Paco Roca: “El cómic tiene una libertad que no tienen otros medios”

 

Paco Roca en la UEM - Foto de Susana Urquiza

Esta semana, en las actividades encuadradas dentro de la Semana de la Comunicación, había una cita obligatoria para todos los amantes del cómic. Bajo el título “Del comic al cine. La realidad dibujada” hemos podido asistir a una conferencia con dos invitados de excepción: el dibujante Paco Roca y el productor Manuel Cristóbal. Ambos partícipes de la adaptación a película de animación del cómic ‘Arrugas’ de Paco Roca.

Texto: Álvaro M. Angulo y Miguel Ángel Martínez //

Foto: Susana Urquiza y Álvaro M. Angulo //

Dibujo: Paco Roca (gracias)

Al terminar la charla tuvimos la oportunidad de preguntar al ilustrador, guionista, creador de la novela gráfica ‘Arrugas’ Paco Roca. Esta obra ha cosechado un notable éxito en nuestro país (fue galardonado en el 2008 con el Premio Nacional de Cómic) como en el extranjero, especialmente en nuestro país vecino francoparlante, y, no, no me refiero a Mónaco ni a Andorra, si no a Francia, una de las capitales culturales del noveno arte.

P: ¿Cómo definirías tu estilo de dibujo?

R: Se podría incluir dentro de la línea clara, como el cómic estilo franco-belga. Es un estilo de dibujo bastante aséptico digamos, en el que te puedes olvidar de que estás viendo dibujos y centrarte en la historia. Porque al final lo que me gusta es contar historias y el dibujo es como la parte necesaria para poder hacerlo.

P: ¿Qué dibujantes te han influido y cuáles sigues/lees en la actualidad?

R: Me han influido muchos de los franco-belgas. Desde Hergé a Uderzo. Y de los españoles Raf y Escobar serían algunos de ellos. A partir de ahí vas cambiando de gustos. Desde Frank Miller a Katsuhiro Otomo, Taniguchi, Giardino, Daniel Torres, Daniel Clowes; vamos, muchísimos.

 

Paco Roca firmando después de la charla

Paco Roca firmando después de la charla

P: Has comentado en la charla la soledad del dibujante, ¿cómo se sobrelleva y cuántas horas dedicas al día a dibujar?

R: Al final es un trabajo bastante normal. Me levanto a las siete de la mañana y me pongo a trabajar. Paro para irme con la bici o al gimnasio o lo que sea. Entonces es la hora de comer y después vuelvo a trabajar hasta las ocho. Al final es un horario bastante de oficinista. Como viajo bastante todavía no tengo esa sensación de soledad del estudio. Desde hace tres o cuatro años prácticamente todas las semanas tengo que salir de mi estudio. Ayer estuve en Francia, hoy estoy aquí, el lunes que viene me voy a Barcelona; o sea, que más o menos eso me está sirviendo para no tener esa soledad del estudio, que acaba siendo un poco dura.

P: Has hablado sobre vivir en España dibujando cómics. En tu caso fuiste a Francia, cosechaste éxito y volviste a nuestro país. En el caso de Salvador Larroca, que has mencionado, migró a Estados Unidos, tuvo éxito y es reconocido aquí; ¿para triunfar y ser un buen dibujante en España hay que conseguir el éxito fuera y volver?

R: En parte durante mucho tiempo ha sido así. Pero esa es la mentalidad que tenemos los españoles, si no tenemos éxito fuera parece que nunca sea lo mismo y necesitas poner un pie fuera para luego poder volver aquí con dignidad. Mi caso ha sido un poco curioso. Empecé a trabajar para el mercado francés, que al final es el mercado más fuerte que hay. Y también me he dado cuenta que, por las razones que sean, lo que hago en España funciona. Entonces empiezas a plantearte que quizás sí que se puede vivir sin tener que ser un inmigrante y poder trabajar para el mercado español y que se publique en otros países. Pero pensando en ese mercado español. Creo que ahora es un momento clave para ese tipo de cosas, porque tanto yo como otros dibujantes empezamos a apostar por el mercado español. Faltará ver qué pasa en el futuro.

