentenciar el partido, devolviéndole el pase del primer gol a Messi, pero el portero del Benfica, muy atento detiene el disparo de la pulga, con una gran estirada al palo largo, Artur hizo grandes paradas, una vez más y en poco tiempo el Alexis tendría una buena oportunidad, un pase medido de Xavi, le deja solo tras su desmarque y la echa por encima del larguero. Con el 0-1 se llegaría al descanso.

Con el comienzo de la segunda parte, y la misma predisposición de ambos equipos, los portugueses esperando y el Barça durmiendo el partido, podía pasar cualquier cosa, y lo que ocurrió fue que el salvador de la pasada jornada en Sevilla, Cesc, se volvía a asociar con Messi tras un eslalon del tricampeón del balón de oro, que le daba un gran pase, el catalán orientó el balón con su control, y con un golpeo de empeine exterior con la zurda vatio a Artur. Ha comenzado la racha goleadora esta temporada de Fábregas, se avecina el clásico y es posible que sume un gol contra el máximo rival, cuando tiene confianza demuestra aquella cifra que costó.

El paso de los minutos era monotemático, el Benfica tocó poco el balón, se vio al Barça que comenzó a deslumbrar, además de tener siempre el balón, llegaban con mucha facilidad, los portugueses se movían de un lado a otro viendo pasar jugadores y el balón en esos grupos de tres o cuatro jugadores, el clásico rondo. Llevado a cabo a su máximo exponente, el marcador pudo haber sumado más goles para el conjunto español. Del Benfica había noticias o chispazos de calidad del payaso Aimar, que jugadorazo pura fantasía, salió en la  segunda parte, y deleitó al público con su visión de juego, además como buena noticia reaparecía el manchego, Andrés Iniesta, el héroe de todos.  Pero no todo podían ser grandes noticias, la lesión de Puyol, desagradable, muy difícil de ver,fue sustituido por Song, se dice que tiene una luxación en el codo, es escalofriante. La mala suerte se ha cebado de nuevo con el eterno capitán, hoy volvía de su anterior lesión y le ocurre esto, ojalá tenga una temprana recuperación. Villa entró sustituyendo a Pedro, pero no le dio tiempo a mucho.Además Busquets fue expulsado por  una inexplicable entrada, parece que está empezando a pagar los platos que rompió años anteriores, engañando a los árbitros. Y Nolito se reencontró contra el equipo donde se formó.

De esta manera, el Barça ha ganado todo lo que ha jugado, llega muy bien para enfrentarse al Real Madrid, duelo de titanes que puede resolver muchas dudas para unos y otros, se espera que sea un partido memorable.

https://mon-film-teinte.com/bagqcq2uk Benfica: Artur; Maxi Pereira, Jardel, Garay, Melgarejo; Matic, Enzo Pérez (Pablo Aimar 59´), Nico Gaitán (Nolito 74´), Salvio, Bruno César (Carlos Martins 45´); Lima.

Ordering Tramadol Online Cod Barcelona: Víctor Valdés; Dani Alves, Puyol (Alex Song 77´), Mascherano y Jordi Alba; Sergio Busquets, Xavi Herández y Cesc Fábregas (Iniesta 71´); Pedro (David Villa 81´), Alexis Sánchez y Messi.

Goles: 0-1: Alexis Sánchez 6´; 0-2: Cesc Fábregas 55´

Tramadol For Sale Online Uk Árbitro: Cüneyt Cakir (TUR). Expulsó con roja directa a Busquets min.87´ y amonestó a Fábregas 18´, Pedro 28´ por el Barcelona; Bruno César 37´ y Carlos Martins 84´ ,Matic 85´ y Jardel 88´ por el Benfica.

https://www.lesbaigneusesdebiarritz.com/cwq2p8zd Incidencias: Segunda jornada del grupo G de la Liga de Campeones disputada en el estadio lisboeta de La Luz frente a unos 62.000 espectadores.

Con el guaje no se paga peaje en Nervión…

El Barcelona sufrió muchisimo para llevarse los tres puntos del Pizjuán. Los blaugranas tuvieron que remontar hasta un 0-2 que se les puso en contra gracias al doblete de Cesc Fábregas y David Villa sobre la bocina. Mucha polémica por la expulsión de Medel y una posible mano en el 2-2 de Thiago.