 

Dibujo de Paco Roca para Uemcom

Dibujo de Paco Roca para Uemcom

P: ¿Qué consejo darías a los estudiantes que quieran dedicarse al mundo del cómic?

R: Es difícil. Pero tanto como dedicarse a otra faceta de la cultura. Dentro de eso hay dos formas de meterse: tirarse directamente de cabeza y ver qué pasa, o, en mi caso, ha sido poco a poco e ir alternándolo. Empecé trabajando en la publicidad, cada vez trabajando menos, y en la ilustración hasta dedicarme únicamente a los cómics. Desde las dos partes se puede ir. Hay que tener en cuenta lo difícil que es entrar en el mercado de editorial. En cierta forma no es que dependa de la suerte, que la tienes o no; pero teniendo un buen trabajo puedes llegar en el momento adecuado o no. Entonces es importante también conocer el mercado. Podría ser la suerte de aparecer en el momento adecuado con el producto adecuado, con ‘Arrugas’ me pasó. Era el momento para haber hecho algo así. Si lo hubiese hecho más tarde hubiese habido más cosas y no esa repercusión. El mercado no estaba preparado para algo así. Creo que el consejo es tener un poco de conocimiento de mercado y ganas y ánimo.

P: Este año tenemos una gran cantidad de estrenos de cómic del mainstream adaptados al cine, como por ejemplo ‘Linterna verde’ que se va estrenar dentro de poco, ¿hay alguno que te apetezca ver?

R: Creo que se están haciendo adaptaciones muy buenas. Sobre todo cosas que se salen un poco del mainstream. De las últimas películas que he visto, de las que más me ha gustado es ‘Kick-Ass’ por ejemplo. Me parece que es una buena adaptación de otro tipo de cómic. Porque, al final, verte otra película de ‘Los cuatro fantásticos’ o ‘Linterna verde’ o de lo que sea no te aportan mucho. Se está uniendo un poco el cine indie con el cómic alternativo y creo que encajan perfectamente y puede ser una buena forma de entrar. Cada vez la gente está mirando más hacía el mundo del cómic. El cómic ha bebido del cine, y al revés. En el cine se están viendo historias del cómic mucho más frescas. Pero también porque el cómic tiene una libertad que no tienen otros medios. Bueno, la literatura también lo tiene, pero de otra forma. Porque incluso la literatura ya es como una industria muy fuerte y el cómic sigue siendo casi underground. El cómic es un poco minoritario en cierta forma, con lo cual tienes una libertad absoluta y eso le está dando una frescura de ideas que le viene muy bien.

Eduardo Sotillos y el 23f

Con motivo del 30 aniversario de la conocida Noche de los Transistores, el pasado 23 de Febrero, la Cátedra Rogelio Baón Memoria de la Transición, de la Universidad Europea de Madrid, organizó una Mesa Redonda con el nombre «La Noche de los Transistores». Para ello contó con la colaboración de La Academia Española de la Radio.
Athenea García Farfán – Susana Urquiza Sánchez- Laura Wood.
Algunos de los protagonistas que vivieron en primera persona este suceso histórico se reunieron con el fin de conmemorar aquel día en el que la radio prestó uno de los más importantes servicios a la sociedad. El 23 de Febrero de 1981, tuvo lugar un suceso que marcaría la historia de España, con el Congreso asaltado en un intento de golpe de estado por parte del general Tejero. Retransmitiendo cada minuto de lo que sucedía en ese momento.

Eduardo Sotillos en una conferencia. Imagen: Flickr, foto de: PSM


 Entre los profesionales que retransmitieron cada minuto de lo que sucedía en ese momento, encontramos a: Rosa Villacastín, José Mª Alfageme, Rafael Luis Díaz, Fernando Ónega, Fernando González, José Antonio Ovies, Mariano Revilla y Eduardo Sotillos. Este último a pesar de estar convocado también como invitado  no pudo asistir a dicho evento “por motivos de enfermedad”, aseguró el moderador de la mesa José Mª Alfageme, miembro de la Academia de la Radio y reportero de la Cadena Ser en 1981. A pesar de su imprevista ausencia es de merecer hacer mención de su trayectoria profesional por el importante papel que jugó ese día como protagonista siendo  director de RNE por aquel entonces.
Eduardo Sotillos Palet (1940; Madrid) licenciado en Periodismo y Ciencias Políticas, empezó en 1957 a trabajar en Radio Juventud, y más tarde en 1959 comenzaría como locutor en Radio Nacional España. Presentó también, en los siguientes años,  diversos programas de la emisora pública entre los que destacan “Promoción 64”, “Para vosotros jóvenes” (1965), “Fiesta” (1967-1973), “Estudio 1” (1968-1969), “Circuito nocturno” (1970), “Esto es música” (1973), “Estudio 15-17” (1974-1975), “Última Edición” (1976).
A partir de 1975 se pasaría a la televisión, donde realizaría numerosos trabajos como presentador del telediario; además su paso por televisión Española coincidiría con la época de la transición, periodo especialmente interesante desde el punto de vista informativo. En 1981  fue  nombrado como Director  de Radio Exterior España y de RNE, cargo que ocuparía durante unos pocos meses, tiempo en el cual se produjo el intento de golpe de estado del 23-F, por el general Antonio Tejero.  Más tarde fue nombrado director del periódico “La Tribuna Vasca”.
Y a partir de 1982 formaría parte del primer Gobierno de Felipe González;  en el que ejerció diversas funciones de Portavoz con rango de Secretario de Estado, a petición del aquel entonces presidente del Gobierno, quien decidió llamarle tras conseguir  la victoria electoral en las elecciones del Partido Socialista Obrero Español, al que pertenecía desde 1979. Tras su salida del Gobierno en 1985, ocupa de nuevo su cargo de  Director de Radio Nacional de España, puesto que desempeña hasta 1988. Un año después y hasta  1990 decidió volver a la televisión, donde formaría parte del equipo de Televisión Española, donde dirigió y presentó el programa de cultura “El nuevo espectador”.
Después de esta breve experiencia Sotillos vuelve a la política, donde poco tiempo después resulta elegido como Concejal del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón por (PSOE), oficio que desempeña entre los años 1991 y 1944.
Un año después, entre 1995 y 1996, comenzó a presentar la Tercera Edición del telediario de TVE 1, en el que realizaría numerosas entrevistas.  Es en esta cadena, cuando desde entonces Eduardo vuelve a ser famoso gracias a su particular estilo de informar y su representación. Poco después se puso al frente de “El Ojo Crítico” en Radio Nacional de España.
Una vez que salió de la cadena pública, se hizo tertuliano político en diferentes programas de la radio y la televisión  como; “Hoy por Hoy” y “A vivir que son dos días” (2005) de “Angels Barceló”, ambos de la Cadena SER y en “El Programa de Ana Rosa” (2005) de Telecinco y “Madrid opina” (2006-2007) de Telemadrid.
En 2002, Eduardo publica una de sus grandes obras1982, el año clave, libro en el que narra el año más importante de la Transición, año en el que Felipe González gana las elecciones generales ya que es una época en la que , persona en quien depositan  el caudal de la democracia, para conseguir de esta manera acabar con la incertidumbre producida por los miedos por un pasado terrible y  las ganas de un futuro sin temor.  Al mismo tiempo se comienzan a sentar las bases de la alternativa a la izquierda, con un nuevo plan de derecha liberal, que  se cuenta a través de la trayectoria durante ese increíble  año de Aznar.
Sotillos ha sido reconocido por su labor profesional y así lo manifiestan algunos de los premios conseguidos  como el l premio Antena de Oro  de radio, y en 1977  fue galardonado con el Premio Ondas de Televisión, por sus trabajos como presentador de los telediarios de TVE.
Aunque este galardonado profesional no pudo ocupar su silla durante la Mesa redonda en la Universidad Europea de Madrid, sus compañeros de profesión si reservaron un espacio para hacerlo presente contando anécdotas comunes sobre la experiencia que compartieron aquel significativo día del 23-f. Entre anécdotas e  interpretaciones por parte de todos los allí presentes, una conclusión puede resumir la impresión compartida sobre aquella experiencia: y es que como afirmó José Mª Alfageme, “Si no hubiera habido radio dentro del Congreso el desenlace hubiera sido otro…”