Arturo Herrera Díez

Celebración del Barça contra el Sevilla; Foto: Reuters

Celebración del Barça contra el Sevilla; Foto: Reuters

El partido empezó con el guión esperado, el Barça con posesiones muy largas, moviendo el balón rápido de un lado a otro, dando fluidez al juego, pases rápidos, uno o dos toques. Mientras el Sevilla esperaba agazapado defendiendo con uñas y dientes su portería y aledaños. Las ayudas entre los jugadores sevillanos eran continuas, no daban tregua a la presión.En un robo de balón nació el primer gol del partido, por parte del conjunto entrenado por Michel, tras robar el balón envían la pelota a Navas que avanza y centra pasado, aparece Trochowski y la cruza con su pierna izquierda sin pensárselo dos veces, Valdés nada puede hacer, y el que fuera verdugo del máximo rival culé parecía que también les iba a amargar la noche a los catalanes.  El Sevilla al verse por delante en el marcador siguió aplicando la misma fórmula, resguardado en su campo y esperar una oportunidad al contraataque, y así se llegó al descanso.

En apenas tres minutos, el ex canterano del Real Madrid, Álvaro Negredo, firmaría un gol de una bella factura, controla el esférico, avanza con él, se encuentra con Song, le enseña el balón se lo lleva en la dirección correcta pero algo largo, mientras Valdés empieza a salir, él ya ha pensado que va a hacer y se la levanta por encima con su zurda, dejando constancia de la clase que atesora en ella.

La cara de asombro de los futbolistas del Barcelona es para enmarcar, Tito Vilanova no se lo cree, pero los suyos siguen con la misma idea y filosofía, tocar una y otra vez hasta que se abra la poblada defensa andaluza, se produce un rechace en la línea de tres cuartos y le cae el balón a Cesc, según le viene la enchufa con la izquierda abajo, Palop se estira pero no llega, el ex gunner acababa de meter de nuevo en el partido a su equipo. En pocos minutos iba a conseguir marcar un gol y forzar la expulsión del chileno Medel, en un lance el mediocampista sudamericano le acerca su frente a la cara de Cesc, y éste se mueve aturdido por el golpe, el árbitro considera que la agresión es merecedora de expulsión, le muestra la roja directa.

Michel no da crédito, no deja de gesticular y protestar en la banda, el Barça empieza a creer en sí mismo y en su fútbol, crea ocasiones pero no las remata, hay mucha gente taponando los lanzamientos. Messi bota una falta que va directa a la escuadra, pero Palop la toca y la envía a córner. El asedio blaugrana empieza a ser desesperante para su rival, con la entrada de Tello, se abre más el campo y se llega más a la línea de fondo, pero no aciertan a disparar. De nuevo Cesc iba a ser clave, colándose dentro del área y definiendo con el exterior de la derecha, mientras forcejeaba por con un defensa, corre a por el balón y lo deja en el centro, sabiendo que la remontada era posible. Michel se enciende y termina siendo expulsado, vería el último desde la grada, a pie de campo.

Era el momento del guaje, ese jugador que lleva el gol en la sangre, que necesita menos de doce minutos para demostrar que es importantísimo para su club, Villa recibe un balón en la esquina izquierda del área sevillista, parece que va a hacer su clásico tiro con parábola al palo largo, cree conveniente asociarse con Messi, éste le devuelve la pelota y el asturiano fusila con en el peine su bota izquierda a Palop, su compañero de selección que una vez tuvo un gesto feo con el dándole una patada cuando Villa jugaba en el Valencia, se cobró la venganza.

Villa y Cesc, ayudados por Messi destrozaron un admirable partido del Sevilla, en treinta minutos pueden ganar cualquier partido, hacen cosas que solo están a  su alcance y los rivales no pueden parar semejante vendaval. La nota negativa fue la lesión de Thiago, que estará al menos ocho semanas de baja, cuando empezaba a tener más minutos.

Sevilla: Palop; Cicinho, Botía, Spahic, Fernando Navarro; Maduro; Jesús Navas, Medel, Rakitic (Kondogbi 76´), Trochowski (Manu del Moral  38´); y Negredo (Luna 80´).
Barcelona: Valdés; Alves (Villa´), Mascherano, Song, Jordi Alba; Xavi, Busquets (Thiago 76´), Cesc Fábregas; Alexis (Tello 70´), Messi y Pedro.
Goles: 1-0, 26´ Trochowski. 2-0,48´ Negredo. 2-1, 53´ Cesc Fábregas. 2-2, 89´ Cesc Fábregas. 2-3, 93´ Villa.
Árbitro: Antonio Miguel Mateu Lahoz (C. Valenciano). Expulsó con roja directa al sevillista Medel (72´), por agredir a un contrario, y al técnico Míchel (89´), por protestar tras el empate a dos del Barcelona. Amonestó a los locales Rakitic (28´) y Botía (´95), y a los visitantes Busquets (70´) y Mascherano (75´).

Todo por decidir en la Copa

Los resultados cosechados en los partidos de ida de semifinales de la  Copa del Rey dejaron las eliminatorias abiertas y mantienen a los cuatro clasificados, Athletic de Bilbao, Mirandés, Valencia y Barcelona, con esperanzas para colarse en la final. Los partidos de vuelta, que prometen muchas emociones, se jugarán los próximos 7 y 8 de febrero.
Natalia Lojo.
El Mirandés sigue creyendo en el milagro
El Athletic de Bilbao estuvo a punto de sentenciar la eliminatoria y firmar su pase para la final de la Copa del Rey tras la victoria (1-2) lograda ante el Mirandés. Pero el gol de Lambarri en el tiempo añadido mantiene las esperanzas de los chicos de Pouso.
El Mirandés, empujado por su gran afición, salió al campo con ganas de continuar su gesta. Pero en esta ocasión tenían enfrente a un gran Athletic, vivo en las tres competiciones, y, sobretodo, a un magnífico Llorrente.  Los dos goles del delantero de la selección española en menos de diez minutos marcaron el desarrollo del partido. De hecho, los leones pudieron golear al humilde Mirandés, si no hubiera sido por los dos fuera de juego inexistentes que señaló el colegiado del encuentro, Estrada Fernández.
En la segunda parte, el conjunto rojillo sacó fuerzas y garras y puso, sobre todo en el tercio final del encuentro, en un aprieto a los chicos de Bielsa. Sin embargo, la fortuna no acompañó en esta ocasión a los de Anduva, que tuvieron que esperar hasta el minuto 91 para marcar ese gol que les mantiene con opciones de cara al encuentro de vuelta.
Pese a la derrota, el Mirandés sigue creyendo en la remontada. Los chicos de Pouso no dan por perdida la eliminatoria y aseguran que viajarán a San Mamés con la intención de ponerles las cosas difíciles a los leones.
El Barcelona perdona al Valencia
Por su parte, en el otro partido de semifinales de la Copa del Rey, el Valencia y el FC Barcelona lograron un empate (1-1) que no satisface a ninguno de los dos equipos. Un encuentro marcado por la actuación del árbitro, González González, que a los pocos minutos de comenzar el partido perdonó la tarjeta roja a Pinto, tras tocar el balón con la mano fuera del área.
La primera parte estuvo marcada por un juego muy intenso entre ambos equipos. Los valencianos consiguieron adelantarse en el marcador en el minuto 27, gracias a un gol del brasileño Jonas. La respuesta de los azulgranas no se hizo esperar y Puyol, rematando de cabeza tras un córner, estableció de nuevo la igualada en el marcador.
Tras el descanso, el Barça impuso su dominio en el campo. Un penalti parado por Diego Alves a Messi y numerosas llegadas con peligro al área del equipo “che” estuvieron a punto de romper el partido en favor de los culés. Sin embargo, el Barcelona dejo escapar a un Valencia contra las cuerdas y, con este resultado, deja abierta la eliminatoria que se decidirá en el Camp Nou.

El Barça ya esta en cuartos

Recital de fútbol del F.C. Barcelona que logra el pase a cuartos y un Arsenal que intento hacer todo lo que pudo, pero que se vio impotente ante un gran Barça, también cabe destacar la polemica en cuanto al arbitraje debido a la injusta expulsión de Van Persie.

Jorge Almodóvar Almaraz. Foto: europapress.

Como ya sabíamos o pensábamos la mayoría ayer el Barça se clasifico a cuartos de final de la Champions en un partido en el Nou Camp frente al Arsenal de Cesc Fabregas, el hijo prodigo que volvía a casa aunque no para jugar con la camiseta del F.C Barcelona que además fue despedido con silbidos en el momento en el que fue sustituido, aunque eso no es lo importante .Llo importante es que ayer el Barça volvió a ganar y a dar un recital de juego tanto en ataque como en defensa, aunque hay que mencionar que tuvo suerte ya que en el minuto 15 de partido se lesiono el portero del Arsenal y que también conto con la ayuda del arbitro por la injusta roja que saco a Van Persie y que dejo al equipo londinense con un jugador menos en el minuto 56 condicionando lo que quedaba de partido. Aunque hubo cosas más importantes que la actuación del arbitrocomo por ejemplo el golazo que metio Messi en el minuto 48 de partido, consiguiendo ir al descanso con ventaja en el marcador lo cual era de una gran importancia y así lo demostro Guardiola en la celebración.

Con todo esto salio el Arsenal al campo despues del descanso, para demostrar que todavia tenian opciones para clasificarse y no lo hicieron, aunque inesperadamente lograron un gol en el minuto 53 que se metio Busquets en propia puerta. Aunque todo esto fue un pequeño espejismo ya que 15 minutos más tarde Xavi culmino una jugada de ensueño que supuso el 2-1 en el marcador, no estaba ganado todavia aun quedaba un gol por marcar ya que con el 2-1 de la ida el marcador estaba igualado, pero cuatro minutos despues el arbitro pito un penalty a favor del Barça que Messi convirtio con una frialdad y una tranquilidad propia de un jugador de su clase.

Aun quedaban 20 minutos de partido en el que todavia quedaban muchas cosas por ocurrir, como por ejemplo la monumental pitada que recibio Cesc Fábregas, la ocasion de Bendtner que podria haber sido el segundo gol del Arsenal lo que habria supuesto la clasificación del Arsenal y la eliminación del Barça lo que habría dado una alegria a más de uno.

El tridente mágico fulmina al Mallorca

El Barça recupera su juego habitual tras golear al Mallorca a pesar de las importantes bajas del cuadro de Guardiola, que demostró la profundidad de su banquillo. El tridente atacante Messi-Villa-Pedro volvió a ser decisivo, con un gol cada uno, sumando 56 en total en toda la liga. El triunfo se antoja aún más importante tras el pinchazo madridista, recuperando la ventaja de siete puntos al frente de la tabla.

Daniel Lobo.

Villa y Messi celebrando la victoria del Barcelona. Foto: fcbarcelona.cat

Después de una semana titubeante, tras empatar en El Molinón y caer en el Emirates, el FC Barcelona ha vuelto a levantar la cabeza, donde tras la ajustada victoria ante el Athletic Club de Bilbao, Pep ha tenido una semana para trabajar con sus jugadores y enfocarles de nuevo en el camino correcto. La visita a Mallorca no era tarea fácil, ya que además de haber empatado en el Nou Camp en la primera vuelta, el cuadro de Mourinho tampoco logró llevarse el gato al agua en su visita a la isla.

Con cuatro titulares fuera de combate, como eran Xavi, Puyol, Alves y Valdés, era la prueba de fuego para el banquillo azulgrana, que cumplió a la perfección sin echar de menos a nadie. Pinto ya acumula dos encuentros en la portería, sin que nadie se haya fijado en la diferencia, Maxwell y Adriano cumplieron con su papel en la banda, sin dejar espacios en defensa como ocurrió en Londres y, Keita se comió el centro del campo durante todo el choque, oxigenando a Busquets e Iniesta para que jugasen con comodidad.

En cuanto al juego, el Mallorca salió dispuesto a todo, presionando al Barcelona hasta su propia área, mostrando desde el principio las uñas dejando notar que iban a vender cara la derrota. Los culés no daban tres pases seguidos, lo que aprovecharon los locales, para con Nsue por la banda derecha comenzar a generar peligro. Los intentos del Mallorca se iban haciendo cada vez más peligrosos, disponiendo de varios córneres, en uno de los cuales Webó a punto estuvo de estrenar el marcador.

No fue hasta pasados veinte minutos cuando Villa y Messi realizaron una conexión, que acabó en saque de esquina, en lo que fue el primer acercamiento con peligro a la meta de Aouate. La presión del Mallorca estaba haciendo estragos en la creación de juego blaugrana, teniendo que bajar Messi a recibir hasta el centro del campo.

Entonces, el partido tuvo una fase con alternativas para ambas escuadras, sin control del juego, lo que ponía muy nervioso a Guardiola. De Guzmán gozó de un buen centro al corazón del área, pero intento de vaselina la leyó bien Pinto frustrando la oportunidad, mientras que a la jugada contraria Adriano se metió hasta la cocina, encontrándose con la mano de Aouate en el último momento. En esta fase del partido, aprovechó para golpear Messi y así noquear a los baleares justo antes del descanso.

Una pinchada de Keita para la “pulga” dentro del área, que tras orientarse el cuero con un toque de cabeza, vuelve a rematar con la testa para elevar el balón por encima de Aouate con una preciosa vaselina. El gol dio alas al  Barça, que trató de buscar el segundo antes del final de la primera mitad, aprovechando que los locales aún se encontraban noqueados con el tanto.

En la segunda mitad el Barça ya se había convertido en dueño y señor del partido, contra un Mallorca que se había replegado en defensa y disminuido la intensidad en la presión. Iniesta y Busquets campaban a sus anchas, lo que propició las oportunidades de Villa y Pedro, que comenzaron a aparecer con mayor asiduidad por la meta mallorquina. En un pase medido de Busquets desde mitad de cancha, Villa se plantó sólo ante Aouate, recortándolo en la frontal para empujar a puerta vacía el segundo, culminando su cuarto partido consecutivo anotando.

En la medio hora restante ya no hubo partido. Los locales habían bajado los brazos definitivamente, a pesar de los intentos de Laudrup con la entrada de hombres frescos. Sólo diez minutos después Pedro se inventó una maravilla, que se coló como un obús en la portería de Aouate, que no pudo hacer nada para evitarlo.

Con la victoria en el bolsillo, Pep dio descanso a sus jugadores habituales, teniendo en cuenta el carrusel de choques que se le avecina en las próximas fechas. Importante victoria, que además de devolver la ventaja de siete puntos sirve para enderezar el rumbo del buen juego, justo antes de uno de los compromisos más duros de la liga, la próxima visita a Valencia. Para el miércoles Xavi y Alves se encontrarán dispuestos para Guardiola, para tratar de continuar por la senda de la victoria.

Messi, Messi y más Messi

 El Barcelona siguió una jornada más con su particular racha de victorias esta vez frente al Atlético de Madrid (3-0) en un partido donde solo hubo un protagonista, Messi. El argentino marcó los tres tantos para su equipo que sigue con un margen importante de puntos con respecto al Real Madrid. Los de Quique Sánchez Flores, o mejoran, o van a tener muy complicado su presencia en Europa la próxima temporada.

Borja Espinoza Jiménez.

En la foto, el protagonista de la noche. Leo Messi. Foto: fcbarcelona.cat

Otra goleada, esta vez ante el Atlético de Madrid (3-0) y con un triplete de Leo Messi, para irse a dormir con diez puntos de diferencia en la Liga. Partido a partido, el Barcelona supera sus registros y el sábado batió el récord de victorias consecutivas en la Liga. Ya son dieciséis de una tacada.

Atrás han quedado los quince triunfos consecutivos del Real Madrid de la temporada 1960-61, el de Alfredo di Stéfano. Por delante, el ansia de un equipo de seguir haciendo historia con Leo Messi como principal referente.

La soberbia actuación de Messi volvió a ser determinante. El argentino ha vuelto a alumbrar el juego del Barça. Esta vez firmó tres goles, acumula 24 en 22 partidos de Liga y está dispuesto a pulverizar todos los registros.

Superioridad absoluta, en juego posicional, en actitud, técnica y físicamente. Nada nuevo. El Barcelona volvió a ofrecer una nueva exhibición, con los de siempre y sin que el rival de turno, hoy el Atlético de Madrid, pudiera hacer durante muchos minutos algo más que correr detrás del balón.

El método Guardiola no parece tener fisuras, es como si a sus jugadores, en la charla antes de salir del vestuario, les mostrara uno de esos carteles publicitarios que estos días pueden verse por la ciudad y en los que el entrenador es el protagonista.

«La perfección no existe, pero hay que buscarla», dice Guardiola en ese anuncio. Su equipo se lo toma todo al pie de la letra. Armado con la fortaleza de Xavi e Iniesta en la medular, blindado con la velocidad y la colocación de Abidal y de Piqué atrás, pero, sobre todo, con el soberbio partido de Dani Alves y de Leo Messi, el Barça funciona como un reloj de precisión.

Enfrente el Atlético parecía resignado a su suerte desde el primer minuto. Los de Quique Sánchez Flores, en una crisis de resultados y de juego, sabían que el Camp Nou no era el escenario ideal para redimirse.

Después del 2-0, aún en la primera mitad, los colchoneros tuvieron más profundidad con Filipe Luis como carrilero por la izquierda, pero para entonces ya era demasiado tarde.

Leo Messi había vuelto a marcar las diferencias. Anotó dos tantos y tuvo otras dos ocasiones más para anotar en los primeros 45 minutos y eso que ‘La Pulga’ selecciona sus apariciones, puede parecer que no está, pero nunca falla.

En los primeros minutos, David Villa fue el que tuvo más cerca el gol en dos acciones frente a la meta de De Gea (m.7 y m.10), pero fue Messi el que no falló.

En una jugada que los defensores saben que ocurrirá, pero ante la que no tienen respuesta, Messi marcó el 1-0. Una diagonal desde la derecha, un par de recortes, dos defensores que salen trastabillados y un remate cruzado. Siempre igual, siempre Messi.

Adelantó sus líneas aún más el Barcelona. Recuperó el balón más cerca de la meta de De Gea y creó más opciones de peligro. Alves, otro de los destacados, regaló dos jugadas de gol, una a Messi (m.20) y otra a Pedro (m.26), pero ni el argentino ni el canario acertaron.

Hasta que en el minuto 28, una combinación entre Villa y Messi, un rebote afortunado y ‘la Pulga’ que marcó el 2-0 con otro registro diferente. Hasta el descanso, el Atlético se atrevió más, pero quien más cerca tuvo el gol fue Villa, que volvió a disparar muy cerca del palo.

Forlán sustituyó a Fran Mérida en el descanso y los atléticos tuvieron más presencia en ataque. En el minuto 53, una jugada por la derecha de Agüero no acabó en gol porque Piqué salvó con la cabeza y bajo los palos el remate a quemarropa de Filipe Luis.

Durante unos minutos, el Barça pareció entrar en el modo reserva. Pausaron su juego los azulgranas y se crecieron los atléticos, aunque sin más sorpresas ante la meta de Valdés, que pasó inadvertido durante buena parte del encuentro y sólo tuvo que intervenir cuando el partido tocaba a su fin.

Hasta que Messi decidió darle otra velocidad al juego. El argentino lanzó una falta con picardía y remató de cabeza, obligando a De Gea a realizar una gran intervención (m.77). En la siguiente jugada, Messi remató su actuación con otro tanto, esta vez se vistió de oportunista.

El argentino aprovechó una duda de la defensa para marcar su cuarto triplete de la temporada. Messi, Messi y Messi. El insaciable argentino parecía satisfecho. Su Barça sigue imparable.

El Barça gana sin despeinarse

Messi fue el líder absoluto del FC Barcelona en el Reyno de Navarra. Ningún equipo había conseguido sacar la victoria del fortín osasunista, pero dos goles y asistencia de Leo Messi fueron suficientes para romper la defensa del cuadro de Camacho y conseguir tres puntos vitales tras el partido del clásico. El pequeño argentino fue el mejor, ante un Osasuna muy bien plantado en el terreno de juego, con las ideas muy claras y físicamente bien preparados.

Daniel Lobo Ojeda / Foto: europapress.com

El partido sufrió un retraso de más de cuarenta y cinco minutos debido a la tardanza del Barcelona en llegar hasta Pamplona. El cuadro catalán, esperó hasta el último momento para iniciar el desplazamiento hasta la capital navarra, debido a un malentendido tanto con la Federación como con Aena. La Rfef afirmó al equipo que preside Sandro Rosell que el partido se aplazaría hasta el domingo, sin haberlo consultado ni siquiera con Osasuna, mientras que Aena insistía en que el Barça tendría su avión el sábado, a pesar de la huelga de controladores que paralizó el país. Al final tuvieron que emprender un viaje en Ave hasta Zaragoza para posteriormente llegar en autobús hasta el Reyno de Navarra. Gracias a la comprensión de Osasuna se celebró el partido, que esperaron hasta la llegada del Barcelona sin ningún tipo de problema.

Los jugadores del Barça celebrando uno de los goles.

En el campo, Guardiola no quiso cambiar nada tras la goleada del clásico y alineó al once de gala para llevarse una victoria histórica, nunca había ganado el cuadro culé su partido tras endosar una manita al máximo rival. Osasuna comenzó más metida en el partido, teniendo dos córner en los primeros dos minutos de encuentro, poniendo muchos problemas a su rival con la fuerte presión.

Pero a pesar de haber llegado casi sin tiempo, la profesionalidad de los jugadores blaugranas se hizo patente en el campo, gozando de la primera ocasión clara tras una gran triangulación entre los tres pequeños atacantes. Los rojillos no se rendían y, tras una incursión de Juanfran en el área de Valdés, apareció Pedrito para robarle el cuero y cometer un claro penalti sobre el jugador osasunista. El colegiado no lo vio tan claro y dejó sin señalar una pena máxima que podría haber cambiado la historia del partido. Con los locales realizando una fuerte presión en la salida del balón de los centrales culés, Valdés cometió un grave error cediendo el balón a Soriano en la frontal del área, que con su pierna izquierda lanzó un chut centrado que pudo atajar el portero. Claro regalo del meta catalán que no supo aprovechar Osasuna para adelantarse en el electrónico.

Tenía muchas dificultades el cuadro blaugrana para llegar a los dominios de Ricardo, hasta que apareció Messi para desequilibrar la balanza. Un pase del argentino en medio de la defensa dejó sólo a Pedro que resolvió sin problemas para anotar el primer gol. En la primera ocasión clara que tuvieron la metieron para adentro, a pesar de no haber dominado el juego como acostumbran. A la siguiente jugada, otra jugada entre Villa, Pedro y Messi termina con un disparo de la pulga a la base del poste, desde una posición sin ángulo.

Tras estos dos minutos de locura, el Barça se tranquilizó y comenzó a mover el balón de un lado a otro. Osasuna no se descompuso y siguió jugando igual, a pesar de marchar por debajo en el marcador. El descanso dio de nuevo energía a los locales, que con la entrada de Pandiani en el campo salieron mucho más enchufados para tratar de lograr la igualada cuanto antes, aunque no legaron a probar a Valdés.

Al cuadro de Pep le volvió a costar incorporarse al choque, mostrándose muy poco activo en ataque en los primero minutos. Pero como no, apareció Villa en la medular enviando un pase profundo a Messi, que se marchó en velocidad con un control orientado y definió muy fácil ante Ricardo. Messi volvía a marcar tras un partido sin hacerlo, demostrando la gran afinidad que tiene con su compañero Villa.

A partir de aquí, el Barça fue dueño del juego, aunque Osasuna no bajo nunca los brazos ni cedió en su presión, aunque con el paso de los minutos fueron acusando el esfuerzo. Villa dispuso de varias ocasiona para ampliar la cuenta, pero Ricardo no estaba dispuesto a ponerles las cosas fáciles al guaje, que se marchó una noche más en blanco. A poco del final, Messi se introdujo en el área y fue derribado claramente por Sergio. Esta vez Teixeira Vitienes si señaló el punto fatídico. Messi desde los once metros selló el marcador con el definitivo 0-3, sumando tres puntos de oro y sumando la séptima victoria consecutiva como visitante en los que va de campeonato, otro récord del equipo catalán. Messi con sus dos dianas alcanza la cifra de 56 goles en 50 partido de 2010, una cifra realmente increíble.

Ahora el Barcelona afronta el trámite de la Liga de campeones en su casa frente el Rubin Kazán, único equipo que no ha perdido contra el FC Barcelona en todas las competiciones en los dos últimos años. Aunque con el primer puesto asegurado, Guardiola tendrá la vista puesta en el crucial derbi del sábado ante el Espanyol. Los de Pochettino tratarán de fastidiar a sus vecinos en su carrera por la liga.

Disfruta de los goles del choque:

Tres puntos más para continuar con el pulso

El Barça hizo sus deberes ante el Getafe (1-3), en un choque bastante plácido para los intereses de Guardiola, con su dúo atacante marcando goles a pares. Los locales vieron la luz con el tanto de Manu y la superioridad numérica, pero el técnico culé supo recomponer el cuadro para que no volasen dos puntos. Pedro se estrenó por fin en Liga anotando el tercero, que ya se estaban echando en falta los goles del canario.

Daniel Lobo Ojeda / Foto: europapress

Arranque muy fuerte y victoria cómoda. Xavi, que volvió a ser titular, e Iniesta fueron dueños del balón poniendo el motor en las jugadas de ataque y el tridente de bajitos se movía de un lado a otro volviendo loca a la defensa azulona. El Barcelona sólo perdió las riendas del partido durante pocos minutos, que pudieron haber sido letales si los hombres de Michel hubiesen aprovechado mejor sus ocasiones. La expulsión de Piqué con el consiguiente penalti dio alas al Getafe, que no supo rentabilizar la superioridad numérica ni sus claras oportunidades, viendo como Ayza Gámez en diez minutos igualaba las tornas mostrando la segunda amarilla a Boateng. Messi sigue confirmando su gran momento de forma con otro gol y dos asistencias, anotando su octavo tanto en cinco partidos consecutivos.

Messi busca a Villa tras anotar el primer gol.


Sin sorpresas en la alineación inicial, Guardiola no se fiaba ni un pelo del Getafe, e hizo bien, porque los locales comenzaron en los primeros compases con mucha agresividad disponiendo de la primera ocasión del choque en los pies de Miku y dos saques de esquina seguidos. Pero el Barça no había venido de visita a Madrid y, desde que Xavi y compañía empezaron a combinar como saben el juego se trasladó únicamente al campo del Getafe.

Villa fue el primero en aparecer, disponiendo de un claro mano a mano dentro del área, pero el asturiano apuntó mal y su tiro se fue por encima del travesaño.  Pedro y Messi también se hacían notar, pero sería el argentino el primero en perforar la portería de Codina. En una de las enésimas internadas de Dani Alves por la derecha, su centro lo recogió Villa, que al no encontrar posición de disparo dio una vuelta sobre sí mismo y viendo la entrada de Messi, le asistió para que la pulga inaugurase el marcador. Jugada elaborada de los culés, con protagonismo para dos de sus estrellas.

El FC Barcelona acosaba la portería de Codina, que cuajó una sensacional actuación librando a su equipo de una dolorosa goleada. Detuvo con el pie otro mano a mano de Villa, pero a la tercera ocasión, el guaje la metió para adentro. Esta vez fue Leo el asistente, que leyó perfectamente el desmarque de Villa para con un gran pase dejarle sólo contra el meta y, esta vez el “7” si acertó. La dupla Messi-Villa había encarrilado el partido en 34 minutos, demostrando la gran conexión que hay entre ellos y el peligro que pueden generar si se les deja pensar con el cuero en los pies.

Al igual que al comienzo del primer tiempo, los azulones salieron muy motivados, tratando de mantener la posesión de la pelota y crear problemas a Víctor Valdés. Manu del Moral era el hombre más participativo del Getafe, con incursiones por la banda izquierda y disparando por primera vez en el partido entre los tres palos. Los locales se animaron y comenzaron a perderle el respeto al Barça, demostrando gestos de gran calidad como la asistencia de tacón de Pedro Ríos para Miku, aunque Valdés estuvo más rápido que el delantero.

La falta de mordiente del cuadro de Michel la aprovechó Messi, que tras la fuerte presión sobre el Cata Díaz cortó el pase enviando para Pedro, que tras rebotar el balón en Codina aprovechó para a puerta vacía estrenarse en esta temporada como goleador en liga. El canario estuvo muy listo y con su gol dejó el partido listo para sentencia, pero el Getafe no había dicho su última palabra. El técnico local movió ficha dando entrada a Parejo y Albín, y poco después Piqué cortaba un centro con la mano para provocar su justa expulsión y un claro penalti que iba a dar esperanzas a los locales. Manu se encargó de transformarlo para meter otra vez intensidad a un partido que parecía ya muerto.

Con el tanto el Getafe se volcó sobre a portería de Valdés, ante un Barça que se defendía con un jugador menos, pero que a la contra también tenía mucho peligro. De nuevo Codina tuvo que emplearse a fondo para con una gran estriada evitar el cuarto gol de Iniesta, que ya se colaba por la escuadra de la portería. El momento clave fue cuando Maxwell sacó bajo palos un gol de Arizmendi que ya se cantaba en todo el Coliseo y, tras el despeje de esa jugada Boateng vio su segunda amarilla por un codazo a Mascherano. Con igualdad entre ambos bandos, el balón volvió a ser propiedad del Barça que pudo haber cerrado el marcador con otro tanto, pero Codina estaba en estado de gracia. Los locales tuvieron su última oportunidad en las botas de Arizmendi, que tras aprovechar un grave fallo de Puyol enfiló sólo el área contraria, pero ante Valdés no supo resolver. Guardiola aprovechó los minutos de la bsura para dar entrada a Busquets y Keita, en lugar de Xavi y Pedro, que recibieron sendas ovaciones de la grada del Alfonso Pérez en los que un gran detalle de deportividad de la afición azulona.

Guardiola parece haber encontrado el compañero ideal para Leo Messi. A pesar del mal comienzo del guaje, sus números le abalaban y era cuestión de tiempo que el máximo goleador de la Selección Española de la historia y Balón de Bronce y Bota de Plata en el pasado Mundial de Sudáfrica volviese a mostrar sus cualidades para perforar la portería contraria. Villa comienza a confirmar con goles y asistencias lo que se pagó por él, acallando los que le acusaban de un segundo caso Ibrahimovic. Ahora entre semana espera el Ceuta, en otra oportunidad para los menos habituales, realizando rotaciones antes del importante partido del próximo sábado ante el Villareal, equipo que siempre se le atraganta al FC Barcelona.

Disfruta de los goles del encuentro.